29 septiembre, 2008

Self service

Estas palabras inglesas empezaron por describir a unos restaurantes en los que no es que no hubiera camareros, sino en los que por el mismo precio tenía que hacer uno mismo de camarero. Luego llegaron las gasolineras, en las que suprimieron los sueldos de los mozos por unos guantes de plástico. Esos mismos guantes hubo que usarlos para pesar la fruta en los supermercados, en los que acaban de inaugurar unas cajas en las que ya no hay personas para pasar los productos por el lector óptico y cobrarte. La verdad es que, a este paso, las grandes superficies van a ser un auténtico chollo puesto que no necesitan ni contratar a las cajeras, ni pagar a los reponedores o al personal de promoción. De hecho, sólo necesitarán guardias para tener la seguridad de que no les roban. Los muebles más baratos los venden unos suecos gracias a que los últimos de la cadena de montaje somos los que pasamos por caja. También hay un banco que se vanagloria de dar más interés que ningún otro gracias a que apenas tiene empleados, ni oficinas en pueblos y barrios. A cambio, tienen un teléfono en el que te puedes pasar media hora pulsando botones hasta que una voz amable -aunque grabada- te comunica que no hay ninguna operadora disponible para atenderte. Uno suponía que tanta automatización acabaría bajando los costes y los precios, que nos daría más tiempo libre porque el trabajo se podría hacer en la mitad de tiempo, pero al final lo que ocurre es que se prescinde de los empleados, se hace trabajar a los clientes y las arcas de la empresa engordan. Lástima que no esté Chaplin para una nueva versión de Tiempos Modernos.

 Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 29 de septiembre de 2008.

28 septiembre, 2008

Pedro Urraca y otros muchos


Hoy en EL PAÍS hay un interesante reportaje sobre Pedro Urraca Rendueles, un policía fascista -colaboró con la Gestapo y el régimen de Vichy, no es palabrería-  que se encargó de detener a representantes populares elegidos democraticamente para ser fusilados por el franquismo. La historia ha dejado de indignarme. Me indigna el presente. ¡Qué falla en la democracia que tenemos que impide hasta el 2021 conocer el expediente público de este tipejo! ¿Cuántas urracas hay? ¿Quiénes son? ¿Dónde están? ¿Siguen cobrando trienios los que se infiltraban en las fuerzas democráticas para detener y torturar a sus militantes a principios de los 70? ¿Han pedido perdón por algo? ¿Se vanaglorian de lo que hicieron en sus cenas de Navidad y de ex-compañeros? ¿Están arrepentidos? Me pregunto si en el 2021 habrá quien diga que queremos remover heridas.  La respuesta es que no nos dejaron hablar antes.

Hay otra cosa que me ha dolido en el alma: hace falta tener poca vergüenza para usar el seudónimo de Unamuno para estas fechorías.

Uma azinheira longe


Há três anos que o Marcos e a Nerea plantaram uma azinheira bem longe. Só podemos vê-la uma ou duas vezes por ano, mas é um momento muito importante. Era apenas um pau e agora já tem muitas ramas. Cresce devagarinho, mas cresce. As coisas importantes da vida têm de ser assim.

25 septiembre, 2008

Pobreza Cero

Hoy jueves, 25 de septiembre, en la Avenida de Huelva de Badajoz, concentración ciudadana para reclamar de los gobiernos el cumplimiento de sus compromisos e erradicación de la pobreza. Pobreza Cero.

24 septiembre, 2008

Gestos de izquierda


Entre los gobernantes socialdemócratas del mundo hay algunos que hacen políticas de derechas y tienen gestos de izquierdas para engañar a su propio electorado ( e incluso a los membros de su partido). Hay otros que, como le pasó a Blair, convirtieron a los liberales en peligrosos izquierdistas. Pero también están los que no sólo son tan duros en los ajustes como el más conservador, sino que son incapaces de tener gestos de izquierda moderna, aunque solo sea de cara a la galería. Y leyendo la noticia me he acordado de alguno. Hace dos años tuvimos un debate sobre este asunto en Cáceres, dentro de Ágora, el debate peninsular. Pero veo que no ha servido de mucho.  ¡Qué pena!
Se ha perdido una ocasión única para dar un gran salto hacia el futuro.

