31 diciembre, 2007

Apología

La de gente que hay en la carcel por hacer apología de cosas graves pero infinitamente menores que una dictadura fascista, aupada al poder con los aviones de Hitler y las tropas de Mussolini, Y ahí lo tienen, tan tranquilo, hablando bien de aquel que lo nombró Ministro de un gobierno que firmaba sentencias de muerte, que empujaba a estudiantes por los huecos de las escaleras de las comisarías, con Brigadas político-sociales. Muerto el dictadorsiguió prohibiendo conciertos de Llach o de Raimon, amparando el asesinato de 5 trabajadores en una iglesia de Vitoria en marzo de 1976. Y dicen que mañana llega el 2008. ¡Basta de engaños! El consenso de la transición fue la coartada de los fascistas para no tener que pagar por sus crímenes. Y ahí siguen.

Fraga sostiene que "Franco sentó las bases para una España con más orden"
Ex ministro de Información con Franco entre 1962-1969, fundador de AP (actual PP) y presidente de la Xunta de Galicia durante 15 años (entre 1990 y 2005), Manuel Fraga Iribarne mantiene un recuerdo positivo de Franco.

En una entrevista publicada ayer por El Faro de Vigo, Fraga compara al dictador español con Napoleón a la hora de defender que tiene que transcurrir al menos 50 años para valorar en su justa medida a cualquier personaje histórico. Según señala en la entrevista, al día siguiente de morir Napoleón "era un estropajo". Sin embargo, 50 años después lo trajeron a París, es su héroe nacional y preside el Panteón de Hombres Ilustres".


"No digo que con Franco vaya a ocurrir lo mismo, sino que las figuras de ese calibre no se pueden juzgar hasta pasado un cierto tiempo", agrega.
Fraga se niega en la conversación a prever cuál será el juicio de la sociedad española en 2025, cuando se cumplan 50 años de la muerte del dictador. Sin embargo, y "teniendo en cuenta lo que fue nuestro siglo XIX y las dos Repúblicas", el Franquismo para Fraga "ha sentado las bases para una España con más orden. De hecho, no hay más que comparar la España de hoy con la de los años 30".


Fraga comparte "completamente" la frase de Jaime Mayor Oreja cuando se negó a condenar el franquismo porque "forma parte de la historia". "La Historia es la Historia y cada uno tiene que asumir la suya y procurar aprender de ella. Compare la etapa de Franco con los años 30. El diputado Calvo Sotelo, que haciendo uso de su libertad de palabra criticaba al Gobierno, fue asesinado en un coche de la policía por un capitán de la guardia civil de uniforme rodeado de guardias de asalto. Aquello no era vivir", subraya.

Cachetes y azotes



La reforma del código civil para adaptar la legislación española a los diferentes acuerdos internacionales de protección a la infancia ha hecho correr tinta. Resulta llamativo el intento de algunos para interpretar que la nueva redacción no impide ese cachete que, como nos dicen repetidamente, nunca viene mal si se da a tiempo. Me ha escandalizado escuchar una tertulia de radio en la que una periodista decía, literalmente, que no podía entender cómo se puede educar a un niño sin cachetes ni azotes. Luego están los que afirman que a ellos les pegaron y no tienen traumas, cosa que me parece muy bien (que no tengan traumas) pero que no justifica que haya que repetir comportamientos indignos. Creo que en este asunto estamos como hace 40 años con la violencia machista. Entonces se veía lógico que un marido pudiera corregir a su mujer con una bofetada porque era su propiedad privada y hoy ocurre lo mismo con los niños: hay quienes piensan que tienen derecho a ejercer la violencia contra sus hijos. Me contaba una psicóloga que había visto a una madre azotando la mano de su hijo mientras le decía: “¡no se pega!” El niño recibía dos mensajes, uno verbal y otro ejemplarizante, pero éste último es el que siempre prevalece. Además, hay una norma básica de la educación que es la de no usar como método lo que se pretende criticar o corregir: si no queremos que nuestros hijos peguen, no podemos intentar corregirlos con azotes. Pegar a un niño supone legitimar que la violencia, aunque sea en pequeñas dosis, sirve para conseguir un fin. Y creíamos estar de acuerdo en que era siempre injustificable. ¿O no?


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 31 de diciembre de 2007

30 diciembre, 2007

La plataforma logística de Badajoz


Publica hoy un interesante artículo Francisco Muñoz sobre la Plataforma Logística como la gran oportunidad para Badajoz. Me gustaría hacer alguna humilde puntualización ahora que estamos a tiempo antes de que lo que son buenas oportunidades se malogren por detalles que, con demasiada frecuencia, pasamos por alto.

