Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

¿Cómo se llamaba el niño sirio?

Imagen
El domingo, mientras caminaba hacia el Ayuntamiento para guardar un minuto de silencio por las víctimas de los últimos atentados, pregunté a unas cuantas personas cómo se llamaba el niño sirio que nos estremeció el alma hace apenas dos   meses. Solo una persona lo recordaba y he de reconocer que yo tampoco acerté a deletrear el nombre correctamente. Han pasado solo cinco días desde lo ocurrido en Beirut y París, pero ya solo nos acordamos de lo de esta última ciudad. En cinco días hemos tenido tiempo de escuchar t odas las interpretaciones posibles porque, de la noche a la mañana, todo el mundo se ha vuelto un especialista en los problemas de Oriente Medio y el que no aporta una solución, aunque sea la más peregrina, parece como si no estuviera a la altura de las circunstancias. Este mundo no tiene fácil solución. Aquel bravucón que vocifera que esto lo arregla en dos patadas o con no sé cuántos aviones, es probablemente el más indocumentado y torpe del contorno.

Las están matando

Imagen
Hace más de 20 años que comencé a colaborar en Extremadura con una organización de Derechos Humanos. En las múltiples charlas que di por centros educativos y asociaciones siempre había alguien buscando un titular y preguntando cuál era el mayor problema de Derechos Humanos en España o en el mundo. Mi respuesta siempre era la misma, la que solía utilizar nuestra organización y que recomendaba no establecer tablas de clasificación como en una liga de fútbol. En aquellos tiempos en los que el terrorismo parecía el más grave asunto humanitario de este país, había que ser muy atrevido para poner un par de problemas más encima de la mesa y que fueran de mayor gravedad. Hoy sigo pensando que de poco sirve hacer un ranking , pero he de reconocer que durante años no nos atrevimos a decir algo sobre lo que teníamos muchos datos. Aunque nos parezca extraño, había y hay por aquí violaciones de derechos humanos más crueles que el más brutal de los terrorismos. Si exceptuamos el año 2