Cosas que se leen


Hay un tipo que escribe de vez en cuando cartas en los periódicos. Hoy escribía una en estos términos:

Leo que: «Los Reyes de España inauguran el Curso escolar en un colegio donde la lengua vehicular es el catalán». Como ciudadano de un país libre y miembro de un pueblo soberano, con máximo respeto, le digo a los Reyes de España: ¿Cómo es posible que, en presencia de la ministra de Educación, abrieran el curso escolar en un colegio donde no se puede estudiar en la lengua de Cervantes? He sido casi 40 años maestro y me parece muy bien aunar esfuerzos para lograr una formación amplia y rica, impregnada en valores como respeto, tolerancia, lealtad, solidaridad y amistad pero la sociedad debe tener más entrega en mejorar la educación, la prioridad de un Estado es invertir en ella. Cuando leí lo de los Reyes de España, quedé estupefacto. Mientras, el Congreso de los Diputados rechaza la propuesta del PP de dar una tercera hora semanal de español en los colegios catalanes.

Me contaron de este maestro que durante sus 40 años de docente no se caracterizó por repartir lo que ahora dice entre el alumnado (me juran que repartía otra cosa, pero por no blasfemar y no tener pruebas fehacientes no lo afirmaré). Pero es llamativo que se le olvide nombrar la libertad entre los "valores impregnados".

Sobre el asunto que trata ya he escrito mucho y no lo voy a repetir, pero la lengua de Cervantes no está en peligro en Cataluña porque se use el catalán como lengua vehicular. Al contrario, de no ser el catalán la lengua vehicular ocurriría que habría niños que, viviendo en Catalaña, no aprenderían la lengua vernácula. 

22 septiembre, 2008

Tiempo de crisis


A veces conviene leer otros puntos de vista,  de esos que son difíciles de encontrar en ningún medio. Es para leerlo despacio. Se puede discrepar en algunos puntos pero hay que reconocer que aspectos interesantísimos. Me ha gustado la relfexión semántica sobre al palabra perfil

Se veía venir

El mundo está lleno de adivinos a toro pasado que se aprovechan de nuestra frágil memoria para decirnos que ellos ya lo sabían, que se lo olían todo y que advirtieron de todos los peligros. Como hoy día internet resuelve fácilmente estas amnesias, habría que recordar que no todos se apuntaron a los malos augurios sino a todo lo contrario. Un buen ejemplo es Álvarez Cascos, que en octubre de 2002 no se preocupaba de la subida del precio de los pisos sino que la justificaba en lo altos que estaban los salarios. Un año más tarde negó la posibilidad de una burbuja inmobiliaria que pudiera pincharse de golpe y causar una caída brusca, porque el sector de la construcción gozaba de una salud de hierro. El único problema que atisbaba era la falta de suelo y abogaba por una liberalización que serviría para moderar los precios. En algunos lugares se hizo urbanizable hasta el rincón más recóndito y los precios siguieron disparados. Hubo quien sí que adivinó, en noviembre de 2003, que si subían los tipos de interés se produciría una gran crisis. Fue un tal Solbes, que era comisario europeo de economía, y que merecería todos los premios y elogios del mundo por haber tenido mejor ojo que nadie. Lástima que tras su llegada al Ministerio perdiera esa capacidad de anticipación, y que durante sus cuatro primeros años como vicepresidente económico no pusiera los medios suficientes para prevenir y paliar lo que había diagnosticado meses antes. Por lo menos ha tenido el detalle de no decirnos, con recochineo,que se veía venir. Otros, mientras tanto, creerán que las hemerotecas son reencarnaciones del diablo.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 22 de septiembre de 2008.

21 septiembre, 2008

Ars Amandi en Lugares comunes


Volviendo a ver esta película de Adolfo Aristarain, me he acordado de este fragmento maravilloso sobre la seducción, el amor, las relaciones personales y muchas cosas más. Este personaje de Tutti Tudela aparece sólo en cinco minutos de una película de 120 minutos, pero se convierte en pieza fundamental.  Merece la pena.

20 septiembre, 2008

Lugares comunes



En el año 92 me lancé a ser un mercenario de la enseñanza alternativa guiado por una frase de Federico Luppi en Un lugar en el mundo, mi película favorita. Ayer, justo dos semanas después de haber decidido abandonar la enseñanza oficializada, repusieron en La 2 Lugares comunes. No es una película perfecta, lo sé, pero hay fragmentos memorables: la conversación con Tutti Tudela, la discusión con el hijo y la última clase que el protagonista imparte. Estas cosas emocionan.

