28 mayo, 2007

Sr. Presidente:

Después de felicitarle y desearle lo mejor para los próximos cuatro años, es de imaginar que quiera descansar y esperemos que no lo haga en el yate de un millonario como hizo el presidente francés. Si quiere algún consejo, los mejores los puede encontrar en ese pasaje en el que el caballero de La Mancha instruye a su escudero sobre lo que debe hacer en su ínsula. Como quiera que hace casi cuatro siglos que se escribieron, bueno sería adaptar a este milenio alguna de aquellas sabias lecciones y aumentarlas.

La democracia es tan importante que sería muy triste que ayer hubiera acabado todo hasta el año 2011. Está muy bien llevar varios meses recorriendo pueblos y ciudades, hablando con todos los sectores y asociaciones, pero de nada valdrá si se encierra en el palacio de gobierno y pierde el contacto con la realidad de los gobernados. Piense en los que no le han votado y no olvide que también tiene que gobernar para ellos y nunca contra ellos. Rodéese de gente con sentido crítico, porque los aduladores siempre acaban acercándose al poder y nunca sirven para hacer ver los errores. Cumpla lo prometido y explique sinceramente sus cambios de parecer. Destierre de los usos de la política aquello de que rectificar es una muestra de debilidad cuando todos sabemos que es una prueba de sabiduría. Cuando tenga que tomar una decisión póngase en el lugar del otro antes de resolver. En caso de duda, decántese por el más débil. Que las cifras no le hagan olvidar a las personas que están detrás. Una última cosa: No haga caso de todos los consejos que le den, ni siquiera de éstos.

Publicado el 28 de mayo de 2007.

25 mayo, 2007

Reflexionar y votar

Nos quedan unos minutos de campaña y unas horas para reflexionar. Mientras me decido sobre cuál es la mejor forma de impedir que la derecha de formas extremadas y sin complejos nos gobierne, me pregunto qué tendría que pasar para que las clases populares de una ciudad tan maltratada como Badajoz empezaran a vincular sus problemas cotidianos con la presencia en el Ayuntamiento de un grupo incapaz y lleno de extraños casos urbanísitcos

21 mayo, 2007

web del PP de Badajoz

Imagino que lo quitarán en cuanto se denuncie, pero la página web del PP de Badajoz coloca en lugar central una cita periodística en la que intentan vincular a ETA con el 11M.

20 mayo, 2007

Maneras de votar

Los antiguos trenes expresos fueron una fuente de sabiduría que RENFE acabó por desarticular. En un viaje nocturno desde la periferia hacia el centro coincidimos con un chaval que estaba haciendo la mili y que provenía de un barrio de clase social media-baja, una madre con un hijo de unos tres años y un señor que roncó entre Burgos y Valladolid. La conversación acabó entrando en terrenos políticos y la madre mostró su asombro al escuchar la teoría política de aquel joven: había que votar a quienes tuvieran dinero, a los más ricos. El resto de los viajeros intentamos hacerle ver que quizá esas opciones políticas no iban a preocuparse mucho por los problemas de la gente como él. Desde entonces me he dado cuenta de que hay muchas formas de votar: tenemos a los que votarán a su partido de siempre, aunque tenga candidatos mediocres o haya tenido una gestión corrupta; otros no votan a favor sino en contra de alguien. Luego están los que votan distinto en función de la elección: son los que pueden optar por un partido para las nacionales, otro para las autonómicas y un tercero en las locales, donde la lógica de las siglas es superada por las buenas (o pésimas) relaciones personales. También tenemos a quienes votan sopesando los programas electorales, viendo cuáles defienden mejor sus intereses personales y colectivos, pero son tan pocos que muchos partidos ya ni siquiera se dirigen a ellos. Será por eso que las coaliciones gastan y gastan para tener presencia visual y parecer los más ricos. Quizá aquel chico del tren expreso, con su razonamiento simple, estaba haciendo teoría política del siglo XXI. ¡Qué pena!

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 21 de mayo de 2007

Debate electoral

El debate del jueves partía con el defecto de ser un debate demasiado rígido. Una rigidez que dice bien poco de los asesores, que no se fían de la caballerosidad de sus oponentes para dejarse hablar los unos a los otros y no acaparar el tiempo de los demás.

Ya vemos que es vox populi que Víctor Casco estuvo muy bien y me alegra por dos cosas: porque asegura que la Asamblea de Extremadura contará con una tercera fuerza política (siempre he dicho que la diferencia entre el bipartidismo y el partido único es mínima); también porque supone un triunfo personal de Casco frente a sectores internos de IU que hacen del stanilismo su manera de actuar en política y que le han estado haciendo la vida imposible. Si aquí tuviéramos leyes como las de Francia o Portugal, que obligan a dar igualdad de espacios a todas las fuerzas, IU podría dar a conocer mejor su mensaje y tendría, sin duda, más fuerza de la que tiene. Es más, donde gobierna consigue siempre mejorar sus resultados. Es como el jugador que está siempre suplente y que en cuanto le dan dos minutos es brillante. ¿Será cuestión de darle más minutos de juego?

