30 julio, 2006

à nossa!


Às vezes precisamos de descansar, beber umas canecas e pensar que há coisas mais importantes que trabalhar, trabalhar e trabalhar. Talvez viver?

29 julio, 2006

Puig Antich


Carmen Puig Antich tenía sólo diecinueve años. En la noche más larga de su vida hubo un tipo, que probablemente se esté bañando placidamente en una playa, que le contó detalle por detalle la manera en que una vuelta de tuerca iba a estrangular a su hermano cuando saliera el sol. A buen seguro que aquel guardia no se arrepiente de lo que hizo porque nadie en los últimos 30 años se ha atrevido a decirle en papel y con sello oficial que participó en un crimen execrable sin justificación alguna desde cualquier punto de vista. También estarán vivos los que detuvieron a Salvador Puig Antich, los que lo maltrataron, los que lo juzgaron y condenaron, los que no hicieron nada por salvarle la vida, los que siguieron estudiando oposiciones para registrador de la propiedad mientras el Estado partía el cuello de un joven de veintiséis años. Hoy, los mismos que niegan cualquier proceso de paz en nombre de la memoria de las víctimas, se rasgan las vestiduras cuando son otros los que recuerdan a sus víctimas, a sus muertos, a sus presos y a sus represaliados durante una dictadura que está más presente en el subconsciente que en el callejero. Si en 1977 la izquierda hubiera reclamado la reparación moral y económica a todos aquellos que lucharon contra el fascismo, se la habría tildado de revanchista e instigadora de una nueva guerra civil. Pero han pasado ya treinta años desde la muerte del dictador y no podemos esperar más: una democracia que se precie no puede estar respaldada por un Estado que tiene en más estima y consideración oficial a los asesinos de Puig Antich que al propio ejecutado. Olvidar sería como volver a matar.


Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 31 de julio de 2006.


P.S. Una ley que pretendía devolver la dignidad histórica de quienes dieron su vida mientras luchaban por las libertades no puede quedarse en las puertas y no reconocer como ilegítimos los juicios que acabaron con tantas vidas. El viernes era 28 de julio pero parecía que era 1 de abril de 1939. Han vuelto a ganarnos. No se pide venganza ni se pretende encarcelar a los ministros del franquismo que quedan vivos y que mandaban a los grises a disparar sobre las manifestaciones. Es algo tan fácil como reconocer que hubo quien dio la vida por la democracia y que hubo quien segó vidas ajenas para que no acabara la dictadura. Si hay algún impedimento jurídico, legal o de no sé qué para conseguirlo es porque esta democracia construida hace 30 años tiene fallos en sus cimientos.

Para esto no hacía falta nada: Ni el PP estará contento y aprobará la ley, ni se conseguirá reconocer la memoria de quienes sufrieron en su lucha por las libertades. Otra vez será, pero será de verdad. No me cabe la menor duda. Mientras haya personas con recuerdos existirá esperanza para la memoria de Julián Grimau, Salvador Puig Antich, Enrique Ruano y tantos y tantos otros.

23 julio, 2006

Confusión



Las mentiras no son buenas en las artes de la política: el tiempo acaba sacando la verdad a flote aunque sea cuando ya nadie se acuerda del caso. Es mucho más eficaz la creación artificial del desconcierto, la mezcla de argumentos, los juicios de valor, las fotografías poco afortunadas o las frases sacadas de su contexto. Todo se resume en llevar cualquier asunto hasta una identificación que deja inerme a cualquiera.

Después de una semana cayendo bombas sobre Beirut podríamos esperar casi todo, incluso la ya típica disculpa de que contra el terrorismo es lícito arrasar ciudades enteras sin pudor. Lo que no podíamos imaginar es que un pañuelo palestino pudiera ser esgrimido como símbolo de complicidad con el terrorismo y prueba palpable de antisemitismo. Siguiendo razonamientos tan simples, quienes admiramos como referente intelectual a un judío de Philadelphia llamado Noam Chomsky deberíamos ser unos sionistas pro-norteamericanos. Como dice el citado lingüista, todo sería más fácil si empezásemos por ejecutar las resoluciones de la ONU que Israel incumple, pero mucho nos tememos que seguirá habiendo, aquí y en Palestina, quienes querrán continuar practicando el juego del desconcierto en asuntos en los que con la verdad por delante no tendrían nada que ganar. Cuando alguien acusa de complicidad con el enemigo a quien censura los bombardeos a civiles, no está haciendo otra cosa que crear confusión donde no puede tener razón. La seguridad que Israel necesita no la traerá su poderoso ejército sino una inteligente diplomacia que sea capaz de conceder a los palestinos un lugar digno en el mundo.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 24 de julio de 2006