18 septiembre, 2008

El error del siglo XXI (1)



Hace unas semana leí esta carta en EL PAÍS. Días después, en mi habitual viaje a mi tierra, pude observar una línea ferroviaria doble y electificada (lo que nos gustaría poder en contar en Extremadura con línea electrificada, aunque no fuera doble) totalmente infrautilizada entre Madrid y Barceona. Todos los trens baratos, que podrían ir por esas vías a más de 200 por hora, han desaparecido en favor de un AVE que es carísimo para la inmensa mayoría de los bolsillos. 

Pero como es el tren que usan los pijos, los dirigentes políticos, los ejecutivos y los comunicadores, aquí estamos preparando toda la geografía para el mayor histórico de la ordenación territorial. 

En la estación de Mérida han colocado un carísimo stand para vendernos la moto de las bondades de  este proyecto estúpido de (in)comunicación llamado AVE. En el mapa se aprecia claramente que, una vez más, la línea que unirá Madrid con Extremadura y Lisboa pasará a escasos kilómetros de Toledo pero no parará. Ya pasó lo mismo en 1992. EL Ave a Sevilla permitía ver Toledo, pero no se podía ir. En la carta alguien se queja de la imposibilidad de viajar en tren de Ciudad Real a Toledo, y por los planos que veo en Mérida cada mañana, tampoco podremos ir de Cáceres a Toledo. Bueno sí se podría. Imaginemos un japonés que viene a España y quiere conocer Toledo y Cáceres. Tal vez podría dedicar un día a Cáceres y otro a Toledo. Pero no podrá ser. EL cerebro que está planificando la gran cagada del XXI ha previsto que el japonés vaya a Toledo desde Madrid, y que si quiere proseguir hasta Cáceres, deberá retroceder 70 Km hasta Madrid y volver a ver Toledo de pasada mientras enfila tierras extremeñas. Tampoco podrá haber lanzaderas que lleven a estudiantes de Talavera a Toledo o a trabajadores de una ciudad a otra. 

He comparado esta situación ferroviaria de Extremadura con la de una casa en la que no hay agua corriente y hay que lavarse en una tina con agua. ¡Eso sí!, han empezado las obras de un jacuzzi/sauna/hidroterapia/... que habrá que pagar a un precio desorbitado y limitado a unos miembros de la familia. Y el problema es que nadie se atreve a reclamar un simple plato de ducha y agua corriente (fría y caliente) para todos.

Luego está la muerte del tren convencional. En algunos lugares de España había líneas decentes, electrificadas, que permitían ir a 200 por hora en algunos tramos. Pero allá a donde llega el AVE, el resto de trenes desaparece. 

Este fin de semana he intentado buscar billetes y transbordos para unir una localidad oscense que está en la antigua línea Madrid-Barcelona con Badajoz. IMPOSIBLE. Gastando una barbaridad en el AVE Madrid-Zaragoza pero sin posibilidades de enlace  por un lado u otro. 

El mal ya está hecho, pero habría que intentar evitar que se hiciera aún mayor. Seguiremos teniendo una estructura radial y no en red. ¿De Mérida a Sevila? - Por Madrid, ¿De Cáceres a Salamanca? Por Madrid. ¿Es que nadie va a poner en tela de juicio esto? ¿Es que no hay nadie que se esté dando cuenta del error histórico?

Sobre este asunto seguiré escribiendo porque tiene tela que cortar


Premio Antonio Machado a Irene Sánchez Carrón

Uno no cree mucho en los premios. Pero a veces se hace justicia. Conocía a esta poetisa de la época de la Facultad pero fue cuando nació Nerea, que recibí una felicitación de una amiga en forma de poema. Y luego lo leí y me encantó. Enhorabuena. A veces se premia con justicia y esta ha sido una de ellas.

Os dejo aquel poema que me envió una amiga en diciembre de 2002.

Mientras duermes te miro.

Me recuerdas
el frío de las fuentes en los labios,
el prado debajo de la espalda,
la indescifrable danza de las nubes,
el dulce sabor de diminutos dedos en la masa,
la tierra en las uñas,
los pies mojados en los charcos,
los bolsillos repletos.

Contigo junto a mí
los días recobran la suave textura de la cera
y repiten mil veces el amanecer.

Contigo junto a mí
veo pasar de largo la tristeza.


De "Escenas principales de un actor secundario" 2000

17 septiembre, 2008

Sin ánimo de molestar


Sé que a muchas personas que visitáis este blog os parecerá una barbaridad, pero entended que para un asmático es reconfortante leer cosas de este tipo. Le sirven a uno para recordar que no está solo en el mundo.

