Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Los nadie de Eduardo Galeano

Imagen
Hace unos días leí en este mismo espacio la columna de mi vecino de los martes, en la que se refería a un extremeño como el primer hombre que avistó el Pacífico. La frase me hizo recordar a mi admirado Eduardo Galeano, que en uno de sus libros describía el momento en el que el profesor explicaba dicho episodio en la clase de Historia, y donde un chico preguntaba si los habitantes de lo que hoy es Panamá eran todos ciegos en aquella época. Tras la muerte de Galeano se han ido difundido por las redes sociales frases y fragmentos de su obra, especialmente uno en el que habla de “los nadie”, de aquellos que balen menos que la bala que los mata y que en las últimas horas nos han inundado las pantallas y los periódicos . No habían pasado ni diez horas desde que el avión de  Germanwings  se estrellara en los Alpes y ya había un equipo de psicólogos de varios países preparados para auxiliar a los familiares de los accidentados. Ante las desgracias somos capaces de analizar las causas,

En tierra extraña

Imagen
Hace unos días he tenido la oportunidad de ver dos películas en las que el tema era el mismo pero el abordaje bien diferente. Había oído hablar de una de ellas,   titulada Perdiendo el norte , y de la que sabía dos cosas con antelación: que contaba una historia de jóvenes españoles sobradamente preparados en Berlín, y que se había convertido en la cinta española más taquillera del año. A pesar del éxito de público el largometraje me decepcionó, porque la interpretación era pésima (con alguna excepción) y porque pretendía ser una comedia que a mí no me hacía ninguna gracia. La segunda obra era un documental de Icíar Bollaín rodado en Edimburgo y titulado En tierra extraña , con las historias reales de personas jóvenes, con carreras y posgrados, pero que se sentían incluso afortunadas por trabajar de pinche de cocina o de camarera de pisos en un hotel de esta bella ciudad escocesa. A alguna se le saltaban las lágrimas, otras habían perdido la esperanza y en muchas miradas se leía