Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2018

Personas como Pepe Álvarez

Imagen
Mientras en el mundo comienzan a manifestarse sin rubor los que dejarían morirse en el mar a quienes huyen de la muerte, y los que venderían armas a quienes las usarán para matar inocentes, se nos marchaba Pepe Álvarez . A muchas personas no les dirá nada ese nombre pero quienes en Badajoz tuvieron la oportunidad de conocerlo saben que era una persona de una humanidad incomparable, de un enorme sentido de la justicia y de un inquebrantable compromiso con los más débiles. Algunos lo conocimos hace 25 años, cuando las tiendas de campaña se instalaron en el Paseo de la Castellana de Madrid y en otros lugares de España y de Extremadura. Se pedía algo tan revolucionario como que cada país del mundo desarrollado dedicara un 0’7 de su PIB al desarrollo de los países empobrecidos, aquellos que siguen llamando del tercer mundo. A veces me pregunto por qué casi ningún país llevó a cabo ese pequeño esfuerzo que nos habría evitado infinidad de problemas posteriore

Salarios mínimos

Imagen
Cuando no había internet casi toda la información había que conseguirla leyendo en papel. En una de esas publicaciones leí por primera vez, a principios de los años 90 del siglo pasado, un artículo sobre un concepto que parecía del XIX: la reaparición en el llamado primer mundo de un importante número de personas que no salían de la pobreza a pesar de trabajar . No me acuerdo del nombre del autor y lamento no poder citarlo como es debido. Sí que recuerdo que en aquel momento, recién puestas en marcha las medidas de flexibilización del trabajo de los gobiernos de Felipe González , se suponía que el fin de la rigidez iba a crear empleo para todo el mundo, sin seguridad ni certidumbres, pero al menos era trabajo. Había que olvidarse del puesto fijo de 40 hora semanales para toda la vida y cambiarlo por contratos de cuatro horas diarias que se alargaban otras cuatro (de manera ilegal) si querías ser renovado a final de año. Fue pasando el tiempo

No llegaremos lejos si no nos cuidamos

Imagen
No hay ningua persona apolítica. La vida en la polis nos hace ser políticos y lo podemos hacer conscientemente (apoyando unas ideas y una acción) o de forma inconsciente, pasando, "no metiéndose en política". Ser político por omisión significa ser complaciente con lo que hay.  Detrás de cada apolítico suele haber alguien a quien le gustaría que todo siguiera igual. Luego está la gente que da un paso y que se implica, sin dejar las luchas sociales imprescindibles, en el complicado mundo de las organizaciones políticas.  A las organizaciones de izquierdas transformadoras les falta un buen camino por recorrer en cosas tan importantes como los "cuidados". Sí, es un término que venimos escuchando aplicado a muchas áreas. Para cuidar de los demás hay que saber cuidarse . Muchas veces me planteo la capacidad que tenemos para quemar a la gente, para exprimirla al máximo y extenuarla.  Siempre dije que deberíamos funcionar como un equipo ciclista en la contra

Los nombres de las cosas

Imagen
Los seres humanos acabamos poniendo nombres a las cosas cuando necesitamos diferenciarlas. En los pueblos en los que solo hay templo, una taberna o un comercio, con un artículo definido se solventa todo y hablamos de la iglesia, el bar o la tienda. Las grandes ciudades, esas que tienen más de un aeropuerto y varias estaciones de ferrocarril, tienen que acabar poniéndoles apellidos, ya sea honrando a Charles de Gaulle o a Kennedy, o bien sirviéndose del nombre del barrio en que se encuentran, como pasa con la estación de Sants en Barcelona o de Chamartín en Madrid. A algunos filólogos les apasiona tanto esto de los nombres que se dedican analizar la onomástica y la toponimia, dos áreas que, en honor a la verdad, están llenas de curiosidades muy entretenidas. Aquí todavía seguimos discutiendo sobre los nombres de los pueblos, calles o plazas que fueron dedicadas a unos héroes que el paso del tiempo (y el fiel análisis histórico) acabó convirtiendo en villanos. Si la fiso