26 septiembre, 2012

¿Delincuente o compañero?



Después de haber visto muchos vídeos sobre lo ocurrido ayer en Madrid, a uno le asaltan muchas dudas. Una de ellas es saber de dónde salieron esas banderas rojas y negras que llevaban unos jóvenes de cerca de treinta años, con capuchas y bastante tapados, con el pelo bastante corto, y que en un momento dado lanzan objetos a la policía, descomponen el vallado y provocan la carga. Es una mera casualidad que estos mismos exaltados y violentos fueran los que detenían a algún otro manifestante y lo llevaban hasta la furgoneta. También es una mera casualidad el criterio que se usa para detener a uno, como explicaba en el post de ayer: alguien puede estar en una manifestación perfectamente legal y en el momento en el que alguien lanza un objeto, el resto se convierten en seres susceptibles de ser detenidos y acusados de atentado a los símbolos de la nación.

Pero aún hay una casualidad mayor que uno no logra entender. La pregunta es: ¿Cuándo el que está en el suelo deja de ser un presunto delincuente que ha sido detenido porque le han visto incumplir la ley y se convierte en alguien al que se le puede poner en libertad? ¿En qué momento el tipo que está en el suelo pasa de ser alguien que debería ser llevado ante la Audiencia Nacional a ser puesto en libertad y tranquilizado? ¿Qué había hecho el tipo que grita "soy compañero" para que otros policías lo detuvieran: había cometido un delito o infracción o fue por pura casualidad?

No espero respuestas porque sé que quienes defienden la actuación policial de ayer no podrán contestar racionalmente a estas preguntas.



25 septiembre, 2012

Azar: ese criterio jurídico con el que se detiene en España



En el vídeo de la actuación policial de Neptuno podemos ver cómo funciona la represión en un momento dado. ¿Puede Cifuentes o Jorge Fernández o Rajoy explicar por qué se detiene a la chica de rojo y no a otras personas? ¿Puede alguien explicar qué motivo lleva a la policía a arrastrar por los pelos a la chica y darle porrazos mientras está en el suelo? ¿Es una orden que recibe directamente de Cifuentes por un pinganillo o le sale de dentro al policía? Imaginamos que con las dietas de hoy compensará la paga de Navidad y se pone al servicio de su señor. Si antepusieran su condición de trabajadores y de personas a la de policías, entonces no habrían actuado de esa manera con esa chica. No tiene explicación. Al menos eso creo.  Y si hay alguna, pues que me la digan.


24 septiembre, 2012

La caverna


Cipriano Algor era el personaje protagonista de La Caverna, una novela que José Saramago publicó en el año 2000. El pequeño taller de alfarería de Cipriano trataba de esquivar, con escasas posibilidades de éxito, los dictados de un gran centro comercial. Cuando el escritor portugués presentaba su novela en los medios de comunicación solía reflexionar sobre esa costumbre, muy arraigada en Portugal desde finales del siglo pasado, de ir en masa a pasar los fines de semana a esas pequeñas ciudades con techumbre y aparcamiento, en las que todo es escaparate y estantería, en las que comprar es más importante que vivir. A escasos metros del puente internacional que lleva el nombre del premio nobel portugués, la ciudad de Badajoz lleva diez días sumida en la misma vorágine que él describía. No importa que la ciudad tenga un 25% de desempleo y unos niveles de pobreza que asustarían a cualquier europeo, porque en los grandes pasillos se puede pasear sin un céntimo en los bolsillos pero rodeado de productos. Mientras tanto, en la otra punta de la ciudad, las fotografías de Gervasio Sánchez nos muestran la historia reciente de nuestro planeta, ojos de niños cuyas vidas han sido segadas por la violencia que propicia un (des)orden económico y social que todavía no queremos ver. Nos tapamos los ojos para creer que el mundo plasmado por Gervasio no existe y nos vamos a comentar las ofertas con las que ahorraríamos mucho dinero si lo tuviéramos. Y así sobrevivimos, viendo las sombras de la realidad como en la caverna o apartando la mirada del mundo para ver escaparates, como bebés que se cubren la cara con las manos para esconderse. 

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 24 de septiembre de 2012.