El artículo es oportuno y fundamental, porque sirve de llamada de atención frente a los que no se dan cuenta de que el despegue de Badajoz (y también de Extremadura) vendrá ligado a la capacidad que tengamos de mirar hacia el oeste y de compartir, de igual a igual, proyectos europeos con nuestros vecinos portugueses. Por esa razón me permito (y me atrevo) a matizar algunos puntos:

En el texto podemos leer que "Si bien la plataforma se realizará en colaboración con Portugal, se trata de un proyecto gestado «para el beneficio y desarrollo de la sociedad extremeña»". Pues bien: esta Plataforma tiene sentido si es del Suroeste Europeo. Es más, esa fue la razón para que fuera construida en Badajoz, dado que si fuera su ojetivo meramente extremeño o español habría tenido localizaciones mucho más centradas, eficaces e interesantes. Por lo tanto no se puede hacer en colaboración con sino compartida con. Y no es una cuestión semántica sino de hondo calado porque estos detalles acaban por ser importantes escollos. Portugal no puede ser el convidado al que se le invita a sumarse a la mesa en la que ya está decidido el menú y repartida la comida en los platos. Si ya vamos a conseguir la Estación Internacional conjunta en nuestro terreno, podríamos haber sido inteligentes y permitir que la Plataforma Logística tuviera una compensación hacia el lado portugués.

Es imprescindible que los pasos que se den sean cuidadosos, que tengan en cuenta la sensibilidad portuguesa y que sean un proyecto auténticamente compartido.

Hacia el final del artículo se señala la importancia del empleo que se podrá generar en este nuevo núcleo del Suroeste Europeo. Y para ello tenemos que prepararnos porque es la formación un punto fundamental. En Portugal, desde hace unos años, hay un enorme interés en que el segundo idioma de escuelas e institutos sea el español. Es más, la Embajada Francesa se ha quejado porque los centros, que tienen cpacidad para desarrollar el currículo y demandar el profesorado, están pidiendo profesores de español y no de francés. Todos sabemos que, gracias a no doblar las películas, los jóvenes portugueses dominan el inglés mil veces mejor que los jóvenes españoles.

En 10 años, cuando funcione el AVE, La Plataforma y tengamos una sede para el Mundial de fútbol de Portugal-España en 2018, quien se llevará el gato al agua en cuestión de empleo será quien se maneje en español, portugués e inglés. Y en eso nos llevan una diferencia abismal al otro lado de la frontera y, además, están bien orientados y por el buen camino.

¿Y nosotros? Pues nosotros tenemos un problema. Las escuelas de Idiomas de la región son las que más alumnos de portugués tienen, el GIT ha organizado más de 800 cursos en la última década, pero el problema está en la enseñanza reglada. Mientras que en todos los institutos de la región se puede optar por el francés como segunda lengua extranjera, sólo en 14 se puede optar por el portugués. Es más en Badajoz, sólo en 3 de los doce institutos públicos es posible. Se ha introducido el segundo idioma en el último ciclo de primaria y en los últimos tres años tenemos 70 colegios con francés y sólo 5 con portugués. La cuestión es que si no introducimos YA y de forma seria el estudio del portugués en la formación de las generaciones futuras esa batalla del empleo la perderán los jóvenes que no se manejen en los tres idiomas.
¿Y qué se puede hacer? Pues poca cosa. La inclusión del portugués en los Institutos depende no de la voluntad de la Consejería, que me consta que está interesada en introducirlo, sino de la voluntad del claustro. Como en los claustros sí hay profesores de francés y no de portugués, los proyectos de centro ignoran el idioma de nuestros vecinos de al lado (y de 300 millones de hablantes en el mundo).

Hay cosas que no pueden esperar mucho más. Estos problemas no se solucionan en dos patadas la semana antes de que se inaugure la estación o la Plataforma. Hay que actuar ahora y hay que tener visión de conjunto por encima del corporativismo y los intereses poblerinos.

Aquí se puede leer el artículo de Francisco Muñoz

La Plataforma Logística, la gran oportunidad para Badajoz

29 diciembre, 2007

Los paseos habituales por blogs y bitácoras te hacen encontrar joyas y tesoros. Unaexcusa, a donde llegué de casualidad, se ha convertido en un lugar de visita obligada, como la viñeta de Forges o la columna de Manuel Vicent de cada domingo. Ahora será más fácil encontrar esos tesoros en Descubierto y es de agradecer. Para muestra un botón.


—Deberíamos ser todos seres del tacto y no de la vista —dijo la chica extraña.

—¿Por qué? —contestó el chico extraño.

—Porque la vista es exigente. Los ojos son como dos críticos literarios a los que casi nada les gusta. Siempre tienen algo que objetar: esta oreja es demasiado grande, el pelo no está bien cortado, los ojos deberían tener un color más vivo. La vista, en lugar de mirar, impone formas a lo que ve, y así no puede recibirlas. La vista es fascista.

—¿Entonces quieres que seamos todos ciegos?

—Bueno, ciegos que ven. El tacto no es tan exigente como la vista. 

