22 febrero, 2010

Política de gestos

El diccionario dice que un gesto es el movimiento del rostro, de las manos o de otras partes del cuerpo con que se expresan diversos afectos del ánimo. Los expertos dicen que comunican más que las palabras y en cualquier entrevista de trabajo puede ser más determinante que te cruces de brazos o apartes la mirada antes que saber alemán o chino. Tampoco son los gestos un lenguaje universal: en algunos países es un insulto dibujar un cero con el pulgar y el índice mientras que aquí lo usamos para comunicarle a los camareros que un plato está muy bueno. Los portugueses, sin ir más lejos, expresan la exquisitez de una comida tocándose el lóbulo de la oreja y en España juntamos los dedos, los besamos y los abrimos como una flor. Hablar de gestos en política es entrar en un terreno fértil para la ambigüedad: una política de gestos puede describir acciones propagandísticas, sin consecuencias prácticas y que sólo se hacen de cara a la galería; otras veces se refiere a la buena voluntad y disposición para el acuerdo. Los gestos físicos en política ya merecen un tratado aparte, pero tiene uno la sensación de que cualquiera, por insignificante que sea, acaba descalificando a quien los usa, desde aquellos legendarios zapatazos de Kruschev, pasando por los indignos pellizcos de Yeltsin, hasta llegar al alzamiento del dedo corazón de Aznar. Muchos están aprovechando para dar leña al ex presidente del gobierno por el feo detalle del jueves pasado pero, comparándolo con la obscenidad en que se convirtió su segundo mandato, lo del otro día casi podríamos calificarlo como un gesto de su caballerosidad.


La fotografía de Reuters fue captada por Iván Martínez, que merecería algún premio. No es una foto técnicamente perfecta pero el momento lo vale.

15 febrero, 2010

Error de configuración

En Alemania está prohibido levantar el brazo al modo fascista y no hay lugar en el mundo en el que se rindan homenajes a quienes apoyaron a las Potencias del Eje de la Segunda Guerra Mundial. Bueno sí, en España es posible el mundo al revés y es más fácil que el fascismo encarcele a quien lucha por los derechos humanos que lo contrario. Si Baltasar Garzón acaba siendo condenado, nos encontraremos ante la paradoja de que el partido único que sustentó la dictadura, Falange Española, se salga con la suya frente a quien trata de juzgar crímenes de lesa humanidad. Todo tiene su origen en un error de configuración de la democracia española, aquella llamada Ley de Amnistía de 1977 que no fue un punto de encuentro para construir un futuro de concordia sino una imposición realizada en una época en la que lo más importante de la política era el nombre de los generales de cada región militar. Porque, además, los demócratas de este país tuvieron que tragarse la norma como si fuera un perdón para quienes habían cometido excesos luchando por las libertades, cuando en realidad escondía una exculpación de los crímenes cometidos desde el Estado en los 40 años anteriores. Ahora Garzón se encuentra al borde de una condena judicial por haberse atrevido a poner en tela de juicio la piedra angular de nuestra democracia, aquella ley que metió en el mismo saco a quienes no habían luchado contra el fascismo - y se habían aprovechado de él -  con los que sí lo habían hecho. Los informáticos dicen que cuando hay error de configuración inicial es imprescindible reiniciar todo. Algo así habrá que hacer.

13 febrero, 2010

Mientras todo eso llega...vida



Potser em deixin les paraules  / Tal vez me abandonen las palabras
o potser em deixeu vosaltres / o tal vez me abandonéis vosotros,
o només els anys em posin / o solo los años me dejen
a mercè d'alguna onada, /a merced de alguna ola,
a mercè d'alguna onada. /a merced de alguna ola.
Mentre tot això m'arriba, / Mientras llega todo esto,
que a la força ha d'arribar-me, / que por fuerza ha de llegarme, 

potser tingui temps encara / tal vez tenga tiempo aún
de robar-li a la vida / de robarle a la vida
i així omplir el meu bagatge. / y así llenar mi bagaje.
Mentre tot això m'arriba... vida, vida! / Mientras llega todo esto....vida, vida!

