Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

Pequeñas corrupciones

Imagen
Lamento defraudar a quienes pensaban que hoy iba a dedicar unas palabras al asunto que en Extremadura -y en el resto de España- no hace más que ocupar espacio en tertulias, entrevistas y reportajes especiales. Pero llevaba varias semanas discutiendo sobre los casos de corrupción que nos rodean y tuve noticias de una curiosa campaña iniciada en Brasil, un país asolado por ese mismo mal desde hace décadas y que ni Lula da Silva ni Dilma Rousseff han sabido atajar. El cartel de dicha campaña es una exhortación a reprochar moralmente las pequeñas corrupciones del día a día. En él se mencionan acciones tan triviales como colarse en el supermercado, pedir un informe médico falso, copiar en un examen o apuntarse el éxito de un colega de trabajo. La lista podría continuar y haber mencionado acciones como comprar productos falsificados, piratear películas o la televisión de pago, saltarse el peaje por el lugar reservado al pago electrónico, pasarle tu seudónimo a ese amigo que es jurado de

Pelotazo en toda la cara

Imagen
La Fura dels Baus es el nombre de un mítico grupo de teatro que cambió muchas cosas en el mundo de la escena. Desde su espectáculo de inauguración en la olimpiada de 1992 cualquier acto de ese tipo dejó de ser un desfile de bailes regionales para convertirse en una narración con parafernalia, actores y cientos de artefactos. Recuerdo una de sus primeras actuaciones en Extremadura, allá por el año 1985, en el recinto de lo que acababa de ser la cárcel y que hoy ocupa el MEIAC, con un espectáculo llamado Accions y que era descrito en los carteles, literalmente, como un pelotazo en toda la cara. Los que alguna vez hemos jugado al fútbol sabemos lo que hay detrás de esa definición: normalmente no es un lance demasiado peligroso pero que te deja aturdido, con necesidad de preguntarse dónde estoy, qué ha pasado y qué tengo que hacer ahora. Las encuestas que vamos conociendo están siendo para muchos como un pelotazo en toda la cara, y especialmente para los que no veían venir el bal