29 diciembre, 2005

tu nombre

Me han enviado estos versos de una canción de Coti

Tu nombre es mi dulce castigo,
mi sangre, mi droga y rubí,
mi parte de vos, mi destino,
tu nombre me sabe a jazmin…

Tu nombre no tiene palabras,
si está escrito en mi corazón,
y de pronto sale de cualquier lugar,
no sabe más que hacerme sentirme mal,
tu nombre tan inoportuno no sabe llamar.

Y es así que trato de contarte todo esto que siento,
es así que estoy adormecido en el mar de ilusión,
es así que todo vale todo, y todo se termina,
todo se termina, todo menos vos…

Tu nombre me tiene perdida
vagando en el mar de ilusión
Yo nunca me doy por vencido,
yo nunca me rindo,al menos, POR HOY…

Y es así que trato de contarte todo esto que siento,
es así que estoy adormecido en el mar de ilusión,
es así que todo vale todo, y todo se termina,
todo se termina, todo menos vos…

Y es así que trato de encontrarte por nuevos caminos,
es asi que en tu nombre hago rimas para ser feliz,
es así que todo vale todo, y todo se termina,
todo se termina, todo menos vos,
todo se termina, todo menos vos…

19 diciembre, 2005

Boicoteo

Boicoteo

Reconozco que he boicoteado en infinidad de ocasiones, no tanto por el origen de los productos sino a empresas concretas. Lo hice cuando supe de una multinacional de la alimentación que regalaba en el tercer mundo leche infantil para que las criaturas dejaran la lactancia materna y se hicieran consumidores (de pago) del producto. Hay artículos como el café que sólo lo compro en las tiendas de comercio justo porque conozco las políticas de las grandes multinacionales con los agricultores del sector. En muchas ocasiones he abogado porque hubiera algún sistema de certificación que garantizase la calidad social de las empresas. Sería la mejor forma para que los consumidores tuviéramos fuerza suficiente como para obligar a los empresarios a no discriminar a las mujeres o a no abusar de la contratación temporal y precaria.


Pero la campaña de boicoteo a los productos catalanes la podríamos definir como escupir hacia arriba. El descenso de la venta de cava catalán de primera línea acaba por perjudicar al corcho extremeño de gran calidad que tiene su principal cliente en Sant Sadurní d’Anoia; las listas de productos contienen paradojas desternillantes como incluir los artículos de una multinacional suiza con fábricas en Cataluña y, al mismo tiempo, recomendar Nesquik como alternativa al Cola-Cao, como si éste fuera más catalanista y aquél más charnego. Lo peor de todos estos despropósitos es que los más perjudicados no son los potentados que pueden permitirse un 5% menos de ventas, sino los hijos de aquellos millares de extremeños que emigraron hace 40 años y que podrían acabar en las oficinas del paro.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el día 19 de diciembre de 2005

Nombrado/A

Nombrado/a

Hay a quienes les saca de quicio escuchar esos discursos políticamente correctos que nombran cansinamente a compañeras y compañeros o a concejales y concejalas. Aunque el uso no ha llegado a afectar a vocalas y periodistos, sí que hubo quien instituyó jóvenas pensando que jóvenes sólo podían ser los varones. Nuestro idioma es un ser vivo en el que se reflejan siglos de machismo absoluto y nuestras sociedades van cambiando de manera que hay quienes apuestan por llevar la igualdad hasta lo más profundo de la gramática. Hasta tal extremo se pueden llevar las cosas que la última asociación a la que pertenezco se denomina de profesorado de portugués, término que contenta tanto a quienes se ven incluidos con profesores, como a quienes desearían que apareciera profesoras de forma visible.

Una maestra de educación infantil contaba que, cuando mandaba a los niños al patio, las chicas se quedaban esperando a obtener el mismo premio. Días después observó cómo una niña explicaba a otra que, aunque no las nombraran, la maestra también se refería a ellas. Hasta mi hija Nerea, que acaba de cumplir tres años, me sorprendió cuando le dije que los niños no podían tomar coca-cola y me contestó: “entonces las niñas sí”. Ya sabemos que va contra los principios de la economía del lenguaje y que resulta desagradable hacer de cada discurso una letanía de barras y arrobas para que todos/as se sientan incluidas e incluidos, pero podríamos plantearnos si no estaremos dejando en un margen oscuro, aunque sea sólo con las palabras, a esa otra mitad de la humanidad que nos reclama, desde la más tierna infancia, ser nombrada.

