30 abril, 2009

29 abril, 2009

Javier Ortiz


No era el mejor desde el punto de vista literario, pero sabía usar su ironía y su capacidad de ver un punto de vista diferente en cada una de sus columnas. Ha muerto
un columnista de referencia. Al menos para mí. Merece la pena releerlo.

27 abril, 2009

La calle de Margarita


Nacer mujer en España a finales del XIX no era nada fácil. El hecho de serlo era una condena: analfabetismo, represión, falta absoluta de derechos políticos o sociales e incluso negación de la propia condición de persona adulta, ya que ellas pasaban de ser propiedad del padre a pertenencia del marido. Si hoy estamos en una situación diferente se lo debemos a quienes se adelantaron a su tiempo e hicieron el trabajo más difícil, el de romper con unas normas establecidas por la fuerza de la testosterona y no por la razón. Una mujer, allá por el año 1919, escribió La condición social de la mujer en España. Luego fue diputada por Badajoz durante las tres primeras legislaturas de la democracia en España. Hizo la primera traducción de Kafka al español, escribió siete libros más, dio conferencias en Méjico y por toda Europa hasta que murió en el exilio, mientras en España reinaba una dictadura surgida del fascismo. Hace más de 20 años que una calle de Badajoz pasó llevar su nombre y esta semana pasada nos enteramos de que el Ayuntamiento de la ciudad, en una rabieta ante la obligación legal de retirar los homenajes a golpistas como Mola, ha optado por borrar el nombre de Margarita Nelken del callejero. No debe de ser muy alto el aprecio de la lucha por la igualdad que tendrán quienes creen que la primera mujer que representó democráticamente a Badajoz no merece ni siquiera una calle estrecha y mal asfaltada. Uno no sabe si lo hacen porque ignoran quién fue o porque les duelen los importantes cambios que nuestras sociedades van logrando y que ella, casi en solitario, inició hace un siglo.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el día 27 de abril de 2009.

26 abril, 2009

Un libro


Un gesto ha servido para que este libro pase a ser uno de los más vendidos. Lo perdí hace más de 20 años. Para muchos fue un libro de cabecera y hasta un refugio de argumentos en los años previos a la conmemoración del V Centenario del llamado descubrimiento de América. No sé dónde estará. A alguien se lo dejé y nunca más lo volví a ver. Pero Galeano ha seguido escribiendo y entre sus libros está el que más veces he comprado. Patas arriba. La escuela del mundo al revés. Entre encargos y regalos son ocho los ejemplares que me he llevado de una librería. Ya se está haciendo viejo, como le pasa a Las venas abiertas de América Latina, pero es una delicia leerlo y releerlo. Por cierto, también es muy recomendable Espejos, una historia casi universal.

23 abril, 2009

Aprendices de Berlusconi


Me voy a pensar un poco más despacio lo que quería decir. Pero hay noticias que producen una infinita tristeza, como la que canta Man Chao. Me alegro mucho de que le pongan a Antonio Ayuso el nombre de una calle, que a buen seguro que la merecía. Me parece que ya era hora que el Ayuntamiento de Badajoz eliminara los rastos del franquismo (recordemos, por si no lo sabe Celdrán y el PP de Badajoz, que Franco era un dictador fascista amigo de Hiter y Mussolini). Y ahora que la ley les obliga, porque ellos como simpatizantes no tenían niguna voluntad de cambiar nada, aprovechan para arremeter contra Margarita Nelken. 

Dicen: "Vale nos obligáis a quitar los nombres de esta calle, pero no os vais a ir de rositas."

Esto merece algo más reposado. De momento sólo me queda lamentar vivir en una ciudad gobernada por aprendices de Berlusconi, que no disimulan ser afectos al régimen antidemocrático y a quienes les tiene que doler que una mujer fuera representante popular por Badajoz en aquellos tiempos en los que, por primera vez, los pobres y las mujeres pudieron votar. Probablemente a ellos les hubiera gustado continuar con el sufragio censitario.

20 abril, 2009

Curriculum


De pequeño me imaginaba que para ser ministro tenías que ser una eminencia en la materia. Pensaba que la cartera de Interior la llevaría un experto policial, la de Agricultura una ingeniera en la materia y la de Sanidad algún médico con experiencia en gestión hospitalaria. Después me dijeron que no, que no era necesario y que los altos cargos están para trazar las líneas políticas sin necesidad de ser técnico en la materia. Será por eso que un físico como Sancho Rof soltó aquello del bichito de la colza y, en cambio, un economista como Ernest Lluch instauró la asistencia sanitaria universal. Luego me volvieron a asaltar las dudas, allá por el año 1996, cuando Pilar del Castillo rechazó una cartera de Medio Ambiente alegando no tener ni idea del tema. Esa tarea la asumió Isabel Tocino, que tenía menos idea que su compañera pero también menos vergüenza. La admiración por Pilar del Castillo se me desvaneció aquel día del año 2000 en que asumió su cartera de Educación, asunto en el que demostró tener la misma incompetencia que había manifestado anteriormente sobre la fauna y la naturaleza. Hace poco nos cambian unos cuantos ministros, quitan a un científico de Sanidad para poner a una jurista y la cultura cae en manos de alguien que ha estudiado Filología Clásica. Así que uno no sabe si merece la pena que nos lean el curriculum de un nuevo nombramiento, porque la eficacia y el saber estar de un político no dependen de la profesión que haya ejercido. Prueba de ello es que el concejal de Hacienda de Badajoz, siendo profesor de Economía, no tiene todavía aprobados los presupuestos de este año. A finales de abril.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 20 de abril de 2009.


