24 junio, 2007

Los lunes al sol



Hace pocos años una película nos mostraba el drama social de la reconversión brutal y la herida social del desempleo. Basándose en hechos reales, como los telefilmes del domingo por la tarde, Javier Bardem y Luis Tosar se ponían en la piel de dos trabajadores de una empresa de astilleros que, después de haberse alimentado de ayudas públicas y tras haber explotado todo lo exprimible, decide poner el cierre y liquidar a los seres humanos como si se tratara de herramientas, enseres o inmuebles. Los hombres que inspiraron a Fernando León de Aranoa entraron en prisión la semana pasada acusados de haber destrozado una cámara de vigilancia durante una protesta sindical. Tres años es la condena impuesta por dañar algo que a buen seguro no valía más de tres mil euros y ya han dormido varios días en la cárcel asturiana de Villabona. Siempre me he preguntado lo diferente que es transgredir la ley con traje y corbata o hacerlo con un mono de trabajo, porque pocas veces hemos visto entrar en prisión a los que usan las subvenciones de todos para crear empleo y no devuelven nada cuando les interesa trasladar el garito a Singapur y dejar a miles de familias en la estacada. Cándido y Juan Manuel, que son los nombres de estos trabajadores, han cometido dos errores: el primero de ellos pagarla con un elemento de mobiliario urbano; el segundo causar un daño público, aunque de poca importancia, arropados por banderas rojas y con aspecto de obreros, porque todos sabemos que quienes destrozan el interés general desde los despachos enmoquetados y con el pelo engominado no pasan ni los lunes al sol ni los martes a la sombra. http://javierfigueiredo.blogspot.com/


Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 25 de junio de 2007

17 junio, 2007

La cara de la moneda

Si alguna vez van a una sala de espera de pediatría o a una reunión de padres de alumnos del colegio se darán cuenta de que, salvo excepciones, sólo hay mujeres acompañando a los niños u ocupándose por los asuntos escolares. Volvía a reparar en ello el lunes pasado, cuando llevaba a mi hijo a unas pruebas de alergia y el médico, al verme entrar, se asombró y preguntó dónde estaba la madre. Le contesté que había pedido yo el permiso y que nos turnamos para estos menesteres. Me atreví a decirle si hacía la misma pregunta sobre el padre cada vez que venía un niño con la sola compañía de la madre y, con cierto malhumor, me respondió que eran las madres las que le servían para algo en estas situaciones. No andaba desencaminado en su apreciación porque en los minutos siguientes me preguntó por toda la vida, obra, milagros y enfermedades de mi hijo, algo que un padre que no hubiera estado acostumbrado a ir al pediatra habría sido incapaz de responder. Fue entonces cuando constaté que permanece en muchos subconscientes un concepto de normalidad sobre los papeles de varones y mujeres que cuesta mucho eliminar. El machismo no se tapa con las leyes y que sean hombres o mujeres quienes aparecen en la cara de las monedas es poco importante, pero precisamente esa irrelevancia nos debiera hacer reflexionar sobre qué llevó a ignorar a los personajes femeninos a la hora de acuñar nuestras recientes monedas: ¿no existían o no se pensó en ellas porque hasta el lenguaje las hace invisibles? Cuando en la sala de espera de pediatría haya tantos varones como mujeres estaremos empezando a salir del túnel de la desigualdad.
Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 18 de junio de 2007
P.S. No se pueden imaginar cuánto nos queda por hacer en el camino de la igualdad. Primero porque las nuevas generaciones de varones no vienen, ni mucho menos, con otro chip. En segundo lugar porque el fascismo machista se encargó de hacer ver que el feminismo no tenía sentido y era algo transochado, cunado en realidad lo que estaban haciendo era defender el status machista desarticulando el movimiento. La igualdad debe empezar desde el minuto 1 del partido: Con coeducación absoluta en la escuela, con re-educación de padres y madres, con igualdad en la pareja. Si una mujer consiente la desigualdad en la pareja está permitiendo que el machismo impere dentro y fuera de casa. Podremos hacer muchas leyes, pero necesitamos cambiar mentalidades. El día que veamos en una moneda a María Moliner, a la que en el año 1972 no dejaron ser académica de la lengua porque el resto de varones eran conscientes que ella sabía más que el resto, no habremos dado un paso pero sí habremos tenido un detalle.