—Pero, ¿en qué sentido?

—El tacto disfruta las formas, la vista las juzga. La mano disfruta despeinándo el pelo, lo encontrará duro, áspero; o frágil y sedoso. El tacto es juguetón, una especie de niño inocente (o, al menos, más inocente que la vista). Los dedos repasan el contorno del cuerpo y no lo juzgan: siguen sus curvas y sus recodos; notan el calor o el frío, el vello erizado o el corazón, allá adentro, bombeando sangre sin descanso. El tacto disfruta del cuerpo y la vista de todo lo demás, de lo que no es importante. Los ojos poco saben de calor y de frío.

—No sé si acabo de entenderte —dijo el chico extraño.

—La vista, no sé, cómo te lo explicaría, la vista es del espíritu y el tacto del cuerpo. No tengo nada en contra del espíritu, está muy bien y todo eso. Pero no me gusta eso de que sea un juez, prefiero el tacto. Prefiero el cuerpo. 

El chico extraño asintió un par de veces y cerró los ojos:

—Así que seres del tacto.

—Es extraño que, ahora en Navidad, todos queramos ser un poco seres del tacto. Como en mi casa, con la flor de pascua.

—¿Tu madre la compra?

—Sí. La pone al lado de la ventana, para que los pocos días que haga sol le dé un poco y las hojas rojas se mantengan unos días más. En realidad, no sabe si ese es el cuidado que debe darle, pero ella lo hace igual —la chica extraña hace una pausa para soplarse el pelo de la frente—. Mientras tiene las hojas rojas, mi madre está encantada. Luego, después de Navidad, cuando se vuelven verdes, tira la planta, o la regala, o se olvida de regarla. Sólo le interesa cuando las hojas son rojas. A mí me gusta su tacto, es áspero y suave a la vez. Deberías venir a casa y tocarlo, no sabría explicártelo. No cambia a pesar de que las hojas estén verdes.

El chico extraño sonríe. Aún tiene los ojos cerrados. Extiende la mano y toca el pelo de la chica extraña. Y dice:

—Yo no sé si todos deberíamos ser seres del tacto, pero creo que acabo de darme cuenta de que de verdad tengo dos manos.

27 diciembre, 2007

Bocas del tiempo de Eduardo Galeano

Un fragmento más de un libro imprescindible.

Los emigrantes, ahora

Desde siempre, las mariposas y las golondrinas y los flamencos vuelan huyendo del frío, año tras año, y nadan las ballenas en busca de otra mar y los salmones y las truchas en busca de sus ríos. Ellos viajan miles de leguas, por los libres caminos del aire y del agua.

No son libres, en cambio, los caminos del éxodo humano.

En inmensas caravanas, marchan los fugitivos de la vida imposible.

Viajan desde el sur hacia el norte y desde el sol naciente hacia el poniente.

Les han robado su lugar en el mundo. Han sido despojados de sus trabajos y sus tierras. Muchos huyen de las guerras, pero muchos más huyen de los salarios exterminados y de los suelos arrasados.

Los náufragos de la globalización peregrinan inventando caminos, queriendo casa, golpeando puertas: las puertas que se abren, mágicamente, al paso del dinero, se cierran en sus narices. Algunos consiguen colarse. Otros son cadáveres que la mar entrega a las orillas prohibidas, o cuerpos sin nombre que yacen bajo tierra en el otro mundo adonde querían llegar.

Sebastião Salgado los ha fotografiado, en cuarenta países, durante varios años. De su largo trabajo, quedan trescientas imágenes. Y las trescientas imágenes de esta inmensa desventura humana caben, todas, en un segundo. Suma solamente un segundo toda la luz que ha entrado en la cámara, a lo largo de tantas fotografías: apenas una guiñada en los ojos del sol, no más que un instantito en la memoria del tiempo.

26 diciembre, 2007

¿Para qué sirve esta máquina?

Hoy me he encontrado con este artilugio. Es una maquina, conducida por personas que consta de un poderoso cañón por el que se disparan enormes proyectiles. Se usa en las guerras y mata a gente. Los que exponen la máquina lo cuentan de otra forma y dicen que es un elemento para misiones humanitarias.

Lo primero es poner las cosa claras. Una labor humanitaria es la que hace Médicos sin fronteras en Somalia y no llevan artilugios como este sino medicinas y material médico. O Intermón-Oxfam, que lleva años haciendo las cosas bastante bien, no como otras ONG's.

El caso es que me la he econtrado en un espacio recreativo y educativo para los niños y jóvenes. Ya sé que a muchos os parece maravilloso todo esto, pero no puedo evitar sacar el insumiso que se lleva dentro y el pacifista a ultranza. Sigo creyendo que la violencia se aprende y que quitarle importancia es gravísimo. No sólo tenemos esta demostración armamentística de Iberocio, sino que aún es peor el asunto de los videojuegos: Recomiendo que os deis un paseo por este enlace de Amnistía Internacional.

