30 mayo, 2011

Lecciones de política


Apago la radio cuando conectan con el Congreso para la habitual sesión de control. Me cuesta entender las palabras vacías entre el griterío y el espectáculo me causa tristeza y vergüenza ajena. En cambio, he pasado tres tardes por las acampadas de gente indignada y me he reencontrado con la política: he vuelto a ver a viejas caras conocidas, a luchadores infatigables de causas justas, a cristianos de base, a libertarios, a ecologistas, a gente de izquierdas y algún que otro amigo moderado. Y hablan de forma ordenada, se escuchan e intentan hacer avanzar sus propuestas, con las dificultades de todo proceso asambleario pero con todas sus virtudes, que no son pocas. Es más fácil elegir a alguien para que nos mande y piense por nosotros, porque nada hay más eficiente que las dictaduras. El problema es que todavía hay gente que prefiere construir su futuro a que se lo den fabricado. Y esta gente suele sacar de sus casillas a los que tienen en el fondo de su alma un sargento chusquero o un recluta sumiso. Y mientras tanto el panorama político regional se llena de hermeneutas capaces de interpretar lo que dice Extremadura, a la que convierten en sujeto activo de sus frases. Todos a la espera de lo que decida Pedro Escobar. Y mi amigo de Acedera deja en fuera de juego a medio mundo porque dice que va a escuchar, va a reflexionar, va a debatir pausadamente y dar la última palabra a las bases. Hay quien dice que está fuera del mundo y quizá tengan razón: cuando se lucha por uno nuevo se corre el peligro de parecer extraterrestre. De momento habéis dado una lección, pero no os equivoquéis. No podemos permitírnoslo.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 30 de mayo de 2011.

23 mayo, 2011

15

Hoy es uno de esos días difíciles para la gente de letras: se habla demasiado de números. Imagino que ya habrán escudriñado todas las cifras y porcentajes, ya está claro quién llevará la vara de alcalde en unos sitios y dónde habrá incertidumbres en función de pactos. Pero hay quien dice que desde el pasado día 15 las cosas ya no podrán ser como antes y que las maquinarias de los grandes partidos tradicionales, que funcionan con los mismos parámetros del XX, se han quedado en fuera de juego ante una respuesta popular incontrolable. Ha sido curioso ver las caras de asombro de contertulios sabelotodos que jamás habían escuchado las siglas ATTAC, ni sabían nada de múltiples movimientos sociales que eran fácilmente silenciados con el aislamiento mediático. Hace 20 años era imposible convocar a la ciudadanía por una causa justa si no te daban cancha periódicos y televisiones. Hoy, en un par de horas, se consigue movilizar a millares de personas sin necesidad de tener una licencia de TDT. No sé qué será de este movimiento, si será reventado con infiltrados o desprestigiado con bulos. De momento ha servido para poner en cuestión algunas verdades inquebrantables que los jóvenes de la transición han querido convertir en eternas: un sistema democrático en el que nuestra función como ciudadanos de pueblos y regiones se acabó ayer y no reaparece hasta dentro de 1480 días. Hasta entonces seremos súbditos, con todas las garantías que quieran, pero meros súbditos cuya opinión rara vez es tenida en cuenta. Nos toca elegir entre el espíritu del pasado día 15 ó el silencio hasta el próximo año que acabe en 15.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 23 de mayo de 2011.

16 mayo, 2011

Segunda vuelta

Soy partidario de las elecciones con doble vuelta. Sí, ya sé que habrá quien diga que es más caro y que la gente se puede cansar, pero también hay mil formas de hacer los comicios más ecológicos y nadie las pone en práctica. La cuestión es que las dobles vueltas permiten escoger con entera libertad a tus parlamentarios o concejales en una primera votación, en la que no vale ni apelar al miedo por si gana otro menos deseado, ni a la concentración de votos en pos de la gobernabilidad. Este sistema, muy común en muchas democracias, consigue sacar una fotografía perfecta de lo que quiere cada uno, votando en positivo, cada uno a la opción que mejor se adapte a su manera de pensar, y convirtiendo cada parlamento o pleno municipal en un espejo de la pluralidad (que no dualidad) ciudadana. Una semana más tarde se celebra una segunda vuelta, en la que comparecen las dos candidaturas más votadas para dirimir quién forma gobierno o toma la vara de alcalde. Sería en ese momento cuando las fuerzas políticas podrían llevar a cabo sus conversaciones y acuerdos, para apoyar a unos y retirar la confianza a otros, pero teniendo en cuenta que la decisión última recae nuevamente en los ciudadanos. De esta manera se dejaría en fuera de juego a tránsfugas como Tamayo y Sáez, aquellos que en 2003 llevaron a Esperanza Aguirre hasta la Puerta del Sol, y evitaríamos las monsergas de los exégetas del voto, esos que pontifican que los emitidos en blanco benefician al poder, la abstención a la oposición y el voto nulo a casi nadie. El lunes que viene podríamos echar de menos alguna segunda vuelta. Deberíamos planteárnoslo. 