16 julio, 2006

Palestina



Hay quien cree que las picaduras venenosas tienen que ser curadas con el propio veneno y, como no tenemos ni idea de Medicina, lo mejor será no pontificar contra esa máxima no vaya a ser que tengan razón. Otra cuestión es llevar esa técnica a todos los asuntos y dedicarse a hacer terrorismo de última generación como antídoto contra el propio terrorismo. Los usos y costumbres de la diplomacia nos han hecho que demos calificativos distintos a las mismas acciones dependiendo si es un Estado quien lo perpetra o cuatro forajidos. Algo así ocurre en tierras de Palestina desde hace ya demasiados años: un gobierno israelí al que no le tiembla el pulso para luchar contra las bombas con bombas, contra los atentados indiscriminados con ataques aún más indiscriminados, que no distingue a los terroristas suicidas de sus familias y que no le importa poner en práctica la más ciega y cruel de las venganzas. Mientras tanto los europeos condenan los secuestros de soldados de Israel pero sólo lamentan los efectos colaterales de un ejército que deja sin agua y sin luz a miles de ciudadanos, que se dedica a demoler casas con nocturnidad y alevosía. La diferencia entre lamentar y condenar, que nos parecía escandalosa y merecedora de cárcel, es usada ahora sin pudor porque las víctimas, esas de las que tanto se habla cuando nos son cercanas, tienen la piel más oscura que la nuestra y ya casi no parecen ni que sean víctimas que sufren por sus seres queridos. No podremos solucionar de un plumazo una guerra de décadas pero sí podríamos pedir a los defensores del orden mundial que vean en los niños de Palestina a sus propios hijos.
Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 17 de julio de 2006.

06 julio, 2006

Las grietas de la ley


En ocasiones las leyes son pequeñas para atajar la complejidad de la cruda realidad. Hace un año entró en vigor una ley que llevaba el adjetivo de integral y que tenía como finalidad la de acabar con la violencia que siega la vida de centenares de mujeres a manos de sus parejas. Puede que sea poco tiempo para ver los frutos pero es suficiente para calibrar sus defectos y subsanarlos antes de que una buena ley naufrague por las grietas que nos advierten desde Amnistía Internacional. La organización de Derechos Humanos ha publicado un informe tras observar los doce primeros meses de aplicación de la ley y nos avisa de algunas cosas que podíamos imaginar: siempre son insuficientes los medios materiales y humanos, hay una falta de formación específica de quienes tienen que asistir a las mujeres maltratadas y disparidad de atención dependiendo de donde una se encuentre.

Pero lo peor de todo es la Instrucción 14/2005 de la Secretaría de Estado de Seguridad, la que regula la actuación ante mujeres extranjeras en situación administrativa irregular. El desarrollo de esa norma está produciendo un problema en lugar de resolverlo. Ellas, las que además de ser extranjeras sin papeles sufren la violencia machista, ya no saben qué hacer: si denuncian a sus parejas pero no consiguen una orden de protección, se van de comisaría con una orden de expulsión para ellas mismas. Así que tenemos unas mujeres que cuando huyen de la persecución violenta de sus parejas encuentran amenaza donde sólo debieran encontrar refugio. Imagino que ya habrá alguien intentando solucionar este asunto. ¿No? http://javierfigueiredo.blogspot.com/

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 10 de julio de 2006

Ilustración: José M. Sánchez-Paulete

Amnistía Internacional Campaña sobre la Ley integral contra la violencia de "género"


En la página de Amnistía Internacional vais a encontrar un informe muy intresante sobre la Ley Integral contra la violencia machista. El informe y el resumen lo podéis consultar en la web. Pero es necesario que se nos oiga. Así que no te cuesta nada mover el ratón y hazer click aquí y unirte a las miles de personas que pedimos al gobierno lo siguiente. Así que leed la carta y firmad.
A ti no te va la vida en ello, a otras sí.

Sr. D. Jose Luis Rodríguez Zapatero Presidente del Gobierno
Madrid, 28 de Junio de 2006

Sr. Presidente,

Quiero mostrarle mi preocupación por las conclusiones del informe de Amnistía Internacional España, Más derechos, los mismos obstáculos, sobre la respuesta institucional a las mujeres víctimas de violencia de género un año después de la plena entrada en vigor de la Ley Integral.
Sin duda, la Ley Integral supuso un avance en la lucha contra la violencia de género. Pero es preocupante ver cómo las mujeres se siguen encontrando con numerosos obstáculos al intentar hacer valer sus derechos. Obstáculos para denunciar, cuando tienen que hacerlo sin la presencia de un abogado. Obstáculos para conseguir ayuda, cuando se les exige tener una orden de protección. Obstáculos para ser protegidas, cuando la orden de protección se deniega sin fundamentar el porqué. Obstáculos para obtener justicia, cuando en un juicio rápido no cuentan con el tiempo ni los medios suficientes para probar agresiones y amenazas. Más obstáculos aún para las mujeres inmigrantes en situación irregular. Así, hasta 24.