El caso es que se me ha acercado un periodista de televisión y me ha dicho amablemente si podía responder a unas preguntas. Le he dicho que sí y le he contado que había llevado allí a mis hijos y que habían hecho cosas diferentes e interesantes. Al final he mecionado el asunto del tanque. La mirada entre el cámara y el redactor me lo decía todo. (Le había estropeado un "total" magnífico).

Así que le dije que no se preocupara y que cortara el final. Como no podía ser, acabé por repetirle todo sin el remate antibelicista. No sé por qué lo hice. Quizá porque veía a un redactor joven preocupado sobre la procedencia o no de algo "políticamente incorrecto" y pensé: ¿Para qué meter en un jaleo a este hombre? Si pone mi frase él teme llevarse una reprimenda; y si no la pone va a quedar como un censor. La conclusión creo que ha sido peor: AUTOCENSURA. Yo estoy seguro de que sus jefes no iban a ser tan torpes de abroncarle por una frase antibelicista, pero por si acaso optamos por no salirnos del redil. En otra época me habría plantado y le habría dicho: "Si no te gusta lo que he dicho, no lo pongas". Hoy, gracias a que tenemos otras formas de comunicar como este blog, he actuado así y vengo aquí a desahogarme. Pero me preocupa que sigamos teniendo cierto miedo a la libertad de pensamiento. No estaría de más que los responsables de los medios les dijeran a los periodistas que existe libertad y que se puede usar. Pero claro, luego te viene el concejal que le dice al director del medio que aparte a tal redactora de la información municipal (porque no le gusta lo que escribe) y el director del medio agacha la cabeza porque sabe que es mejor estar con el poder que contra él. ¿Cuántas cosas quedaron sin tratar en aquel curso sobre PRENSA y PODER

Por cierto, que las armas ocupan casi un 25% de espacio de Iberocio (¡Vaya tela!)

Eduardo Galeano


Primeras letras

De los topos, aprendimos a hacer túneles.
De los castores, aprendimos a hacer diques.
De los pájaros, aprendimos a hacer casas.
De las arañas, aprendimos a tejer.
Del tronco que rodaba cuesta abajo, aprendimos la rueda.
Del tronco que flotaba a la deriva, aprendimos la nave.
Del viento, aprendimos la vela.

¿Quién nos habrá enseñado las malas mañas?
¿De quién aprendimos a atormentar al prójimo y a humillar al mundo?

24 diciembre, 2007

noche buena

Hace unos años escuché que es en días como el de hoy cuando más intervenciones tienen que hacer las policías locales por peleas en el seno del hogar. Escudriñando pormenorizadamente la información, se averiguaba que no era por asuntos de especial gravedad sino que se trataba de broncas y acaloramientos familiares que acababan en sopapos o algún puñetazo empapado en alcohol. Poco después surgieron incluso chistes malos como el de uno que preguntaba a otro si había pasado la Nochebuena, bien o en familia. Lo curioso es que esto ocurre en el día que más se desea a los demás que pasen una buena noche, y es que para pasarlo bien hay que poner las condiciones necesarias: una norma básica es no aprovechar que te has juntado con quien no ves más que de vez en cuando para reprochar aquello que no te atreves a decir el resto del año, así que la recomendación para los aguafiestas es que se tomen el día libre.

Luego nos encontramos con cantidad de estados depresivos que estas fiestas provocan en muchas personas. En ocasiones por pérdidas recientes o problemas temporales, pero a los que se añade una especie de tsunami de la felicidad colectiva que acaba por ahogar a quienes no se encuentran en su mejor momento. Como hemos dicho que los aguafiestas deberían descansar el día de hoy, no incidiremos machaconamente en la cuestión, aunque no estaría de más buscar en el diccionario una palabra tan sugerente como mesura e intentar hacer uso de ella en múltiples facetas vitales. Siempre es mejor tener buenas noches en minúscula que una Nochebuena mayúscula en la que la casa acaba por salir a través de la ventana. Creo.


Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 24 de diciembre de 2007. Su título es Noche buena (deliberadamente en minúscula y separado)


22 diciembre, 2007

Cuestión de gustos


La página web de Rajoy nos descubre el lado humano del personaje y detalla hasta las películas, libros y canciones favoritas del presunto político. Me ha conmovido el hecho de que dos de sus canciones preferidas sean unas que a mí me gustan mucho. Y me ha preocupado: se empieza por tener algo en común con un personaje, aunque sea insignificante, y se puede acabar abrazándolo como al líder mesiánico. Si me ocurriere, os autorizo para que me llevéis a curarme. Donde sea.