10 junio, 2007

Corporativismo

Si hay algo que saque de quicio a quienes creen en la racionalidad es el corporativismo ciego que hace que, por principio, los colegas de profesión nunca se equivoquen. Esta particular manera de ver las cosas provoca que cualquier crítica o denuncia a un compañero de profesión sea interpretado como un ataque a todo el cuerpo. Viene esto a cuento porque el pasado miércoles se manifestaron en Barcelona miles de mossos d’esquadra que pedían la dimisión del consejero catalán de interior y decían hacerlo en defensa de la dignidad de sus compañeros. Si uno no supiera nada de la trastienda del asunto podría pensar que es una reivindicación justa, pero resulta que la indignación de los manifestantes viene originada por la instalación de cámaras en una comisaría que nos han mostrado una paliza a un detenido y una chica rusa abofeteada, esposada y con 38 hematomas. Por fin hay un responsable policial que cumple con una de las recomendaciones que desde hace años reclaman organizaciones como Amnistía Internacional, la de instalar cámaras en las comisarías para garantizar que no existen malos tratos y para defender a los policías de las denuncias falsas que se pudieran producir. Pero cuatro mil policías están molestos porque creen que su jefe ha propiciado el descrédito del cuerpo cuando destapa casos aislados de malos tratos y no se indignan con esa minoría de sus compañeros agresores, que son quienes realmente están desprestigiando a la policía catalana con unos modos que, desgraciadamente, no están desterrados. Por lo que se ve, la enfermedad del corporativismo tiene difícil cura. http://javierfigueiredo.blogspot.com/




Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 11 de junio de 2007

04 junio, 2007

Una persona, un voto

El sufragio universal, el equiparar a cada persona con un voto de igual valor independientemente de su condición social o su nivel de formación, había pasado por ser uno de los grandes logros de las democracias modernas. Pero los grandes principios se quedan en nada cuando comenzamos a elaborar reglamentos que pervierten totalmente el espíritu de libertad e igualdad de la era contemporánea. Es así como en Inglaterra hay partidos sin representación parlamentaria en la Cámara de los Comunes a pesar de tener un 20% de votos en todo el territorio. George W. Bush hijo fue elegido presidente en el año 2000 aunque tuvo menos votos que Gore . En la isla de Gran Canaria hay un partido con 50.000 votos que no consigue escaño y Coalición Canaria lo consigue con 19.000. Aquí PSOE y PP consiguen que cada uno de sus diputados representen a unos 9.000 votantes y habría que preguntarse por qué los 29.000 votos de IU no le sirven para conseguir ni tan siquiera un diputado. Hemos heredado y mantenido un sistema electoral de los inicios de la transición, cuando la derecha que pasaba de la dictadura a la democracia tenía más miedo a la pluralidad de la sopa de letras que fe en la capacidad de diálogo de la clase política. Desde entonces sufrimos una deformación de la representación popular que, en ocasiones, se lleva por delante a políticos como Víctor Casco , que en el único debate televisado y en la única oportunidad que tuvo de darse a conocer al gran público causó una excelente impresión incluso a quienes no piensan como él. Sus lágrimas nos hicieron ver lo humano que hay en la política y lo injusto de muchas normas electorales.

Publicado en El PERIÓDICO EXTREMADURA el 4 de junio de 2007

02 junio, 2007

A propósito de usted

Florián Recio Escribe hoy en su columna de EL PERIÓDICO EXTREMADURA una leve loa sobre la vuelta al uso de usted en las aulas de Sarkozy.

Discrepo profundamente con el autor. El respeto no está en la forma de tratamiento lingüístico. ¿Acaso las lenguas que no difieren entre tú y usted son menos irrespetuosas? La cercanía con el alumnado no es un impedimento para hacer bien el trabajo sino todo lo contrario. Una forma de saber comprender mejor las necesidades del cliente, del alumno. Es más, le dirá que las personas que más irrespetuosas han sido conmigo me trataban de usted.

No nos dejemos engañar con estos guiños neoconservadores a lo rancio. Tratar de tú a tú no tiene por qué implicar desconsideración y la distancia del usted, además de frialdad humana, puede ir acompañada de de crueldad y desprecio

El artículo 40

Algunos de los que más énfasis ponen en llamarse a sí mismos constitucionalistas, suelen padecer olvidos selectivos del texto. Les encantan ...