Se admiten comentarios

Cuando uno se dedica a derramar sus puntos de vista corre el peligro de entender los silencios ajenos como asentimientos. Así que se cursa invitación a la discrepancia y se abre espacio ilimitado para la crítica, la autocrítica y la crítica de la crítica.

Comentarios

Alicia Vernok ha dicho que…
Nada, sólo mque me gusta leerte en el periódico Extremadura. Eso, y que pensaba que yo era el único que se había fijado en el negro que salía detrás de Rajoy en aquel mitin!!
Gracias. Es bueno saber que te lee alguien además de los familiares cercanos.

Por cierto, no han vuelto a poner gente de color (negro) en lmítines de Rajoy, con lo que se deduce que aquel día era todo tan espontáneo como los discursos reales

Entradas populares de este blog

De humanos y derechos

Una maestra llamada Justa

La profe de latín