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 16 de mayo de 2011.

09 mayo, 2011

El fin y los medios




M. Z. son las iniciales de una persona que fue llevada del brazo por agentes de seguridad del aeropuerto hasta un cuarto sin ventanas. No entendía ninguna de las preguntas que le hacían, no pudo dormir en toda la noche, ni avisar a su familia. El traductor que le trajeron al día siguiente tampoco consiguió comunicarle nada. Después fue trasladada en un coche y en un avión, con los ojos vendados, hasta acabar en una celda aislada en la que el silencio absoluto la hacía enloquecer. Al tercer día llegó alguien a quien entendía y que le preguntó por personas que no conocía y por lugares en los que nunca había estado. No creyeron sus respuestas negativas y empezaron a apretarle un poquito para que confesara. A partir de ese momento empezó a notar una asfixiante bolsa en su cabeza; otras veces se la sumergían en agua. Pero era por un fin noble, por una causa justa para la humanidad y ante lo que no cabía ser remilgado con los medios. Luego llegaron las descargas eléctricas, las quemaduras con cigarros, las uñas arrancadas de cuajo, las vejaciones y las humillaciones. Sus gritos desgarradores no eran escuchados y el corazón no pudo resistir tanta tortura física y psicológica. No intenten saber quién se esconde tras esas iniciales y pongan las suyas, las de sus hijos o las de sus amigos. Cuando se aplauden torturas y asesinatos vengativos, se deja la puerta abierta a que un día toque de cerca y no haya más remedio que callarse. Sabemos de la ruindad moral de muchos gobiernos y de sus denominadas agencias de inteligencia, pero luchar contra el terror ajeno no puede basarse en extender el propio.



Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 9 de mayo de 2011

02 mayo, 2011

Helado y puré de patata

Hace años vi un documental sobre maquilladores de alimentos. Hablaba de las técnicas que usan los profesionales de la publicidad para que las fotografías de las ensaladas en los restaurantes de comida rápida tengan esos colores tan apetitosos y esas gotitas de frescura. Me impresionó particularmente que los anuncios de helados se tuvieran que rodar con puré de patata coloreado. Desde entonces las imágenes de estos ricos postres han perdido para mí todo su encanto porque sé lo que son. Pero para quien no conoce este truco, todas las fotografías de helados siguen siendo atractivas y sugerentes, sobre todo en un mundo en el que parecer constituye el 99% de la esencia vital y ser no es más que un 1%. En 20 días tenderemos que votar y parece que no vamos a poder disfrutar de debates electorales. Tendremos que elegir en función de lo que aparece en el envoltorio, en las caras irreconocibles de los carteles y en la propaganda. Incluso alguno dice que sólo irá a aquellos debates en los que no haya moderador y sólo hable él, porque así se lo aconsejan sus asesores. Lástima que estos asesores no le hayan dicho que lo que pretende ya tiene un nombre - se llama sermón-  y que los debates son fundamentales para que la ciudadanía pueda contrastar las ideas y proyectos sobre los que ha de elegir. Pero hay quien quiere que la política sea como los antiguos concursos de belleza, en las que sólo se desfilaba y no había que responder a preguntas de cultura general sobre Rusia o Confucio. En 20 días iremos a elegir nuestro helado y señalaremos puré de patata en la foto de la carta de postres. Así es la vida.
Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 2 de mayo de 2011.



01 mayo, 2011

1 de mayo

Lo primero que habrá que hacer es empezar a tomar conciencia de lo que somos. El gran éxito del capitalismo salvaje parte de un triunfo conseguido en la formación de la opinión publica: hacernos creer que la clase trabajadora no existe, que no tenemos nada en común quienes vivimos de nuestro trabajo. Hasta que no seamos conscientes de esto tan básico, seguiremos siendo los que pagan los platos rotos de la fiesta

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...