28 febrero, 2009

Vetusta Morla

No sabía nada de ellos. Me los dio a conocer una amiga hace unos meses. De repente los veo por todos los periódicos.  Este vídeo no es de la canción que más me gusta:prefiero esta otra.

Russian Red

De vez en cuando sale una voz distinta. La chica es de por aquí y canta en inglés. Muy bien, por cierto.

23 febrero, 2009

Corrupción


Hubo una época en la que la palabra corrupción iba ligada a Miami. Todo era culpa de unos policías con una estética peculiar que se salían por la tele. Poco después llegarían los tiempos de Filesa, de Roldán y de Naseiro. Unos casos eran presentados como muy graves, porque la corrupción era para beneficio individual, y otros se consideraban más benévolos porque tenían como finalidad financiar a los partidos. Parecía que habíamos aprendido de aquella época y se habían creado los mecanismos para evitar casos semejantes, pero en una especie de eterno retorno o de día de la marmota, todo vuelve. Era poco menos que imposible que en una década de crecimiento económico desmesurado, con superávit por todos los lados y pelotazos urbanísticos, inmobiliarios y tecnológicos, no surgiera una legión de pillos dispuestos a llevárselo crudo. Pero no nos engañemos: no es que tengamos unos cuántos políticos corruptos en una sociedad impoluta. Todos estos casos, los actuales y los de antes, no son otra cosa que el reflejo de una sociedad menos inocente de lo que parece, en la que no se ve con malos ojos tener una influencia para que te atienda antes el especialista médico, donde todavía es más útil tener un buen padrino antes que una buena formación y donde no se siente pudor alguno en reconocer las pequeñas corruptelas que se encuentran al alcance de la mano. De todas estas historias que hoy se desvelan en Madrid y Valencia tal vez consigamos otro antídoto temporal, pero la vacuna definitiva hay que empezar a inocularla no sólo desde los juzgados y comisiones parlamentarias sino en las familias y en las escuelas.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 23 de fenrero de 2009

21 febrero, 2009

Servicios públicos (literalemnte)



En una aldea como Marvão he encontrado hasta cuatro servicios públicos, en un estado más que digno, el cuádruple que una ciudad como Badajoz, de 150.000 habitantes. Es una simple curiosidad, pero a lo mejor había que reflexionar algo.

16 febrero, 2009

Respirar


Una amiga realizaba un viaje por carretera e hizo una de esas oportunas paradas que nos recomienda la Dirección General de Tráfico y la voz cansina de los modernos navegadores GPS. Entró acompañada de dos niñas de corta edad en un área de servicio que está al lado de los túneles más importantes de la región y, entre una nube de humo espesa, leyó un cartel que le indicaba que se encontraba en el área reservada a las personas que no fuman. A pocos metros había un pequeño espacio acristalado para fumadores, que estaba totalmente vacío, mientras que en la barra se agolpaban como chimeneas el resto de clientes. Mi amiga comentó al camarero esta paradójica situación, pero le respondió que no pasaba nada y que se podía fumar donde se quisiera. Poco después aparecen agentes de la autoridad uniformados y mi amiga aprovecha la ocasión para preguntarles si les parece normal lo que allí está pasando. La desoladora respuesta fue que no podían hacer nada. Esta anécdota verídica, como las que contaba Paco Gandía, nos recuerda que hace tres años se hizo una ley que a quienes tenemos el defecto de no fumar y querer respirar aire medio limpio no nos sirve para casi nada: encontrar un bar sin humo en España es tan complicado como ver un lince ibérico, desayunar o merendar en una cafetería es tarea casi imposible si no quieres salir ahumado como un salmón, por no hablar los espacios de trabajo en los que se sigue fumando porque quién se atreve a decirle a un jefe o al patrón que hay una ley 28/2005. En Extremadura se fuma hasta en las pastelerías y uno se pregunta si alguien responsable se ha dado cuenta de todo esto. 

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 16 de febrero de 2009.

15 febrero, 2009

Domingos soleados de invierno

La luz ya ha dejado de tener ese tono anaranjado que nos gusta a los aficionados a la fotografía. Antes de las nueve,  por insignificantes que sean, todos los objetos parecen ganar una belleza singular con esa luz. Las personas también. A lo mejor la solución a los problemas del mundo es madrugar.