Luego he visto que una de sus películas preferidas es el vomitivo y archirrepetido filme de las tardes navideñas Regreso al futuro. Me he tranquilizado por el lado personal, pero ahora me preocupa: ¿A qué futuro nos quiere retrotraer este chico? ¿Al 96, al cuatrienio negro 2000-2004 o al gobierno tecnocrático opusino de primeros de los 70?

16 diciembre, 2007

Las costumbres

Quienes saben de estas cosas cuentan que la costumbre de celebrar por todo lo alto el solsticio de invierno se remonta a la prehistoria. Luego las religiones han ido aprovechando la coyuntura de una festividad arraigada por la posición de la tierra respecto al sol. No todas las costumbres tienen tanta solera porque eso de las comidas de empresa es muy reciente. Las hay de todo tipo: desde la que sufraga el patrón para desgravarse algo y compensar lo explotado con cuatro gambas, hasta la que paga cada currito con café, puro y barra libre como en las bodas. Luego están las sorpresas que te da la vida, cuando descubres que el contable con tres vinos baila los pajaritos de rodillas y que la jefa de ventas imita a la perfección a Madonna y llama pichurri al director general. Hay quien define a estos acontecimientos como el carnavalito del entorno socio-laboral. Lo mejor en estos casos es mantener la sobriedad para poder reír cuando ves a los colegas de cada día haciendo el gorila con un chocolatero llamado Paquito o haciendo una coreografía de cortes de manga al el grito de ¡Macarena! Me pregunto si existe una Dirección General de Costumbres que las va introduciendo en nuestras vidas o si se encarga una consultoría que subcontrata a guionistas baratos. En cualquier caso, rara costumbre es ésta que hace que al día siguiente nadie hable del evento porque o no se acuerda o le avergüenza recordar. Puestos a elegir nuevas costumbres uno no sabe si preferir los papanoeles trepadores de balcones o los petardos del aguinaldo. Como dice un colega: en estas fechas no se sabe si es mejor sufrir o no sentir nada.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 17 de diciembre de 2007


12 diciembre, 2007

De espaldas a Portugal

En EL PERIÓDICO EXTREMADURA de hoy aparece este interesante artículo de Ian Gibson.
De espaldas a Portugal

Hace cuatro años comenté en otro lugar que España daba la impresión de vivir totalmente de espaldas a Portugal, casi como si no existiera. Veía, o creía ver, síntomas de tal desentendimiento por doquier. Me llamaba la atención, por ejemplo, que en los espacios metereológicos de TVE-1, Portugal solo figurara como un hueco, un descampado, una especie de tierra de nadie situado al oeste de la península, a orillas del Atlántico, sin indicación alguna de nombre de lugar ni del tiempo que hacía o pudiera hacer allí. Portugal estaba, literalmente, borrado del mapa. Recordé que los espacios correspondientes de la BBC no obliteraban de manera similar a la República de Irlanda para atenerse solo al norte de la isla hermana, incorporada en el Reino Unido, y que ello me parecía un detalle digno de elogio.
¿No se daban cuenta los de Prado del Rey de que suprimir así a Portugal era poco menos que un insulto, un ninguneo, aunque no fuera intencionado? ¿De que muchos portugueses veían sin duda la televisión española y podían sentirse heridos al constatar que para ella no existían? ¿De que a numerosos españoles con intereses en Portugal, turísticos o empresariales o los que fueren, les sería de utilidad estar al tanto del tiempo previsto allí?

No ha habido rectificación. Portugal sigue siendo para TVE-1 una mancha marrón sin señas de identidad. Y no ocurre solo en la televisión estatal. Para Cuatro, sin ir más lejos, nuestro vecino es un trozo de papel de plata arrugado, atravesado, eso sí, por dos hilillos innominados que resultan ser el Duero y el Tajo. En la frontera se paran en seco, como si chocasen contra un muro infranqueable, los símbolos de nubes, soles, relámpagos, lluvia. Portugal, para el hombre o la mujer del tiempo, ni existe ni tiene clima. Y eso que está ahí, pegado a nosotros, con sus 10 millones de habitantes.
¿De dónde procede este no sentir a Portugal como algo cercano? ¿Del hecho de que para los españoles el portugués hablado es sin duda más difícil de entender (y de leer) que el español para los lusitanos, lo cual crea ya de por sí una barrera inicial? ¿De percibir o sospechar cierta hostilidad latente en muchos portugueses hacia este país, hostilidad originada siglos atrás con la anexión española de su territorio entre 1580 y 1640 y la siguiente guerra de independencia, e incrementada ante el temor de nuevas tentativas asimiladoras o acaparadoras? Tal vez se trata sobre todo de la dificultad lingüística. El hecho es, de todas maneras, que se habla poquísimo de Portugal en los medios de comunicación españoles y que, para muchísimos ciudadanos, Portugal podría estar todavía en la luna, o más allá.