14 diciembre, 2005

Pobreza



La diferencia entre lo absoluto y lo relativo es determinante cuando se habla de riqueza y pobreza. La aparición de unas cifras oficiales han propiciado una representación teatral donde unos se rasgan las vestiduras, otros aíslan la cifra que les interesa para metérsela en el ojo del oponente político y otros asistimos a un espectáculo más centrado en reprochar pasados que en afrontar futuros. Todo depende del enfoque que se quiera dar a cada número, porque basta con poner todas las cartas sobre la mesa para darnos cuenta de que aquí, incluso los más pobres, seguimos perteneciendo a la aristocracia mundial, a ese grupo de países donde sólo 1000 millones de personas poseen y consumen mucho más que los 3000 millones de pobres de verdad.

Si acercamos el zoom podemos observar que el primer mundo está lleno de abismos internos: un huracán nos desveló que en los Estados Unidos había pobres de solemnidad y algunos programas televisivos nos han mostrado la vida que se sufre día a día en suburbios cercanos donde crece el cuarto mundo. Aparte de esos elementos fundamentales, cualquiera sabe que con los sueldos medios de Extremadura no se podría sobrevivir en Madrid. Eso no implica que seamos más pobres porque con mil euros mensuales en cualquier lugar de nuestra región se puede tener mayor poder adquisitivo que en la capital con casi el doble. Hay mucho de relativo en todo esto pero sí que somos la región en la que mayor porcentaje de gente recibe ayuda social, algo que puede leerse como que nuestros servicios sociales funcionan muy bien o como que nuestra economía tiene demasiadas zonas precarias.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 12 de diciembre de 2005

11 diciembre, 2005

10 de diciembre, Derechos Humanos

Hoy se celebra el día de los Derechos Humanos. Como siempre pasando frío en la calle intentando que la gente colabore, viendo cómo huyen pensando que quieres venderles algo o pedirles dinero. Y tan sólo buscábamos que conocieran que hay tanta gente presa injustamente, tanta gente torturada, tanta gente esperadno en corredores de la muerte, que estoy deseoso de volver a pasar frío el año que viene, y los siguientes, con tal de que desaparezca de la faz de la tierra ese apestoso viento de la seguridad que ahoga todas las libertades.

08 diciembre, 2005

Los nombres de las palabras

Los nombres de las palabras

No sé por qué lo llaman ordenador si todo está desordenado, tampoco sé por qué la cómoda se llama cómoda cuando no creo que sea muy cómodo descansar sobre ella. ¿Y qué me dicen de feldespato? Sé que era un elemento químico pero quisiera saber qé había en la cabeza del que inventó la palabra

06 diciembre, 2005

TEMPORALES


España reúne más contratos de trabajo temporales que la suma de Gran Bretaña, Italia, Suecia y Bélgica. Si a estas cifras le añadimos que 7 de cada 10 contratos laborales en Extremadura tienen corta fecha de caducidad, encontraremos los ingredientes del principal problema estructural del sistema socio-económico de nuestra región. De la rigidez de un pasado, en el que era poco menos que imposible hacer contratos para tareas coyunturales, hemos pasado al caso contrario. Hay quien dice que esto es la modernidad en estado puro y la libertad de poder cambiar de puesto para mejorar, pero se oculta que España, y Extremadura en particular, no se puede ir de un trabajo a otro.

Los mismos que preconizan las bondades de la flexibilidad, desconfían de quien tiene contratos en precario para darle un crédito o alquilarle un piso. La temporalidad crea incertidumbre, no permite el ahorro sino la subsistencia y, lo que es más grave, no implica al trabajador como parte de la empresa para hacer mejor su tarea y sentir los proyectos como propios. Tener un contrato no es tener trabajo: la próxima vez que nos den las cifras de empleo no nos den el número de documentos firmados sino el de personas que encarrilan el futuro con una cierta esperanza.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 16 de agosto de 2005