09 febrero, 2009

Fallo del sistema


Esta no es la primera crisis económica. Ya las hubo muy graves en 1929 y en 1973. Incluso a primeros de los 90 hubo una que le costó la reelección a Bush padre y propició la llegada de  ClintonHay quien dice que las crisis son un montaje para revolver las aguas y que algunos pescadores se llenen la cesta. Otros creen que no, que la economía es una ciencia casi exacta camuflada por analistas, expertos y maquilladores de datos. Para ser justos tendríamos que decir que esta crisis no ha sorprendido a todos. Algunos ya alertaban desde finales de los años 90 que íbamos por un camino insostenible, que habíamos creado en el primer mundo un sistema económico y de producción que se basaba en consumir más de lo necesario, endeudarse para comprar cosas prescindibles e ir pasando la cerilla como en ese juego en el que pierde aquel a quien se le apaga en la mano. Ahora están trabajando a marchas forzadas los mecánicos, los que creen que el sistema tiene fallos que hay que corregir. El objetivo es volver a poner en marcha una nueva espiral de consumo que, a su vez, ponga en pie a las empresas que generan muchos más productos de los que realmente necesitamos consumir. Sí, una pescadilla que se muerde la cola y para quedarse sin aliento. Menos mal que, de vez en cuando, aparece un economista de 92 años como José Luis Sampedro y nos deja con una duda que nadie medianamente inteligente debería dejar de plantearse: ¿Y si no estuviéramos ante desajustes en el funcionamiento del sistema sino ante un fallo global del propio sistema? Quizá sea el momento de hacer de la economía una disciplina llena de humanidad.


Nota: La portada es de un disco del grupo Reincidentes, en el que canta mi viejo amigo Fernando. En su día me pareció una carátula muy dura pero elocuente. Hoy me he acordado de ella a la hora de ilustrar esta columna.

08 febrero, 2009

Domingos de invierno


Echar un vistazo a la prensa, consultar el correo, recorrer los blogs, preparar comidas para la semana, leer de un libro en el sillón, una película en la sobremesa, un tiempo para jugar, ver el sol por las ventanas, fotografiar un atardecer por encima de los tejados y disfrutar del silencio, una de esas cosas que tanto se echa en falta en las ciudades. Hay gente que los odia. Yo también lo hice, pero ahora creo que los domingos, el día del sol, son uno de esos momentos que no me importaría que se eternizaran. ¿Será esto uno de los indicios de la vejez? 

02 febrero, 2009

Magrear


El miércoles pasado aparece en este periódico un curioso titular: Monago insta a Vara a que no “magree” más a las cajas. Las comillas en el verbo ya aparecían en la noticia y me impulsaron directamente al diccionario, porque tenía dudas incluso sobre la existencia oficial de la palabra. La Real Academia de la Lengua disipó mi inseguridad inicial, ya que el término aparece recogido con dos acepciones que me trasladaron la duda a lo que Monago quiso decir. Lo primero que nos advierte el diccionario es del carácter vulgar del término, que es definido “como sobar o manosear lascivamente a alguien”. Por un momento me imaginé a Vara con esas actitudes libidinosas frente a unas cajas. Averiguar que las susodichas cajas eran de ahorros tampoco me tranquilizó especialmente, porque no lograba visualizar al presidente en tal actitud entre sucursales y consejos de administración, lugares poco apropiados para el magreo. Así que deduje que el jefe de la oposición regional no estaba reclamando un comportamiento recatado al presidente extremeño, como le delata una frase en la que reclama protagonismo: "Si Vara quiere llevar este tema para que lo magreemos un poco más en el Parlamento...”. Así que a lo mejor hay que fijarse en la segunda acepción del verbo, la que lo define como “comer la parte más gustosa de los alimentos”. A muchos no nos quita el sueño la fusión de las cajas, pero nos preocuparía que se solventara con un blindaje para todos los consejeros y altos cargos, junto a los despidos y prejubilaciones de centenas de trabajadores. Eso sí que sería magrear en el amplio sentido del término. O algo peor.

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...