¿Y una unión futura de los dos países dentro de la Comunidad Europea, superados recelos previos? Nada más producirse el cambio trascendental de 1931, el fervoroso republicano que fue Antonio Machado --que años atrás había apuntado, en un famoso poema, que "el Duero cruza el corazón de roble de Iberia y de Castilla"-- aludió con complacencia a la posibilidad, que reconocía lejana, de tal matrimonio. Hoy es José Saramago --el primer escritor portugués de todos los tiempos que se ha hecho genuinamente popular en España-- quien vuelve a levantar la bandera de una futura República Federal Ibérica. Sus declaraciones al respecto acaban de recibir el beneplácito de otro premio Nobel cuyo apego a las tierras de Pirineos abajo es bien conocido. La creación de un Estado ibérico y federal que integrara Portugal y España, ha manifestado Günter Grass , es "una propuesta interesante". Y ha añadido: "Un Estado ibérico también tendría, en Europa y en un contexto federal, un peso mucho mayor que el de dos estados aislados".
Parece indudable. Se trataría de un Estado de unos 55 millones de habitantes, ubicado inmejorablemente entre Europa y Africa, orientado tanto hacia el Atlántico como al Mediterráneo, y con un potencial extraordinario. Grass ha admitido que tal vez no sea realizable el sueño federal iberista, al cual, como es obvio, se pueden oponer muchos argumentos. También ha dicho que Europa no debe temer la inmigración, que la mezcolanza es lo bueno, y que es precisamente la nueva savia, la mezcla de sangres, de culturas, lo que hace que un país avance. En el caso concreto de la península Ibérica, ha recordado, con razón, que el mestizaje ha generado cosas grandiosas , entre ellas, a su juicio, la novela picaresca. De todo ello sabe muchísimo el maestro Juan Vernet .
Aunque no se vea nunca la soñada Iberia federal, el acercamiento ahora en curso de los dos países, propiciado por la compartida pertenencia a la nueva Europa comunitaria, está ya acarreando notables beneficios para ambos, proceso que es de suponer continuará. Mi sueño personal sería que se multiplicasen los contactos culturales entre ellos.

10 diciembre, 2007

Terrorismo machista

El terrorismo que sufren muchas mujeres a manos de sus parejas supera a cualquier otro terrorismo. A veces he pensado en las razones para esta diferencia de tratamiento y he llegado a la conclusión de que la clase política y mediática ve como algo muy lejano el terrorismo machista y ve otros, menos importantes desde el punto de vista de la estadística sanguinaria, como algo más cercano. Por eso unas víctimas tienen nombre y otras no, unas tienen funerales de Estado y otras son asignadas con el número de expediente del año en curso. Hay quien no se explica por qué hay tantos varones que maltratan a sus parejas y cómo hay 80 que mueren cada año. En cambio la explicación es más sencilla de lo que parece: todo nace de la trivialización de la violencia. Desde la más tierna infancia vemos como natural que los niños jueguen a matar aunque nos escandalizarían otros juegos. La pedagogía del ojo por ojo impregna toda la filmografía de Hollywood y va calando como un modo natural de actuación. Los niños llegan a adolescentes tras llevar varios años emulando a tipos con catanas que descuartizan enemigos, se ensalza el prototipo del personaje “malote” y los chulitos graciosos se hacen los dueños del gallinero. La frase violenta sale con facilidad de cualquier boca y ya no se distingue lo real de lo ficticio. 559 mujeres han muerto por terrorismo machista desde 1999: más del doble que por cualquier otro terrorismo. Sería el momento de plantearnos la erradicación de todas las formas de difusión de la violencia, pero pasen por cualquier juguetería, lean el contenido de los videojuegos y verán cómo se divierten las generaciones futuras.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 10 de diciembre de 2007


09 diciembre, 2007

Extremadura en el word catalán

Ayer publicaba el genial J.R. Alonso de la Torre una columna en la que afirmaba que la versión catalana de Word ignoraba la palabra Extremadura. No es cierto. Lo comprobé. Para curarnos de la catalonofobia me he encontrado a Pedro Guerra cantando una de mis canciones favoritas junto a su autor, Lluís Llach. También he encontrado otra canción es este vídeo.

Os dejo la letra. También la pongo en castellano, aunque si se hace un esfuerzo se entiende: Todos hablamos un latín muy parecido, que decía Raimon.


QUE TINGUEM SORT

Si em dius adéu,
vull que el dia sigui net i clar,
que cap ocell
trenqui l’harmonia del seu cant.

Que tinguis sort
i que trobis el que t’ha mancat
en mi.

Si em dius “et vull”,
que el sol faci el dia molt més llarg,
i així, robar
temps al temps d’un rellotge aturat.

Que tinguem sort,
que trobem tot el que ens va mancar
ahir.

I així pren tot el fruit que et pugui donar
el camí que, a poc a poc, escrius per a demà.
Què demà mancarà el fruit de cada pas;
per això, malgrat la boira, cal caminar.

