Arte XXIII

En mi visita al Museo Británico intenté centrarme en el arte  que podía contemplar y no en la indignidad histórica que hacía que todo aquello estuviera ante mis ojos. Por deformación profesional me quedé  un buen tiempo ante la piedra Rosetta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La profe de latín

De humanos y derechos

Clases en septiembre