LAS PEQUEÑAS LIBERTADES


Estar a favor de las grandes declaraciones en torno a la libertad es una tarea muy fácil. Basta con acercarnos a una fecha señalada para escuchar la grandilocuencia de todos en favor de la libertad de expresión. Donde se ve la autenticidad de ese espíritu es en el día a día y en la forma de aplicar unas ordenanzas, amparadas en la ley de aquel infausto Corcuera, que acaban por convertir en multa y problema de orden público cualquier puesta en práctica del venerable derecho a la libertad de expresión. Hace más de una década hubo un alcalde pacense que multó a quienes acamparon en la ciudad a favor del 0,7% después de haber mostrado su apoyo a los manifestantes; el actual alcalde de Badajoz, que tanto se indigna ante las multas de Villafranca, empapelaba a quienes repartían octavillas a favor de los pobres del mundo hace apenas unos meses. Quien pretende el aplauso público puede verse silbado y abucheado: es ley de vida en toda democracia y va en el sueldo de los políticos. El ciudadano de a pie tiene que tener la tranquilidad de poder mostrar su desagrado en público, con respeto y sin violencia, sin temor a ser llevado ante los tribunales.


Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 8 de agosto de 2005

Constitución


Iba a séptimo de EGB aquel 6 de diciembre de 1978. Veo las fotos de la época, las ropas, los peinados, los coches... y veo que nada es como era. Recuerdo la casa en la que vivía y, aunque hace años que dejé de residir allí, me acuerdo de aquel piso en el que pasé parte de mi infancia. A buen seguro que hoy es un lugar habitable y que las paredes y vigas que lo sustentan siguen siendo lo suficientemente robustas como para aguantar un hogar. Pero tengo la certeza de que las puertas serán ya otras, que los azulejos del baño y de la cocina serán diferentes. Probablemente se habrá remozado el suelo y las paredes ya no tendrán aquellos empapelados horteras de la época. Los muebles serán totalmente diferentes y hasta la estructura interna habrá podido cambiar. Si en 27 años han cambiado tantas cosas, ¿por qué no iba a cambiar la Constitución? ¿Cuándo tendremos la oportunidad de APROBARLA los millones de personas que teníamos menos de 18 años en aquella fecha? ¿Acaso creen en "la generación de la transición" que ellos fueron LA GENERACIÓN ELEGIDA?

05 diciembre, 2005

Política de gestos

Amnistía Internacional acaba de publicar un informe en el que se examina aquel compromiso con la defensa de los derechos humanos expresado por el Gobierno de Rodríguez Zapatero en su programa electoral. Una de las primeras conclusiones es que la defensa de tales derechos no es un aspecto visible y relevante en la agenda política de las relaciones bilaterales de España con países de su área de influencia como Marruecos, Colombia, Cuba o Guinea Ecuatorial, al tiempo que esos mismos derechos son obviados en las relaciones con Estados Unidos, China o Rusia.

Sí que se señala como aspecto muy positivo la presencia de los Derechos Humanos como elemento del discurso sobre política exterior y el apoyo a la legalidad internacional en el marco de la ONU, así como su postura contra el terrorismo vinculada al respeto por las libertades fundamentales de las personas o la lucha contra la pobreza. Entre la cal y la arena, AI percibe una falta de coherencia entre los compromisos grandilocuentes y su reflejo en algunos ámbitos de la política interior, como la educación o la política de inmigración y asilo. Por otro lado, se lamenta la débil condena al mayor ataque al sistema universal de derechos humanos, esa llamada “guerra contra el terror” de Estados Unidos y el Reino Unido que supone un recorte de libertades y tratos inhumanos. Zapatero se acerca a la mitad de su legislatura y demuestra buenas intenciones en general pero una ligera falta de aplicación en algunas tareas. La política de gestos debería tener fecha de caducidad porque la gravedad de los asuntos en juego requiere acciones más profundas.


Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 5 de diciembre de 2005

04 diciembre, 2005

Felicidades ficticias

El frío ayuda a pensar,
decían los Maristas para ahorrarse el dinero de la calefacción.
Convertir en conceptos
en normas
en preceptos ideológicos
en dogmas religiosas
cada contratiempo coyuntural
es una forma,
la más usada en la historia,
de construirse una felicidad ficticia.

¿Existe una real?

Manifestarse y pedir la luna


Manifestarse

Tengo unas ganas horribles de que me convoquen los rojillos a una manifestación. Me da envidia ver a los repeinados y la gente con mechas rubias y pendientes de bolita de perla ocupando las calles en favor de la religión, de la Constitución y contra los homosexuales. Quiero que me convoquen en favor de la República, del estado laico, de la igualdad, de la solidaridad con el tercer mundo. Y quiero que la COPE haga un seguimiento objetivo. (Esto último creo que es como pedir la luna).