Si véns amb mi,
no demanis un camí planer,
ni estels d’argent,
ni un demà ple de promeses, sols
un poc de sort,
i que la vida ens doni un camí
ben llarg.

QUE TENGAMOS SUERTE

Si me dices adiós
quiero que el día sea limpio y claro,
que ningún pájaro
rompa la armonía de su canto.

Que tengas suerte
y que encuentres lo que
en mí te ha faltado.

Si me dices “te quiero”
que el sol haga el día mucho más largo,
y así robar
tiempo al tiempo de un reloj parado.

Que tengamos suerte,
que encontremos todo lo que nos faltó
ayer.

Y así, toma todo el fruto que te pueda dar
el camino que, poco a poco, escribes para el mañana.
Que mañana faltará el fruto de cada paso
y por esto, a pesar de la niebla, hay que andar.

Si vienes conmigo
no pidas un camino plácido
ni estrellas de plata,
ni un mañana lleno de promesas, solamente
un poco de suerte
y que la vida nos dé un camino muy largo



Educación I

Y llegó el día en el que todo el mundo habla de educación. Los tertulianos, los columnistas, el señor que da voces en la fila del banco y se intenta colar, el que entra en el estanco y tira las colillas al suelo, e incluso la señora que apolla a Rajoy con una grafía muy sugerente. Pues empezaremos.

1. La educación comienza en casa.

Es cierto. Y también que para tener hijos y educarlos no se requiere ninguna preparación. Es más, si quieres conducir un ciclomotor tienes que examinarte, si quieres trabajar de cocinero o carnicero te tienes que examinar sobre manipulación de alimentos, pero se puede educar un hijo siendo tonto integral. Así que el sistema empieza mal.

2. Preparación del profesorado y vocación.

Mi hijo quiere ser bombero y le he dicho que en esa profesión, en ocasiones, hay que entrar en edificios en llamas a rescatar a la gente. El me responde que él será de los que están fuera con la manguera. En el profesorado hay mucha gente como mi hijo, que quieren estar fuera con la manguera. Pero esta profesión tiene que ser muy vocacional porque no hay otra forma de soportarlo: supone mucha implicación y no se puede optar por esta profesión si lo que se quieren son "muchas vacaciones". A mí me habría gustado ser médico pero me marean las heridas y la sangre. Es un avance para la humanidad que yo no me dedique a la Medicina. Y lo mismo ocurre con todas esas personas a las que no les gusta la docencia: avanzaríamos si se dedicaran a otra cosa.

La preparación del profesorado, todos los sabemos, depende mucho del interés del propio docente. Los hay que innovan y se desviven y los que investigan sobre cómo "escaquearse".

Empezamos por un proceso de selección que es una vergüenza. Recuerdo cunado les explicamos a dirigentes educativos de otro país el sistema de oposiciones a la docencia en España. Tuvimos que explicárselo varias veces pero no por una cuestión de idioma sino porque no podían entender que para ser profesor de infantil, primaria o de Biología en Secundaria tuvieras que examinarte de las materias teóricas que se suponía que tenías que haber superado para la obtención del título universitario. Recuerdo que aquel señor extranjero nos dijo: "Ustedes están poniendo en causa todo el sistema educativo cada año" Y la respuesta es sí, y sin que nadie se rasgue las vestiduras. Siempre pensé que las pruebas de acceso al profesorado se tenían que hacer con una cámara de vídeo en una clase con alumnos reales. Se le da una hora de tiempo al profesor para que prepare algo. "Ecuaciones de segundo grado para alumnos de 3º de ESO" o "Los posesivos en portugués", y el candidato entra y vemos qué ha preparado, que técnicas usa para ganarse la atención del alumnado, si trasmite con facilidad, si es capaz de motivar, etc, etc. Si las oposiciones las gana quien se ha aprendido de memoria las piezas de Lope de Vega, aunque no tenga que enseñar eso jamás, estamos haciendo las cosas muy muy mal.

3. Medios

Sobre esta cuestión leía ayer en una de mis bitácoras preferidas: "alguien se ha preguntado cuál es la razón por la que la liga española de fútbol es de las mejores del mundo, que si alguien se ha preguntado si el nivel de inversión de dineros tiene algo que ver." Ahora dicen que no tiene nada que ver y que se puede ser pobre pero "apañao". Mi opinión es que la calidad cuesta y que el dinero que va a educación no es gasto sino inversión. "Si piensas que la formación es cara, prueba con la ignorancia" - es un lema publicitario pero que nos debería hacer reflexionar.

4. Administración

Reconozco que la tarea no es fácil, pero que las cosas se pueden hacer mucho mejor: hay que escuchar a las partes y tener muy claro qué se pretende. Hay asuntos. como el del ordenador por cada dos alumnos, que se podría haber hecho mucho mejor. Los que hemos visto y sufrido de cerca los errores de la Administración Educativa creemos que hace falta, en algunos casos, un poco más de profesionalidad (especialmente a la hora de reconocer los errores cometidos).

