31 octubre, 2011

Historia ficción


Al pobre de Peces Barba le han dado hasta en carnet de identidad por atreverse a bromear sobre lo que podría haber sido y no fue. Mientras que la ciencia ficción ha dado para un género literario y cinematográfico, las elucubraciones históricas apenas llenan un par de estantes bajo las baldas de novela histórica y poco más. Uno de los padres de la Constitución, entre chanzas y en tono desenfadado, imaginaba otro panorama para aquel año de 1640, en el que las tropas de Felipe IV se lanzaron sobre las tierras del oriente peninsular para aplacar la revuelta de los segadores, y dejaron inerme a Miguel de Vasconcelos en el oeste y ante la multitud enfervorecida. Hay quien dice que el mapa peninsular tendría otro aspecto pero los mismos problemas: un trozo desgajado en la derecha y quizá un problema nacionalista en el occidente. Hablaríamos del grupo parlamentario de la minoría portuguesa, de Esquerda Republicana de Portugal y de los clásicos de fútbol entre Real Madrid y Benfica. También habría quien clamase al cielo contra la inmersión lingüística en portugués en las escuelas públicas lusas, y en favor de la lengua castellana como la común,auténtica y verdadera de las tierras de España. Peces Barba, no sabemos si por error o como resultado de una maquiavélica estrategia,  ha puesto encima de la mesa un debate tan mal cerrado a lo largo de la historia como es el de la configuración de los estados y naciones de estas tierras de conejos, que así las llamaron los fenicios. Sí, quizá no sea ahora el mejor momento de abordarlo, pero algún día habrá que hacerlo libres de miedos, amenazas y prejuicios.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 31 de octubre de 2011.

29 octubre, 2011

Hay alternativas

Hace un par de meses, la Editorial Aguilar, mostró su interés por publicar el libro HAY ALTERNATIVAS. Propuestas para crear empleo y bienestar en España, que prologó Noam Chomsky.


Cuando ya se había concretado como fecha de publicación el libro el 19 de octubre y se había comenzado su promoción en la web de Aguilar y en librerías, los editores comunicaron a los autores que la empresa deseaba retrasarla sin otra explicación de por medio, lo que obligó lamentablemente a desestimar su publicación en esa editorial. 


Se confirmaba así lo difícil que resulta difundir en España, en los momentos en que son más necesarias que nunca -como ahora en periodo pre-electoral-, ideas alternativas al pensamiento único que predomina en el debate político y social.


Para solventar esta situación los autores han optado por ofrecer su obra gratuitamente en formato pdf a través de la red y en una nueva edición impresa en Ediciones Sequitur que, con la colaboración de ATTAC España, se ha arriesgado a publicar rápidamente este libro que estará en librerías al precio de 10 euros a partir del 31de octubre.

Los autores han manifestado la firme convicción de que solo haciendo que la ciudadanía sepa lo que de verdad está sucediendo en nuestra economía y divulgando las alternativas que existen a esta aguda crisis del capitalismo podremos salir de ella con más empleo y bienestar social, como pretenden demostrar en este libro.


Por todo esto los autores han realizado un llamamiento (al que me sumo) para divulgar esta versión en pdf, a estudiarla y difundir sus propuestas, y piden a todos los lectores que se conviertan en distribuidores del libro una vez que se encuentre impreso.

Contra la censura de los grandes oligopolios y el pensamiento único que imponen los poderes económicos, financieros y mediáticos defendamos la pluralidad y la libertad de pensamiento conociendo y difundiendo el pensamiento crítico.

24 octubre, 2011

Lamentar buenas noticias


Cuando algunos escribíamos cartas a la embajada Libia preocupándonos por los derechos humanos en ese país, había quien tomaba té con Gadafi en su jaima y aceptaba con gusto caballos y otros regalos. Estos mismos no tuvieron ningún reparo en bombardear ese país, silenciar los desmanes del Consejo Nacional de Transición, tan sanguinarios como los del loco coronel, y aplaudir a rabiar su ejecución sumarísima y cruel sin juicio ni defensa. Algunos somos capaces de alegrarnos por el fin de la dictadura en Libia pero no conseguimos ser lo suficientemente malvados como para festejar el asesinato premeditado y televisado. No lo quisimos ni para Pinochet ni para ninguno de los generales argentinos que lanzaron al océano a una generación de jóvenes de ideas diferentes. Los conflictos graves y violentos se curan de verdad cuando hay arrepentimiento, reconocimiento del dolor causado y altura de miras para pensar más en el futuro que en el pasado. Es algo que ocurre aquí y en Pernambuco, aunque muchos tienen la lengua desatada para descalificar y echar por tierra las mejores intenciones. Hace una semana, sin ir más lejos,  estaba la mitad de la prensa española acusando de colaboración con banda armada a Kofi  Annan y a ex primeros ministros de Noruega o Irlanda, a quienes se les llamó ignorantes y mercenarios del terror. Desde el jueves se atisba una cierta luz y parece que la paz se acerca, aunque siempre haya quien encuentre pequeños inconvenientes para lamentar las buenas noticias. Cuando las armas dejan de usarse nos dan un motivo de alegría a todos los seres humanos. Hay que celebrarlo.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 24 de octubre de 2011.