15 septiembre, 2008

Volver al colegio

Hoy es noticia la escuela y tardará un año en volver a serlo salvo que una desgracia o una curiosidad se cruce en el destino. Cuando las cosas importantes se convierten en cotidianas acaban por perder una relevancia que no debiéramos olvidar. Educar es el trabajo más importante que tenemos como sociedad y quizá no le demos la importancia que requiere. Será por eso que se suprimen los departamentos de orientación en colegios con 40 alumnos con necesidades educativas especiales, se optimizan los recursos humanos haciendo que el profesor de lengua -al que le faltan cuatro horas por rellenar en su horario- imparta francés aunque no tenga ni idea, se venden como excelencia unas secciones bilingües cuando sabemos que para aprender un idioma no hace falta que nos expliquen la física o la historia en esa lengua, sino que se tome el asunto en serio, con rigor, con nuevas metodologías y sin aburrir a las ovejas. Uno no sabe si lo estaremos haciendo bien, si estaremos centrándonos más en los abalorios y en el número de ordenadores por pupitre que en conocer las necesidades de cada alumno, buscar formas imaginativas para llegarles y hacerles despertar pasión por aprender. Será cuestión de reciclar a los docentes que creen que sus amarillentos librillos les sirven para dar clases como hace 20 años, como si nada hubiera cambiado en el mundo y los niños de hoy fueran como los de ayer. Hoy los más pequeños de la casa vuelven al colegio y cabe preguntarse si todo funciona como debiera o si, en ocasiones, nos cuentan un panorama educativo demasiado idílico y todo podría ir mucho mejor de lo que va.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 15 de septiembre de 2008.

09 septiembre, 2008

Una carta en EL PAÍS


La leí el domingo en la sección de cartas al director de EL PAÍS Tras unos días trepidantes pensando sobre estos asuntos leo algo así, en una oda al profesorado:

por vuestra capacidad para impulsar al alumnado a que aprenda y aprecie el valor del conocimiento como fuente de libertad; y en definitiva, por asumir el rol de conciudadanos corresponsables en la sociedad, ahogando al funcionario/a mecanicista con el que estamos harto acostumbrados/as a interactuar.

Muy bonito, Eduardo. Pero el sistema quiere el mecanicismo y lo otro le parecen excentricidades. Así les va. 

08 septiembre, 2008

Limpiar heridas


Los manuales de primeros auxilios dicen que las heridas deben lavarse y desinfectarse antes de ser cerradas. Taparlas sin efectuar esas dos tareas puede producir efectos secundarios más graves que los de la herida en sí. Durante la semana pasada, tras un intento del juez Garzón de saber qué fue de los asesinados en las cunetas tras estar cautivo y desarmado el gobierno democrático de la República, muchos se han puesto demasiado nerviosos y han pedido que no se hurgue en una herida cerrada. Llama la atención la visceralidad de algunos en evitar que se sepa cualquier cosa de aquellos paseos de ida que no tenían vuelta, a pesar de que nadie está tratando de buscar a los responsables sino de encontrar dónde fueron a parar los restos de toda una generación de gentes que defendieron la legalidad. También resulta curioso que, tras haber pasado 40 años obligados a estar amordazados y 30 de propina para no entorpecer el consenso de la transición, sigan existiendo empecinados en negar un auténtico genocidio, el intento de aniquilar físicamente a los activistas del antifascismo con un procedimiento que cuatro décadas después perfeccionarían los militares argentinos. Con demasiado retraso nos disponemos a destapar la herida para poder limpiarla y cerrarla definitivamente, pero hay quienes temen un hedor que les recordará que, en el fondo, no les pareció mal que los vencedores, como afirmó Queipo, “limpiaran España para que en 30 años nadie se moviera”. Entonces lo consiguieron y uno tiene la duda de si volverán a lograr callar a quienes sólo quieren curar heridas que llevan 70 años sin poderse ni mencionar.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 8 de septiembre de 2008.

07 septiembre, 2008

Filosofía de la vida (barata)


En días así uno recuerda historias de estas que te envían por internet, que no son especialmente ñoñas (algunas sí) pero que dan para pensar un rato.

 

Un profesor, delante de sus alumnos de la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, cogió un bote grande de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Después, preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí. El profesor cogió una caja llena de perdigones y los vació dentro del bote. Estos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí.