5. Alumnado

Dejamos a los protagonistas para el final. Los alumnos siempre son los peores de la Historia. Cuando estaba en el Instituto éramos los peores, nunca había habido nivel tan bajo. Pasaron los años y me encuentro a las profesoras que nos añoran y que dicen que es ahora cuando está lo peor de lo peor.

Así que no os creáis nada. Es ley de vida decir que la juventud se está echando a perder y que "confunden libertad con libertinaje" (esta es mi frase favorita, cuando la oigo me parto de risa).

¿Hacemos algo los docentes, padres y la Administración para que los alumnos tengan pasión por aprender? Pues por ahí hay que empezar, porque esto de comenzar a exigir por abajo es muy castizo pero una poca vergüenza. Tenemos que empezar a hacer ver la necesidad de saber, porque cuando uno sabe para qué hace las cosas es una persona y cunado le hacen hacer las cosas sin saber para qué es un esclavo o un burro. Y queremos formar personas (Creo).

6. Conclusiones

No hay conclusiones. Quien quiera que las saque. Eso es lo que hay que enseñar en lugar de los datos memorísticos que algunos añoran. Aprender a pensar y a convivir (Dixit Federico Luppi en Un Lugar en el Mundo).

Otro día seguimos

06 diciembre, 2007

Miguel Torga

No me gustan los aniversarios, pero se acaba el año 2007, el año en el que Miguel Torga habría cumplido 100 años. Y me da la sensación de que en Extremadura podíamos haber hecho algo. Sus Bichos son imprescindibles.

Dejo aquí un poema.






Quase um poema de amor


Há muito tempo já que não escrevo um poema
De amor.
E é o que eu sei fazer com mais delicadeza!
A nossa natureza
Lusitana
Tem essa humana
Graça
Feiticeira
De tornar de cristal
A mais sentimental
E baça
Bebedeira.
Mas ou seja que vou envelhecendo
E ninguém me deseje apaixonado,
Ou que a antiga paixão
Me mantenha calado
O coração
Num íntimo pudor,
--- Há muito tempo já que não escrevo um poema
De amor
Miguel Torga

La generación elegida

El 70 % de la población española no tenía 18 años el 6 de diciembre de 1978. La generación elegida, la que dejó al dictador morir en la cama, la que tragó con todo su Estado, hizo una Constitución y le dijo a los que veníamos detrás: "Nosotros fuimos los elegidos, haremos unas normas y os pondremos un título X con listones bien altos para que no podáis tocar nada de esto tan maravilloso que dejamos para la historia." Desde el tercer año lo convirtieron en fiesta nacional. Algunos que no pudimos opinar (a los alumnos de 7º de EGB no nos dejaban) creemos que la Constitución se hizo con demasiados sables detrás y, por lo tanto, no fue fruto de una situación de libertades. Les recuerdo que en aquella época era más importante el Capitán de la Región Militar que cualquier otra autoridad.

Así que me espero al domingo para celebrar el día de la Constitución. Lo siento.

03 diciembre, 2007

Contra el fascismo


Cuando vimos las imágenes de la agresión a una ecuatoriana en el metro de Barcelona hubo quienes pusieron el grito en el cielo por la inacción de la otra persona que aparecía en la imagen. Luego supimos que este testigo auxilió a la víctima y le recomendó que presentara la denuncia oportuna. Si se hubiera atrevido a decirle algo al agresor, tal vez habría acabado todo en una pelea y la cosa habría quedado como un enfrentamiento entre jóvenes. Semanas después muere asesinado en Madrid un chico de los que no se callan al ver a los racistas vanagloriarse: su actitud valiente le siega la vida con tan solo 16 años frente a un soldado que llevaba encima un machete de 24 centímetros. Y es entonces cuando los mismos que criticaron la pasividad del testigo del metro de Barcelona, meten en el mismo saco a los racistas de Madrid y a los antifascistas que nos advierten del mal que se nos avecina. Ese mal acaba llegando a la puerta de casa: un joven extremeño ha estado hospitalizado con una herida de acero en el pecho y persiste un interés incomprensible en confundir el asunto con reyertas entre bandas rivales y vendettas de capuletos y montescos. Para ser antifascista no hay que pegar patadas, tirar atriles, ni romper escaparates, pero es necesario serlo y no permitir calladamente que el discurso nazi, fascista y racista se acabe asentando como una opción más. Si no tenemos claro que esto es un problema político, estaremos cayendo en un error que el tiempo nos hará lamentar. Por eso, lo más urgente es establecer ya un plan de prevención del racismo y la xenofobia antes de que los huevos de la serpiente se vuelvan a abrir.

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...