P.S. Me entero, después de escribir esto, que el martes 21 de abril se aprueban los presupuestos del Ayuntamiento de Badajoz. Tampoco es nada grave que, sin ser año electoral, ni haberse producido un cambio en el partido gobernante, ni revuelos por causa de gobiernos minoritarios, el profesor de Economía Financiera haya tardado casi cuatro meses en presentar los presupuestos. Es que a veces somos demasiado exigentes.

15 abril, 2009

Cielo de abril

Punto de vista



Hay cosas que no se descubren a primera vista. El punto de vista es clave para conocer las características de los objetos o los retos ante los que nos encontramos. A veces hay que alejarse o simplemente girarse un poco para descubrir que, lo que mucho tiempo estuvo delante de nuestras narices, no era lo que pensábamos.





La torre hendida por el arco iris

Una foto que hice el otro día

14 abril, 2009

Una fecha

14 de abril

Un día para recordar muchas cosas. Algunas se definen con tres colores. Otras son indescriptibles.

13 abril, 2009

La vida cultural


Leía la semana pasada una anécdota que le había pasado a un escritor en Extremadura y que mencionaba la tipología de los asistentes a actos culturales. Si uno es asiduo de conferencias y eventos similares, habrá podido comprobar que hay una fauna que se repite en diferentes ciudades. Por un lado están los que van a todas y nunca han osado levantar la mano en el turno de intervenciones. Son seres admirables, porque se supone que lo tienen todo claro y, además, no molestan ni hacen perder el tiempo a los demás. Luego están los que preguntan siempre, independientemente de que se hable de la flora amazónica o del churrigueresco. Es un grupo al que hay que proteger porque son pocos, suelen haber prestado atención y consiguen hasta sacar una frase ingeniosa del conferenciante más aburrido. Por otro lado tenemos a los que van a hablar de su libro y lo mencionan en su intervención aunque no tenga nada que ver con el tema tratado por el orador. Da igual que venga Maruja Torres o el doctor Estivill, porque siempre hay ocasión para mentar su tratado de árboles autóctonos publicado en el 89. No me olvido de los que van, están mirando las musarañas, hacen una intervención que causa vergüenza ajena y se acercan a la mesa al finalizar el acto para saludar al conferenciante, disculparse o las dos cosas. Si hay canapés se suman unos estómagos acompañados del resto del cuerpo. Pero lo que no puede faltar nunca es el tonto integral, el que conjuga impertinencia, falta de saber estar y mezcolanza de ideas peregrinas. Una buena taxonomía de nuestra vida cultural debería recoger otras especies. Seguro.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 13 de abril de 2009.

06 abril, 2009

Mi generación


Hay un par de excusas que son típicas de quienes no tienen razón. La primera de ellas consiste en acusar a los demás y decir que están en peor situación. Esa fue una de las que usó Rajoy para justificar su desconocimiento de la lengua de Shakespeare al ser preguntado por un ciudadano. Pero Mariano no se conformó con eso sino que mencionó a otros pecadores, sacó el niño acusica que lleva dentro y afirmó que Aznar y Felipe González fueron buenos presidentes a pesar de no saber inglés. A uno le dan ganas de hacer muchos comentarios, pero lo resumiré con aquel refrán que decía que el mal de muchos era consuelo de un determinado tipo de personas. La segunda excusa le sirve para escudarse en el hecho de que en su generación no se aprendía inglés. Parece como si una vez aprobadas las oposiciones para registrador de la propiedad se hubiera cerrado toda posibilidad de aprendizaje ulterior. Por la misma regla de tres, los que fuimos al instituto en una época en que lo más parecido al ordenador era un cruce de calculadora Casio con una Olivetti, deberíamos estar escribiendo estas líneas con papel de calco, metiéndolas en un sobre y echándolas en un buzón amarillo. Este pretexto sirve para más cosas: hay varones que no fríen un huevo ni friegan un plato porque son de aquella generación que no fue educada para determinadas tareas. No, señor Rajoy, el argumento no vale. Nunca es demasiado tarde para aprender otra lengua y sólo se necesita voluntad, profesorado que sepa trasmitir y, sobre todo, perder la vergüenza y el miedo al ridículo. Los de su generación también pueden decir yes we can. Se lo aseguro.


Para que no digan que soy tendencioso: Me parece que lo de Aznar es admirable. Perder la vergüenza y el miedo al ridículo es fundamental para aprender idiomas. Lo que pasa es que para otras cosas hay que tener un poquito de vergüenza y el mozo la ha perdido toda por completo.

04 abril, 2009

Un experimento

Realmente curioso. Ahora entenderán que a uno le parezca muy bien que la gente se meta en vena lo que le de la gana, pero que pida respeto para que no le prendan fuego a los cilindros blancos en espacios públicos comunes y cerrados. 

Y que las autoridades den ejemplo.

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...