Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2019

Hablar del tiempo

Imagen
Hace mucho tiempo, cuando daba clases, les conté a mis alumnos que en los ascensores de Estados Unidos todo el mundo se gira mirando hacia la puerta, evitando que las miradas directas puedan propiciar una conversación. Aquí, en cambio, tendemos a poner nuestras espaldas pegadas a la pared, dejando un pequeño hueco en el centro y recurriendo, en algún caso, a un único tema de conversación. No les costó nada a mis estudiantes adivinar el asunto de ese intercambio fugaz de opiniones, aunque tardaron un poco más en adivinar la razón de que siempre sea el mismo. Sí, aquí hablamos del tiempo y lo hacemos porque es lo común, lo que nos afecta a todos sin excepción, salvo que vivamos recluidos en una cámara isotérmica. En una de esas cámaras deben de vivir quienes siguen negando el cambio climático, una patología que debería tratarse como la de los terraplanistas. Cada día que pasa sin que se empiecen a tomar medidas drásticas para detener (si es que todavía es posible) el cambio

Jugando con los tiempos

Imagen
Erich Scheurmann publicó a principios del siglo XX las supuestas explicaciones que el jefe de una tribu de Samoa dio a sus conciudadanos tras un viaje por Europa, de donde regresó aterrado por la presencia de un dios inventado que nos cambiaba la manera de ver las cosas y que se llamaba tiempo. Los papalagi, nombre que da a nuestros antepasados europeos, habíamos dividido el espacio entre la salida y el ocaso del sol, habíamos inventado aparatos para medirlo, los llevábamos en la muñeca o en el bolsillo, y estábamos obsesionados con la falta de tiempo. Los escritos de Scheurmann son una delicia llena de humor que te hace reflexionar, especialmente en una semana en la que casi todo el mundo reabre sus agendas y empieza a poner plazos y fechas límite a casi todo, donde la amenaza de timbres o  campanas son una espada de Damocles sobre nuestras cabezas. Quien anda con mucho apresuramiento, siempre tiene las de perder. Es una de esas frases que nos aconsejan las