Después, el profesor cogió una caja con arena y la vació dentro del bote. Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos. El profesor volvió a preguntar de nuevo si el bote estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes le respondieron con un sí unánime. El profesor, rápidamente añadió dos tazas de café al contenido del bote y, efectivamente, llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían.


Cuando la risa se fue apagando, el profesor les dijo: "Quiero que os fijéis que este bote representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan. Son cosas que, aunque perdiéramos el resto y nada más nos quedasen estas, vuestras vidas aún estarían llenas. Los perdigones son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche... La arena es el resto de las pequeñas cosas"

Continuó diciendo:
"Si primero pusiéramos la arena en el bote, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf. Lo mismo sucede con la vida. Si utilizáramos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Ve con tu pareja a cenar, juega con tus hijos, concédete tiempo para ir al médico, practica deporte, disfruta con tu afición favorita..."
.. y terminó con:

"Siempre habrá tiempo para limpiar la casa, para reparar la llave del agua. Ocúpate primero de las pelotas de golf, de las cosas que realmente te importan. Establece tus prioridades, el resto solo es arena".     
Uno de los estudiantes levantó la mano y le preguntó qué representaba el café. El profesor sonrío y le dijo:
"¡Me encanta que me hagas esta pregunta!. El café es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay un lugar para dos tazas de café con un amigo.


 Eso está a medio camino entre la arena y los perdigones.

 

06 septiembre, 2008

Pasar de página

En la vida, a veces, pasamos página y cerramos capítulo. Una amiga entrañable tiene la teoría de que, cuando una cosa nos sale mal, es porque si nos salía bien iría acompañada de una catástrofe. Me lo ha tenido que repetir en infinidad de ocasiones los últimos tres años, cada vez que contaba los depropósitos y desencuentros sufridos. Me darían para contar historias kafkianas que no creo bueno publicarlas. Dejo ese mundo.

 

03 septiembre, 2008

La herida abierta


Esta tarde he tenido oportunidad de enredar con viejos papeles familiares recién llegados de mi tierra. Entre cartas de 1915, certificados de bautismo, facturas de una nevera de 1940 ó 1000 pesetas del año 1943 para la primera radio de la calle, me han llamado la atención un par de papeles.

El primero es este de aquí arriba, a la derecha, donde se apunta lo que mi bisabuelo debe a la cooperativa de construcción de UGT-CNT por unas obras en casa. La fecha es de julio de 1937, siete meses antes de que naciera mi padre, lo que me apunta a la posibilidad de que las obras fueran para preparar la casa para el nacimiento del primer nieto de la familia.

Una año después del golpe de estado, cerca del frente de Aragón todavía se llevaban a cabo trabajos de este tipo, en el que se detallaba el número de jornales de cada trabajador y los materiales empleados. Resulta curioso ver las siglas juntas de estos dos sindicatos históricos que hoy están muy separados. En plena guerra y daba la sensación de que existían el estado y el orden; el caos del que hablan los revisionistas y negacionistas del genocidio franquista parece lejano.

Pero también me he encontrado otro documento, el de abajo a la izquierda. A finales de 1938 los fascistas ya habían entrado en Monzón (Huesca) y mi bisabuelo tuvo que entregar en el Banco de Aragón el dinero en metálico que tenía. Quizá no recuperó, ni por asomo, todo el dinero que tenía. Lo más triste es el título del papel. Eso de "puesto en circulación por el enemigo" era para hacer ver, desde el principio, que la España seria empezaba en los años triunfales, que el dinero de antes era como el del monopoly, creado por unos "enemigos" que no sabían ni tener en pie un Estado.

Me quedo con el primero de los documentos. Con la ilusión de hacer reformas en casa, esperando la llegada del primer nieto, pagando religiosamente los jornales de cada trabajador, con un precio justo para cada uno. De esa época datan las primeras escuelas públicas de Monzón y uno imagina una apacible tarde de verano, al pie de la azucarera, con gente preocupada pero feliz.
El segundo de los documentos me recuerda la venganza, la dureza de la entrada a saco en los territorios que se resistieron hasta el final.

Hoy, precisamente hoy, apuntaba la pena que me daban los comentarios de los lectores sobre la providencia del juez Garzón. Me da una enorme tristeza ver que quienes ganaron la guerra, quienes se consideran legítimos sucesores de los ganadores, nieguen al enemigo lo mínimo: recuperar los cadáveres. Hay quien habla de abrir heridas, pero la herida estaba abierta, no se cerró en su debido momento, se tapó sin desinfectar y no se quejó nadie, no fuera a ser que cualquier pequeño grito se saldara con la amputación.