El Estado continúa sin responder a la violencia de género desde una perspectiva de derechos humanos, con los medios necesarios y sin dilaciones. Es esencial que el Gobierno español actúe con diligencia para subsanar las carencias detectadas en el ámbito sanitario, el asistencial, el policial y el judicial para garantizar los derechos de las víctimas.
Cada vez son más las mujeres que deciden denunciar. Por ellas, para que sus expectativas no se vean frustradas, le pido que su Gobierno ponga en marcha las medidas necesarias para garantizar que antes del 2008:
Se ha puesto en marcha un programa sanitario integral estatal que garantice la formación obligatoria y de la calidad a todos el personal sanitario encaminada a la detención de cada caso de violencia. Y que se haya incluido en la Estrategia de Salud Mental medidas para abordar la violencia de género.

Existe un centro de apoyo integral en cada Comunidad Autónoma y ninguna víctima de violencia de género que requiera un alojamiento de emergencia es alojada en hostales o albergues.
Se garantiza el acceso a recursos adecuados y de calidad para víctimas de violencia de género a todas las mujeres en pie de igualdad, sin ningún tipo de discriminación, incluidas las mujeres inmigrantes no documentadas.

Se ha puesto en marcha un programa de formación obligatoria y de calidad tanto a los profesionales de los juzgados especializados como a todos los que puedan tramitar casos de violencia de género, así como a las fuerzas de seguridad.
Todas las mujeres cuentan con asistencia letrada gratuita desde el momento de interponer una denuncia y durante todo el proceso judicial.

Espero que su Gobierno haga todo lo posible para hacer realidad los derechos de las mujeres víctimas de violencia de género en su itinerario en busca de protección y justicia.
Atentamente,

CC/ Ministro de Justicia, Sr. D. Juan Fernando López AguilarMinistro de Trabajo y Asuntos Sociales, Sr. D. Jesús CalderaMinistra de Sanidad y Consumo, Sra. Dña. Elena Salgado

05 julio, 2006

Escrever à mão


No Livro de Crónicas de Lobo Antunes diz:

Julgo não ter medo da morte, não ter medo do dentista, da lepra, dos políticos, mas tenho medo dos computadores. (...) Por isso escrevo a mão.

E é que os teclados foram feitos para a prosa que esmorece. Podemos escrever no computador para o blog, para o jornal, para preencher qualquer coisa pouco profunda, mas o sentimento da poesia só pode ser tirado da alma com uma caneta daquelas que deixa os dedos azuis ou pretos. Onde deixei aquela caneta para escrever poemas no comboio?

Pois. Não sei.

01 julio, 2006

pUrtUgal


Já sabem que odeio o desporto quando começa a ser opium populi. Mas é que os olhos do mundo sabem que Portugal existe. Mesmo na cidade onde moro haverá pessoas que pensem que Portugal é até importante. E eu, que não gosto de pátrias porque sinto uma diferente cada vez que estou em diferentes lugares, partilho a alegria dos portugueses. Mas sem cair em coisa de malucos, por favor.
Nesta foto podem ver um lugar de Portugal, um dos quais eu mais gosto, com a luz que eu adoro, Solstício de verão, ao cair da tarde; gostava mesmo de estar ali. Sempre.

En el andén


El miércoles pasado era 28 de junio y una pareja se despedía a besos en el andén de la estación de Mérida. Algunos observaban con disimulo aunque la mayoría apartaba discretamente la vista; otros daban un codazo al acompañante para que apreciara la asombrante imagen. Por un momento me puse a pensar que una escena parecida entre un chico y una chica podría haber ocurrido cuarenta años antes y habría provocado reacciones parecidas. Quizá entonces alguien se habría santiguado, tal vez alguien habría llamado al cuartel de la Guardia Civil o simplemente el jefe de estación habría recriminado la desvergüenza. Le vas dando vueltas a las cosas y te das cuenta de que en este país siempre se tardó en aceptar lo que había sido tabú y que existe un tic colectivo que se comporta como un lastre mental a la hora de aceptar variaciones sustanciales en cualquier asunto. La táctica histórica fue hacer cambios legales una vez que la sociedad había asimilado las nuevas realidades, pero también esas estrategias deben ser revisadas porque los derechos individuales no pueden ni podrán estar bajo la voluntad de quienes creen que cada gramo de libertad ajena es la quiebra de su sistema moral. Todo nos hace indicar que el tiempo y la costumbre acabarán por poner cada cosa en su sitio: de aquí a unos años volveremos a ver escenas como las de la semana pasada y de nuevo habrá otras dos chicas que se despedirán a besos en el andén sin que nadie le dé la más mínima importancia. Los cambios son lentos y las leyes aprobadas hace un año no lo resolverán todo, pero no tenerlas no solucionaba nada. http://javierfigueiredo.blogspot.com/

Publicado en EL PERIÓDICO EXTRENADURA el 3 de julio de 2006

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...