Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

Entradas protocolarias

Imagen
Tengo amigos que se empeñan en enviarme los libros que escriben y suelo contestarles, dándoles las gracias, que lo mejor que puede hacer alguien por una amistad que se dedica a la literatura es comprarles un ejemplar. Algunos quieren imponer su generosidad a mi protocolo sobre este asunto, así que a veces acabo aceptando que me lo hagan llegar al buzón. Es imprescindible saber valorar que las cosas tienen su precio, que no hay casi nada gratis, y que cuando alguien no apoquina lo que le corresponde es porque se está cargando en la cuenta del resto. Recuerdo una época, hace ya varias décadas, en las que me molestaba sobremanera que una buena parte de los que se sentaban a mi lado en el teatro no hubieran pasado por taquilla y se valieran de los típicos enchufes: algunos no tenían rubor en confesar que se las conseguía un primo concejal o una amiga que trabajaba no sé dónde. Yo pensé que este tipo de cosas ya habían pasado a mejor vida, pero el pasado fin de semana

Los incendios se apagan en invierno

Imagen
Hace diez años pude colaborar en la organización de un encuentro sobre los incendios forestales en la península ibérica : el año 2003 habíamos visto como salía ardiendo toda la Raya cercana a Valencia de Alcántara y Portugal abría los telediarios de medio mundo con ciudades y aldeas rodeadas de llamas; al año siguiente continuaron las catástrofes en el país vecino y en julio de 2005 morían once bomberos en Guadalajara en un incendio que asoló más de 10.000 hectáreas. La frase del curso que más me llamó la atención, quizá porque era y soy un ignorante en la materia, fue la afirmación de que “los incendios forestales se apagan en invierno”. En los últimos días habrán podido leer la opinión de expertos que, de una manera u otra , nos demuestran que la prevención es siempre mejor que cualquier cura. Ahora, a toro pasado, es fácil dictaminar que hubiera sido preferible llevar a cabo con anterioridad todas las tareas imprescindibles, especialmente en una tierra en la que los ve