Pero ya es hora. Ahora no hay miedo. No van a volver a sacar a pasear a nadie. Es hora de devolver la dignidad a quienes dieron su vida por defender la legalidad republicana. No es mucho.


Cuidado con la cabeza


Frente al puerto de Santander hay unas oficinas que tienen unas puertas especialmente bajas. Con muy buen criterio han escrito en el dintel una frase. En cualquier caso, la frase la podemos hacer extensible a todos los ámbitos de la vida y debería haber indicaciones similares en los lugares de trabajo, en las escuelas, en los semáforos, en los bares, ...

02 septiembre, 2008

Infinita injusticia


Echas un vistazo a los comentarios que los lectores hacen en EL PERIÓDICO EXTREMADURA sobre la noticia de la investigación de Garzón acerca de los crímenes genocidas del franquismo y me da que pensar. Tengo reciente la lectura de El corazón helado y me doy cuenta de que en el periodo 76-79 las cosas se hicieron muy mal. Se dejó que los franquistas no acudieran a una comisión de la verdad, como la de Suráfrica, y reconocieran que fueron unos fascistas genocidas, que no pararon hasta eliminar a todos y cada uno de los discrepantes, y que disfrutaron durante 40 años (y más) de todo un país arrancado de cuajo a los demócratas. Ahora hay jubilados que se creen la historia "moaísta".

Se equivocaron quienes nos vendieron la transición perfecta. Por miedo a la venganza nos quedamos sin la justicia, por miedo a otro golpe de Estado se tragó con todo, por miedo no se depuraron los ejércitos ni las fuerzas policiales del franquismo, que sequirán cobrando retiros suculentos mientras que quienes pasaron 23 años en la cárcel por defender la democracia tienen que justificar cada hora cotizada.

La transición fue callarnos, para ver si así no volvían a matarnos. No se hizo justicia y de ahí nace la infinita injusticia. Hoy, en Alemania, es un delito hacer apología del nazismo o negar el holocausto, pero se puede vanagloriar a quien se encontró con Hitler en Hendaya y contar la historia al revés.

Como dijo Ignacio Fernández Muñoz, el personaje de El corazón helado, "...este es una país de hijos de..."

¡Qué pena de siglo XX!


Os dejo un poema de Marcos Ana

“Mi vida,

os la puedo contar en dos palabras:

Un patio.

Y un trocito de cielo

por donde a veces pasan

una nube perdida

y algún pájaro huyendo de sus alas”.




01 septiembre, 2008

"...como no podía ser de otra manera".


No sé quién fue el primero en usarla pero es una expresión que se ha extendido por todas partes y es difícil encontrar una declaración pública que no contenga la frasecita “como no podía ser de otra manera”. En ocasiones es una soberana perogrullada y el buen gusto debería hacernos restringir su uso, porque si vas a hablar de un accidente aéreo lo lógico es dar el pésame en primer lugar para no ser maleducado, y si recibes a los medallistas olímpicos hay que empezar por las felicitaciones. Es una frase de peso, una sentencia rotunda, de las que aportan un fuerte grado de credibilidad al que la pronuncia y que parece añadir un respaldo casi científico. De ahí mi preocupación por la proliferación de la frase en contextos en los que las cosas sí que podrían -e incluso deberían- ser de otra manera. Así podemos ver a munícipes que arrancan árboles centenarios para ensanchar una avenida o responsables políticos decretando que los libros de texto serán gratis para todo el mundo, como si fueran las únicas opciones posibles. El gran peligro de la frase radica en su incitación a la pereza mental. De nada nos vale proclamar que hay que pensar, inventar, imaginar, descubrir, investigar, desarrollar y hasta fabricar nuevas ideas, si cada dos por tres hacemos afirmaciones categóricas y las refrendamos con esa coletilla de “como no podía ser de otra manera”. Los grandes avances de la humanidad y las pequeñas genialidades han partido de quienes han cuestionado la tradición y las verdades absolutas. Por eso es necesario que, a pesar de la tendencia, pensemos en que las cosas sí podrían ser de otra manera.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 1 de septiembre de 2008.

P.S. Hubo un tal Fosbury del que se reían en el instituto por su forma de saltar. Ganó una medalla olímpica pero no fue uno de los atletas mejor dotados para esa prueba y tuvo pocos records. Eso sí, fue el primero en pensar de otra manera. Los que se reían no han pasado a la historia y hoy todos los atletas saltan estilo Fosbury.

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...