Encara veig a vegades, / Todavía veo, a veces,
de vegades veig encara / a veces, veo todavía,

els meus ulls d'infant que busquen, / mis ojos de niño que buscan
més enllà del glaç del vidre, / más allá del vidrio helado
un color a la tramuntana. / un color en la tramontana.
M'han dit les veus assenyades / Voces sensatas me dijeron
que és inútil el cansar-me; / que era inútil cansarme,
però a mi un somni mai no em cansa, / pero un sueño nunca me cansa
i malgrat la meva barba / y a pesar de mi barba
sóc infant en la mirada. / soy un  niño en la mirada.
De vegades veig encara... vida, vida! / A veces veo, todavía...vida, vida!

Si em faig vell en les paraules, /Si envejezco en las palabras,
si em faig vell en les paraules /Si envejezco en las palabras,
per favor tanqueu la porta / por favor cerrad la puerta
i fugiu de l'enyorança / y huid de la añoranza
d'una veu que ja s'apaga. / de una voz que se apaga.
Que a mi no m'ha de fer pena, / Que no me ha de dar pena,
que a mi no em farà cap pena / que no me dará pena alguna
i aniré de branca en branca / e iré de rama en rama
per sentir allò que canten / para escuchar lo que canten
nous ocells del meu paisatge. / nuevos pájaros en mi paisaje.
Que a mi no m'ha de fer pena... és vida, vida! / Que no me dará pena alguna....es vida, vida!

Si la mort ve a buscar-me, / Si la muerte viene a buscarme,
si la mort ve a buscar-me / si la muerte viene a buscarme,
té permís per entrar a casa, / tiene permiso para entrar en casa,
però que sàpiga des d'ara / pero sepa, desde ahora,
que mai no podré estimar-la. / que nunca podré amarla.
I si amb ella he d'anar-me'n, / Y si he de partir con ella,
i si amb ella he d'anar-me'n / y si he de partir con ella,
tot allò que de mi quedi, / todo lo que quede de mí,
siguin cucs o sigui cendra / sean gusanos, ceniza
o un acord del meu viatge, / o un acorde de mi viaje
vull que tinguin aquest signe... vida, vida! / quiero que canten este signo...vida, vida!

Potser em deixin les paraules / Tal vez me abandonen las palabras
o potser em deixeu vosaltres / o tal vez me abandonéis vosotros
o només els anys em portin / o solo los años me dejen
a mercè d'alguna onada, / a merced de alguna ola,
a mercè d'alguna onada. / a merced de alguna ola.
Mentre tot això m'arriba... vida, vida! / Mientras todo esto llega...vida, vida!
Mentre tot això m'arriba... vida, vida!
 / Mientras todo esto llega...vida, vida!
Mentre tot això m'arriba... vida, vida! / Mientras todo esto llega...vida, vida!





Mientras todo esto llega...vida, vida!

08 febrero, 2010

¿Qué hacemos?


Hace apenas un año y medio el capitalismo pedía ayuda a los Estados y a los ciudadanos de a pie para no ahogarse con su propio vómito. La avaricia estuvo a punto de hacer saltar los resortes del sistema y entre todos tuvimos que echar una mano para que el tinglado siguiera en pie. No han pasado ni siquiera dos años y algunos bancos ya nos repasan por la cara sus segundos mejores resultados de su historia. Hasta políticos de derecha ponían en tela de juicio las bondades del capitalismo y, de repente, los tahúres más tramposos del mundo han dado la vuelta a la realidad y nos están haciendo creer que la culpa de la crisis bancaria, financiera, económica y laboral la tienen los asalariados, esos que en España pagan más impuestos en la declaración de la renta que los empresarios, pero que luego tienen peores coches, peores casas y peores vacaciones. El genial dibujante Quino lo reflejó con una viñeta elocuente en la que tres adineradas piezas negras del ajedrez, a pesar de estar rodeadas en el tablero por un montón de obreros y trabajadoras de color blanco, se enfrentaban al siguiente problema: juegan las negras y dan jaque mate cuando les da la gana. En esto radican nuestros males: en que nos reparten las cartas y cuando juntamos cuatro ases nos dicen que el juego ha cambiado y que ahora la cuestión es acercarse a siete y media. Ante esta crisis podemos optar por aprovecharla y conseguir logros para la humanidad como la tasa Tobin, o bien permanecer atontados ante unos trileros que acabarán por sacar su máximo rendimiento contable aunque se lleven el planeta por delante. ¿Qué hacemos? 