17 octubre, 2011

Parábola del chófer


Hubo un tiempo en el que la política extremeña cabía y se explicaba en un autobús. Toda la vida criticando los derrapes y volantazos del anterior conductor hasta que una carambola de difícil explicación puso el vehículo en manos de otro chófer. De momento los pasajeros estamos expectantes por saber la ruta que toma, pero todo sigue parado: estamos en punto muerto, revisando debajo de los asientos, intentando saber dónde nos encontramos y maldiciendo al anterior conductor. Preguntas a dónde vamos y te responden siempre lo mismo: que si el anterior chófer era un descerebrado, que malgastaba combustible, que nos llevaba por carreteras peligrosas y tenía contratado a su cuñado como cobrador. El conductor antiguo ya está criticando al nuevo y éste se vuelve hacia atrás y le recuerda que hacía lo mismo y más. El nuevo cobrador es familiar del nuevo chófer y el anterior monta en cólera. Un pasajero cariacontecido tiene ganas de vomitar ante discusiones de este calado y pide a los chóferes, al actual y al anterior, que decidan de una vez hacia dónde vamos, qué carretera tomamos, cuántas paradas hacemos y qué velocidad alcanzamos. Pero ahora hay una nueva discusión sobre un asunto que tratan como si fuera de vital importancia, el vídeo. Que si tú te vas a escoger las películas, que si ahora elijo yo, que por qué no encargamos al de la última fila para que deshaga el empate. Y el autobús sigue parado, sin saber a dónde ir, sin nadie qué sugiera por dónde se sale del atolladero y con pasajeros parados en medio del campo. Urgen nuevas maneras de conducir: las antiguas no llevan a ninguna parte.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 17 de octubre de 2011

15 octubre, 2011

#15O Sai de casa e vem comigo para a rua

Não fiquem em casa hoje. É agora ou nunca. Um dia para estar na rua. Vamos! SAi de casa e vem comigo para a rua...



10 octubre, 2011

Revoluciones pendientes


María Moliner dedicó su diccionario a su marido y sus hijos “en restitución de la atención que les había robado”. Cada vez que busco una palabra recuerdo esa dedicatoria y medito sobre su enorme trabajo, la época que le tocó vivir y el sentimiento de culpa que traslucen esas palabras. Y la imagino enredada entre miles de fichas, descuidando el férreo papel de esclava familiar que la sociedad tenía asignado a las mujeres. Sí, ya sé que esta anécdota se remonta a 45 años atrás y que todo ha cambiado mucho. Pero esta misma semana compraba un libro de literatura juvenil que ha de leer mi hijo en el instituto, ambientado en el Camino de Santiago y escrito por una mujer con una curiosa nota biográfica. Junto a datos como que nació en Madrid, su titulación de perito mercantil o su trabajo en una librería, encontré una de esas oraciones concesivas que te ponen la piel de gallina: “Aunque está casada y tiene cinco hijos, logra encontrar tiempo para escribir”.  Al momento me pregunté si habría existido algún varón en el mundo que hubiera escrito algo así en la solapa de sus libros, que hubiera mencionado el tiempo que ha robado a sus hijos mientras se convertía en afamado escritor. Y la respuesta es que no, porque seguimos teniendo marcado en el subconsciente que solo las madres tienen la obligación de velar más por sus hijos y sus maridos que por sí mismas. El 15 de octubre tenemos una cita en las calles para hacer una revolución global y no deberíamos olvidarnos de las revoluciones pendientes que quedan por hacer en cada casa. Por cierto, María Moliner ya merecería algún honor en calles y plazas de Extremadura

03 octubre, 2011

La cultura es tortura



Pocas cosas son tan variables como el concepto de lujo que tiene cada ciudadano. A mí me parece un lujo que haya escuelas taurinas sostenidas con fondos públicos; en cambio, creo que merece la pena tener una buena orquesta que se dedique a ofrecer una programación de conciertos y otras actividades para la difusión de la música clásica. Imagino que quien tenga puestas sus esperanzas en el arte de Cúchares que pueda desarrollar su hijo pensará todo lo contrario, que para qué tiene que estar él pagando de sus impuestos a unos violinistas que leen esos símbolos tan raros que hay en las partituras. Si no somos capaces de ponernos de acuerdo en qué es fundamental y qué es accesorio, estaremos haciendo un flaco favor a las futuras generaciones. La asistencia sanitaria, social y educativa de las personas deberían ser los tres pilares básicos e intocables de una sociedad que quiera denominarse humana. A partir de ahí entramos en  terrenos discutibles: una autopista, un tren de alta velocidad o un hipermercado pueden ser más o menos necesarios, pero se puede sobrevivir sin ellos. Una fuente ornamental o la ayuda a un equipo profesional de baloncesto serían dos ejemplos de elementos superfluos y prescindibles, de esos que habría que ahorrarse ahora y quizá siempre. Y en medio de todo queda la cultura, en tierra de nadie. Muchos pensando que es innecesaria y sin atreverse a decirlo públicamente Pero la veda está a punto de abrirse, ya hay quien habla de lujos innecesarios y sólo nos queda que se vuelva a poner de moda aquella canción de Kortatu: La cultura es tortura, no nos vamos a engañar.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 3 de octubre de 2011.

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...