Carlos Floriano no me sorprendió: sabe que es su última oportunidad y que tendrá que hacer las maletas si no iguala los resultados de 2003. Quizá lo consiga a base de recoger algunos votos a costa de una postura contraria a la refinería que es electoralismo puro, porque sabemos que estaba a favor y que se subió al tren del no para ver qué se pescaba por ahí. Sacarle a Fernández Vara lo de su filiación al PP fue un error garrafal, algo que podríamos definir como el sebastianismo español (para diferenciarlo del portugués): Actitud consistente en sacar en debate publico un asunto que pretende atacar personalmente al oponente y que regresa como un boomerang hacia quien pronuncia el ataque. Floriano pudo enardecer a los suyos, algo que los asesores consideran fundamental, pero no ganó ni un voto de indecisos. Su estilo hubiera sido muy bueno en un mitin pero erróneo en un debate. La próxima vez lo hará mejor (si Acedo le deja). Siguiendo el paralelismo futbolístico, su juego fue como el del madridista Benito en los 70 ó el del bilbaíno Goikoetxea de los 80, agerridos y de juego bronco, muy seguidos por su público pero abucheados por los oponentes e incapaces de arrancar un aplauso de los que no son seguidores acérrimos.

Gillermo Fernández Vara no es Ibarra. Para lo bueno y para lo "malo". No es un polemista y probablemente no enardeció a sus seguidores el pasado jueves. Pero dejando al lado los nervios del escenario, hay que decir que hizo lo correcto, lo que mejor podía hacer: no responder a los ataques de Floriano, no despreciar las opiniones de Casco y transmitir un mensaje de persona de inmensas capacidades políticas y humanas. No dejó con la palabra en la boca a ninguno de sus oponentes, pero dio un mensaje que tal vez sea mucho más eficaz: cree en "casi" todo lo que dice

Un día hablaré del "casi". Las encuestas apuntan una victoria de Fernández Vara y estoy seguro que la victoria hubiera sido mayor y habría superado el mejor de los techos de Ibarra, de no ser por la refinería de marras.

Guillermo es el jugador de calidad, algo parecido a un Messi que se encuentra con un campo regado, embarrado y sin espacios para desarrollar sus capacidades, pero que es capaz de arrancar elogios del contrario. Además tiene en estos momentos "una lesión" que le hace vulnerable por un lado, pero es sin duda un jugador de gran calidad y que en un terreno en buenas condiciones y recuperado de "su lesión" hará olvidar a sus seguidores los éxitos de Ibarra.

Luego contaré algo más de Guillermo Fernández Vara

15 mayo, 2007

Con fianza

En el año 1999 el programa del PP prometía rehabilitar el Fuerte de San Cristóbal. Cuatro años después, en 2003, nada se había hecho en el lugar, pero el PP volvió a incluir como promesa la rehabilitación de esta zona abandonada.

Falta una semana para las elecciones y no me he leído el programa del PP para saber si se culmina la obra. Sólo han pasado ocho años y sólo se ha incumplid en un par de ocasiones el contrato electoral con la ciudadanía.

Por eso pienso que el letrero del PP en las calles tiene un error: Falta un espacio y no les ha cabido una explicación. Lo que quieren decir es que si las promesas electorales fueran tan válidas como los contratos mercantiles, algunos deberían salir a la calle CON FIANZA

14 mayo, 2007

Ciudadana Aguirre: Yo objeto

Esperanza es la primera que pierde...

.... los papeles.

¿Vamos a poder objetar todas las asignaturas que nos pongan? Por ejemplo: Yo creo en Adán y Eva y no soporto que mi hijo reciba en Conocimiento del Medio nada que tenga que ver con Darwin y la teoría de la evolución de las Especies. Y que si quiere ser biólogo lo pueda hacer objetando a todas las asignaturas en las que haya colisión con mi religión.