02 diciembre, 2005

El viento y el helicóptero

El viento y el helicóptero


Me alegro de que no haya sido nada lo del helicóptero y que mañana Rajoy pueda extender bien el brazo en alto a pesar de la fisura del dedo. Comenta un tal Federico en la COPE que la ráfaga de aire que derribó el helicóptero procedía del nordeste y respondía al nombre de tramontana. Acebes ha declarado que detrás de este atentado se ve claramente una maniobra insuflada –nunca mejor dicho – por un tal Carod-Rovira.

No os encadenéis ni queráis cerrar la COPE, por favor, necesitamos a Jiménez Losantos y a Vidal para llenarnos de argumentos las alforjas. Cada vez que los oigo me entran ganas de volver a las barricadas, aunque sean virtuales.

01 diciembre, 2005

Error maravilloso

En la entrada de 7 días, 7 firmas comentaba la columna de Pilar Galán en EL PERIÓDICO EXTREMADURA y las teclas me han traicionado. He escrito me ayuda a darme "cuento" en lugar de "cuenta". He reparado al releerlo y he pensado que no ha sido un error porque en realidad también me ayuda a darme CUENTO.

Biografía


Creo que es la primera vez que tengo que escribir un trozo de biografía. Y uno no sabe que poner. ¿Acaso describe más a una persona el lugar en el que nació? ¿Es importante saber si alguien es licenciado en Química o carpintero artesanal? ¿Puede uno poner en su biografía que el momento más importante fue el nacimiento de sus hijos, su primera comunión, su boda, su divorcio, su detención o su borrachera con licor de cerezas? Estoy leyendo Os surfistas de Rui Zink y lo más interesante, por el momento, es la solapa con su biografía: Não tem automóvel. Creo que lo plagié cuando me definí como usuario del ferrocarril.

7 días, 7 firmas


Me encuentro en el medio, rodeado de gente que escribe de verdad, camuflado como un juntaletras que habla de cualquier cosa con más voluntad que acierto. Cada lunes tengo 1630 caracteres con espacios para plantear dudas y explicar las pocas certezas que me llegan. Hoy he disfrutado con la primera de las columnistas.

Recuerdo un hotel de Valencia y un pequeño libro de obsequio en la mesilla. Mientras esperaba la hora para ir a una de esas reuniones interminables, comienzo a leer un preciososo cuento en el que aquella copla de ojos verdes viene y va como un columpio. Luego descubrí que habíamos coincidido en la Facultad y años después disfruté de la ironía que destilaba en algún artículo sobre la difícil tarea de enseñar cuando nadie quiere aprender. Hoy Pilar Galán no ha hablado de educación ( ¿o sí?), pero en cualquier caso, incluso cuando difiero, me encanta leer sus palabras porque su sintaxis encaja perfectamente como piezas de lego y porque me ayuda a darme cuento de lo que me queda por aprender

Democracia representativa

Democracia representativa

A la hora de hablar de la historia de la democracia hay quienes se remontan a Grecia y quienes prefieren no ir más allá de la Revolución Francesa. En realidad, cualquier forma de participación que excluya o que trate de impedir la representación parlamentaria de los votos populares no es sino una forma espuria de democracia, similar a aquellos sistemas que establecían el sufragio censitario, que impedían el derecho de voto a las mujeres o lo negaban a los negros. La democracia representativa es un sucedáneo de la democracia participativa pero podríamos llegar a estar de acuerdo en que es el menos malo de los sistemas aplicables posibles. Otra cosa es intentar modificar las normas electorales para dejar sin representatividad a quien no piensa como nosotros.

El acuerdo entre los dos principales partidos extremeños para reformar la ley electoral y hacer que sus votos valgan mucho más que los de las minorías se nos presenta como una medida correctora que favorece la gobernabilidad. El argumento parte de una gran mentira: Los pequeños partidos periféricos no tienen más diputados que los que sus votos merecen y las únicas fuerzas con más representación que papeletas son, precisamente, quienes quieren hacer más grande la sangrante herida que hace que el parlamento no refleje fielmente la voluntad popular. Todo apunta a apretar las clavijas del sistema hasta lograr un sistema absolutamente bipartidista, en blanco y negro, sin matices, para que quien gane las elecciones – aunque sea el contrario – no tenga que pasar por eso que les parece el mal trago del diálogo, el acuerdo, la concertación y el consenso. ¿Se han planteado alguna vez que la diferencia entre el bipartidismo y el partido único es – numérica y políticamente – mínima?

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...