Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2006

20000 vidas

Imagen
Ahora mismo hay en el mundo 20000 personas que están esperando para morir. No es porque padezcan enfermedades gravísimas sino de seres humanos que aguardan a ser eliminados por sus propios gobiernos. 2148 personas fueron ejecutadas durante 2005 en 22 países y el 94 % lo fueron concretamente en cuatro: Arabia Saudí, China, Estados Unidos e Irán. El año pasado se condenó a muerte a 5.186 personas en 53 países. Estas cifras son aproximadas debido al secretismo que rodea a la pena de muerte. Muchos gobiernos, como el de China, se niegan a publicar estadísticas oficiales completas sobre las ejecuciones. Allí se llevan a cabo casi el 80 por ciento de las mismas y uno puede ser condenado y ejecutado hasta por 68 motivos, incluidos delitos no violentos como fraude fiscal, malversación de fondos y delitos de drogas. En Arabia Saudí se ha llegado a sacar a personas de sus celdas y se las ha ejecutado sin que supieran que se les había impuesto la pena capital. Otras han sido juzgadas y condenada

El origen del delincuente

Imagen
En los años 60 apareció una pintada en la pared de la cárcel modelo de Barcelona que decía que la delincuencia hablaba castellano. Algo tenía de cierto aquella frase porque la migración interior había llenado la prisión de apellidos venidos del sur y los razonamientos más torpes acababan por vincular las acciones delictivas con la lengua materna del criminal. Quien escribió aquella pintada no se había parado a pensar que ser delincuente no depende tanto del punto geográfico en el que se nace ni del color de la piel, sino de las condiciones humanas y sociales en las que se desarrollan y viven los individuos. En aquellos años 60, tanto si se apellidaban Fabra o Ramírez, la mayoría de los presos tenían una cosa en común: eran pobres que intentaban huir de la miseria por el atajo de no respetar las normas. Hoy ya no se hacen esas pintadas en los muros de las prisiones pero sigue habiendo quien cree que los forasteros son los que nos traen todos los males. No sé si alguien podrá explicarle

Detención ilegal

Imagen
A mediados de 2002 gobernaba en este país el Partido Popular. Se celebró entonces una cumbre europea en Sevilla y hacia aquella ciudad se dirigían varios autocares de portugueses, entre ellos varios diputados, que pretendían manifestarse y hacer uso de los derechos cívicos europeos. Violando todos los convenios nacionales e internacionales, aquellos ciudadanos no pudieron atravesar el paso de Rosal de la Frontera y fueron tratados de forma despreciable por las autoridades españolas. Este hecho produjo en el país vecino un escándalo superlativo, provocó protestas de las más altas instancias y fue noticia de portada durante más de una semana. En la prensa española de aquellos días no hay ni una sola noticia en ningún periódico, ni los telediarios de Urdaci se percataron de que España era el foco de atención en otro país: a casi nadie le importó un pimiento que unos cuantos (i)lusos no pudieran cruzar la frontera y manifestarse, tal vez porque eso de los derechos cívicos son una cosa que

Bolivia

Imagen
Nunca habíamos escuchado hablar tanto de Bolivia y, de repente, aquellos mismos que ignoraban las tierras andinas parecen no tener ojos ni oídos para otra cosa. Nunca les importó que los indígenas del Altiplano vivieran en la miseria, ni sabían quién era Hugo Banzer, ni les preocupó que millares de personas fueran torturadas y aniquiladas por uno de los mayores sátrapas de América del Sur. Las constituciones de todos los rincones recogen con grandilocuencia que los recursos naturales de cada nación son patrimonio del pueblo soberano, pero todo se tuerce cuando hay alguien que se atreve a poner en práctica medidas que propicien un cambio democrático de las reglas del juego. Hoy apelan a la seguridad jurídica quienes nunca se preocuparon de la seguridad física de un pueblo famélico y empobrecido, se ponen nerviosos ante la bajada de las acciones pero no les importó que millones de bolivianos vivieran con menos de un dólar al día, les estremece que gente de piel oscura reclame para sí