17 septiembre, 2012

La unidad de Hispania


El nombre de España nos viene de los fenicios y significaba algo parecido a tierra de conejos. No sé si ahora hay más personas que animalillos por aquí, pero el puzle político se está removiendo con piezas que no acaban de encajar. No es la primera vez, ni tampoco la más grave, que en otros siglos hubo demasiada sangre a costa del “yo me quiero ir” y del “tú no vas a ningún lado”. A muchos se les olvida que la unidad de España, literalmente, no existe. De hecho solo duró 60 años, y de forma puramente nominal, entre 1580 y 1640. Desde entonces falta una parte importantísima de aquella Hispania, ese rectángulo luso de la izquierda y junto a quienes caminamos, con venturas y desventuras, en una entidad llamada Europa. Aunque algunos pueblos ibéricos han ido ensalzando en su Historia sus glorias, otros la van narrando como un recuerdo melancólico de batallas perdidas. Así, los territorios de la antigua Corona de Aragón han convertido en fechas memorables las decapitaciones de sus héroes y las derrotas de sus tropas ante los ejércitos defensores de la unidad por encima de todo. A los que nos sobran todas las rayas de los mapas nos preocupan mil cosas antes que las patrias, aunque admiremos todas las culturas, por pequeñas que sean. Pero uno envidia más a quienes tienen una buena relación con su antigua pareja que a quienes se mantienen unidos y amargados hasta la muerte en una permanente diatriba. Muchos dirán que las naciones y los estados no son lo mismo, lo sé. Pero quizá haya llegado el momento de plantearse que no se puede retener a tu lado a quien no quiere estar junto a ti. No sé.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 17 de septiembre de 2012

16 septiembre, 2012

13 septiembre, 2012

46

En la parábola futbolística de la vida diríamos que empieza la segunda parte, acaba de comenzar y estamos en el primer minuto. Queda bastante por delante-

10 septiembre, 2012

Hibernar


Es demasiado pronto para hablar del invierno un diez de septiembre. Nos quedan tardes soleadas, noches de abanico y el veranillo del membrillo antes de que las rebequitas salgan de los armarios. Pero un botón del ordenador me trajo a la memoria el verbo hibernar, que escrito con hache y con be parece una trampa para escolares en la olimpiada de ortografía. Pensé si podríamos imitar a esos seres vivos que consiguen adaptarse a condiciones climáticas extremadamente frías y sobreviven varios meses medio dormidos. Acostarnos y despertar en una primavera en la que ya no hubiera más expedientes de regulación de empleo, en la que no se torturara a los animales y se televisara en horario infantil, en la que no te preguntaran tu nacionalidad cuando vas al médico, en la que los colegios de los pueblos no se cerraran, en la que hubiera trabajo, consumo responsable y ausencia de violencias de todo tipo. Pero todavía no es posible ni realizar una hibernación colectiva para ver si escampa, ni tampoco acortar los meses para que acaben el día 20 y así poder llegar hasta el final con algo en los bolsillos. Otros animales se zafan de las inclemencias del tiempo viajando hacia tierras más cálidas y cada invierno hay millares de aves que huyen del gélido norte de Europa en búsqueda de la luz del sur. Los humanos no poseemos las características físicas para poder hibernar y solo nos queda la posibilidad de imitar a las aves aunque sea sin volar. Lástima que hayamos parcelado el mundo con esas estúpidas rayas que llaman fronteras y que nos convierten, por decisión propia, en los seres vivos más estúpidos de la tierra.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 10 de septiembre de 2012

03 septiembre, 2012

Canutas y otras rimas



Una cosa es que todos habitemos el mismo planeta y otra bien distinta que vivamos en el mismo mundo. Solamente así podemos explicarnos que haya personas con la que compartimos ciudad, región, país o continente y tengan una percepción de la realidad tan diametralmente diferente. Un diputado apellidado Collarte, que las pasa canutas con 5100 euros al mes de sueldo, podría ser uno de esos ejemplos de ser humano ajeno a la realidad del común de los mortales. Tampoco es el primero, porque ya hace unos años que Esperanza Aguirre nos contaba que le era difícil llegar a fin de mes con 5825 euros netos cada treinta días. Y es que cuando subes de nivel de vida se te acumulan gastos que no puedes recortar. Una vez que sabes lo que es vivir en el lujo y la ostentación, no te queda más remedio que seguir comiendo a 60 euracos el menú y llevando colgados bolsos que valen más que el sueldo de tres maestros. Algo parecido les debe pasar a esos 63 diputados que cobran 1800 euros extras por desplazamiento aunque poseen viviendas en la capital del reino. Paradojas de la vida: los mismos que deciden y aprueban cuánto se van a gastar ellos mismos en alojamiento creen que una familia puede vivir con un cuarto de esa cantidad para todo. ¿A qué está están esperando las televisiones para grabar un reallity con diez diputados sobreviviendo con 400 euros en Madrid? No cabe duda de que sería muy clarificador y que pondríamos a cada uno en su sitio. Mientras Collarte y Aguirre las pasan canutas se extiende cada vez más el número de personas que las pasa de otra manera mucho más cruel. Y rima con canutas.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 3 de septiembre de 2012.

* La imagen procede de la repercusión de la noticia en prensa extranjera. En este caso, en la edición digital del diario italiano La Repubblica.

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...