Sin comentarios

Debates y campañas

Hace un par de semanas pudimos ver a los candidatos franceses debatir durante más de dos horas ante más de veinte millones de espectadores. En Estados Unidos los precandidatos republicanos y demócratas se enfrentan dialécticamente por decenas sin que tiemblen los cimientos del sistema. Son muchos los países en los que no se conciben unas elecciones sin debates y aquí, para llevar la contraria, sólo nos queda la memoria del año 1993. La receta es siempre la misma: el que está en el poder no quiere y el aspirante arde en deseos, independientemente del color político. Sólo así se explica que aquel año hubiera debates, porque quien estaba en el poder se veía casi fuera de él y fue gracias al duelo televisivo que los socialistas vencieron a Aznar por segunda vez. De vez en cuando sería de agradecer un ejercicio de pedagogía política y de coherencia. De nada vale criticar que el candidato socialista a las autonómicas no quiere participar en tal o cual televisión cuando el alcalde popular de la principal ciudad de la región se niega a debatir con un oponente, del que dice textualmente que "ni siquiera es de aquí". Desde luego que lograría un espaldarazo de votos quien se atreviera a decir que debate en todos los lugares y en cualquier circunstancia: en primer lugar porque estaría demostrando que cree en aquello que propone y que está dispuesto a defenderlo. En segundo lugar porque estaría tratando a los votantes como adultos, como seres capaces de sacar conclusiones del contraste de pareceres. Es así como se persuade y no organizando mítines para convencidos, ni con vallas de señores irreconocibles por el photoshop

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 14 de mayo de 2007

Nota: Qualquier parecido entre la foto del cartel electoral y esta otra, tapándose la cara cuando la sombra de la especulación traspasaba las recalificaciones multimillonarias con salida del pleno por "decencia", las enajenaciones sospechosas de terreno público que hacen que tal concejal obtenga pisos más baratos que el resto, y cuando la familia de uno firma una venta millonaria el mismo día que los recalifica el pleno, .... ES PURA COINCIDENCIA.

Por cierto:
¿Dónde puedo conseguir los programas electorales del PP en badajoz de los años 1999 y 2003?

12 mayo, 2007

Faxes y razonamientos

Leo en EL PERIÓDICO EXTREMADURA del 12 de mayo de 2007 que el portavoz socialista, José Ramón Suárez, había desvelado la existencia de otro fax enviado desde la asesoría jurídica del consistorio sobre un contencioso de contenido urbanístico que un particular mantiene con el Ayuntamiento de Almendralejo. Según el concejal del PSOE este fax demostraría que hay un empleado municipal que realiza trabajos privados desde la sede de la corporación. Monago (PP) contestó que evaluarán esta denuncia aunque la circunscribió a la estrategia electoral del PSOE.

Ahora viene mi razonamiento: ¿Si el señor Monago considera que esta denuncia debe ser evaluada, cuáles son las razones que le impulsan a no hacerlo y considerar que se trata de una estrategia electoral del oponente? ¿No sería mejor esperar a los resultados de la evaluación antes de matar al mensajero?

Esperemos que su lógica no sea la misma cuando sea alcalde.

06 mayo, 2007

Revuelta de mayo

Se levanta uno un poquito más tarde de lo habitual por ser el primero de mayo y oye rumores de revueltas juveniles en las calles de Madrid. Y a uno le da por pensar que los mileuristas se han cansado de la explotación laboral, los becarios de investigación se han plantado de una vez por todas, los extorsionados por el mercado inmobiliario han dicho basta y la savia nueva se dispone a hacer temblar, nuevamente en mayo, los cimientos del sistema. Poco después se cae uno del guindo y repara que todos los contenedores quemados, todas las carreras y todas las pedradas tenían como sublime objetivo revolucionario la celebración de un botellón. Y uno piensa que es el día de la marmota, que ha vuelto al Cáceres de los primeros años 90, cuando los estudiantes pagaban cantidades estratosféricas por tugurios llamados pisos y se rebelaron, por llamarlo de alguna forma, el día que en la Madrila se adelantó el horario de cierre.


Pero algo es diferente porque, lejos de los que alborotan por casi nada, sí que existen jóvenes organizados en busca de su dignidad, investigadores que reclaman tener seguridad social, manifestaciones pacíficas reclamando un techo o un sinfín de cooperantes y solidarios. Otra cosa es que apenas encuentren hueco en los telediarios o en las portadas de los periódicos entre infantas y tonadilleras. Sólo nos llaman la atención y nos escandalizan cuando vuelcan contenedores y se les ignora cuando reclaman un lugar en un mundo más justo. Mayo será siempre recordado como un luminoso escenario para las revueltas de juventud aunque, como este año, empiece lluvioso.


Publicado en EL PERIÓDICO DE EXTREMADURA el 7 de mayo de 2007, justo el día siguiente a la victoria electoral de Sarkozy, un tipo que dará que hablar y que llega queriendo arrasar los logros de Mayo de 1968. En principio ya ha conseguido que una mujer no alcance la presidencia de la República. Ahora sólo nos queda ver como la liberté, egalité et fraternité se convierten en desigualdad, seguridad y racismo. Ojalá me equivoque pero quien se ha llevado los votos de Le Pen tendrá que hacer oncesiones a su electorado



El artículo 40

Algunos de los que más énfasis ponen en llamarse a sí mismos constitucionalistas, suelen padecer olvidos selectivos del texto. Les encantan ...