06 febrero, 2010

Paseando por la ciudad II

Sigo con la noticia anterior, de hace tres años.


El nuevo vial dará también servicio a las 154 viviendas que está construyendo en esta zona la Inmobiliaria Municipal y ayudará al desarrollo turístico del Fuerte de San Cristóbal, ya que en el vial se han construido unas escaleras que llevan directamente hasta el fuerte. (...)

Pues bien. Al final de las escaleras mencionadas los turistas ya pueden disfrutar


de la fauna autóctona de la ciudad,


de indicaciones (sólo hay esta y acribillada a disparos),




un fuerte digno de admiración ( pero en un estado lamentable),




y la limpieza habitual del resto de la ciudad.


Paseando por la ciudad I

Se van a cumplir tres años de la inauguración del vial que une el Puente de la Autonomía de Badajoz con la carretera de Campo Maior. Uno lee la noticia del 15 de febrero de 2007 y no sabe si reír o llorar. En ella se recogen unas palabras de Miguel Celdrán:


"El alcalde recordó que quedan por hacer unos jardines en la parte derecha, junto a las viviendas que construye la Inmobiliaria Municipal, "cuando se hagan éste será un sitio de ensueño"




Pues han pasado tres años y aquí les muestro los jardines que hacen de mi barrio un sitio de ensueño. Se me olvida decir que en esta zona de la ciudad es donde el alcalde recibe menos votos y donde somos ignorados, despreciados y maltratados más que en (casi) ninguna otra zona de la ciudad. 


Se entregaron las viviendas y no hay ni un atisbo de los jardines. Salvo que esto sea un rocódromo para practicar alpinismo. Y eso que en su día se presentó a la prensa hasta la maqueta y las explicaciones de unos jardines con sus diferentes niveles para salvar la elevación, etc.


Así que eso que de lugar de ensueño... regular. 

01 febrero, 2010

Puntada sin hilo

Me encanta la expresión “no dar puntada sin hilo”. Me acordé de ella la semana pasada, cuando escuchaba a Javier Arenas mencionar la cadena perpetua y a Alicia Sánchez Camacho gritando que no cabemos todos. Hay quien cree que son deslices, salidas de pata de banco de dos políticos que están en la oposición en sus Comunidades Autónomas y que quieren ganar notoriedad a toda costa. Pero creo que todo está muy bien estudiado y que sus declaraciones se enmarcan dentro de la lógica de un partido que quiere abdicar de aquel cacareado centro para dar un viraje a estribor. Hay quien cree que la política consiste en eso, en ir diciendo lo que los más ruidosos quieran escuchar, independientemente de que sea una barrabasada, una incongruencia o una crueldad con los más débiles. Un observador extranjero se preguntaba por qué en España no había partidos ultraderechistas con representación parlamentaria como los de Fini en Italia o Le Pen en Francia. La respuesta es sencilla: el sector poblacional de ese espectro ideológico también existe aquí, pero se siente más o menos reconfortado en un partido que ya no tiene reparo en reclamarse de derechas, que asume sin complejos la defensa de una sociedad confesional, que no esconde sus tintes ultranacionalistas, que preconiza la expulsión de los extranjeros pobres, que reclama para sí un discurso amparado en la mano dura más rancia y decimonónica sin parar a reflexionar ni un minuto sobre las consecuencias de sus propuestas. Es verdad. No dan puntada sin hilo y a lo mejor les sale hasta bordado. Lástima que cuando se pinchan siempre lo hacen en la piel de otros.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 1 de febrero de 2010.

El artículo 40

Algunos de los que más énfasis ponen en llamarse a sí mismos constitucionalistas, suelen padecer olvidos selectivos del texto. Les encantan ...