Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Vivir para comprar

Imagen
En los últimos años he tenido la oportunidad de conocer dos ciudades de las que oía hablar como modelo de recuperación urbanística de sus cascos antiguos. El verano pasado conocí la parte vieja de Vitoria-Gasteiz , donde conviven hostelería, pequeño comercio y moradores a partes iguales. Hace cuatro años quedé encantado con Girona , en cuyo centro histórico podías encontrar tiendas que parecerían salidas de un cuento, como un colmado de más de cien años lleno de botellas, cajas y botes de lo más pintoresco. Me di cuenta de que eran ciudades en las que los pequeños comercios habían sobrevivido y no tardé en vincularlo con que estaban en unos territorios donde la liberalización total de los horarios no ha sido permitida , y donde no abundan tanto los grandes centros comerciales como en otras zonas de la península. Precisamente en Portugal se da el caso contrario, como el que hace años recogía Saramago en su novela La Caverna y la historia de un alfarero que llevaba sus piezas

A propósito de un artículo de Irene Sánchez Carrón en HOY (10/04/2016)

Imagen
Cuando nació mi hija, una amiga y compañera de Facultad me envió un poema de Irene Sánchez Carrón que tengo entre mis favoritos. Está incluido en el libro Escenas principales de un actor secundario y lo tengo como uno de mis preferidos: Mientras duermes te miro. Me recuerdas el frío de las fuentes en los labios, el prado debajo de la espalda, la indescifrable danza de las nubes, el dulce sabor de diminutos dedos en la masa, la tierra en las uñas, los pies mojados en los charcos, los bolsillos repletos. Contigo junto a mí los días recobran la suave textura de la cera y repiten mil veces el amanecer. Contigo junto a mí veo pasar de largo la tristeza. El domingo 10 de abril de 2016, mi admirada Irene publica su extensa columna de domingos alternos en el diario Hoy con el título de Podemos, primera temporada , en la que expresa su opinión sobre esta formación política y que no es muy buena. Lo que sí me llama la atención es que para argumentar una opinión desfav

No ser académico

Imagen
He aprovechado los pasados días de fiesta para acercarme a la capital y enseñarle a mis hijos Madrid, ciudad que desconocían y a la que yo llevaba bastante tiempo sin ir, quizá porque no me atraían los relajantes cafés con leche en la Plaza Mayor y he esperado nuevos aires. En uno de mis paseos llegué a la chocolatería de San Ginés, que aparece en el recorrido nocturno de Max Estrella en las   Luces de Bohemia   de Valle-Inclán. La memoria me llevó a aquel libro de la colección Austral, de color morado, y a algunas frases que todavía estarán subrayadas en mi biblioteca. “Tengo el honor de no ser académico” fue una de las que pronunció Max Estrella aquella noche, y no sabemos qué habría dicho si hubiera escuchado al académico Félix de Azúa. Aunque soy de los que entro una veintena de veces al día en la página web de la Academia de la Lengua, mis recelos hacia la institución que limpia, fija y da esplendor a la lengua no vienen por las últimas declaraciones del más reciente de los