Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Cerrado por huelga

Imagen

Disipando las últimas dudas,...

...y al final me ha convencido Zapatero.

11 últimos minutos para pensar

La clase trabajadora (XIV)

Imagen
I ba a escribir algo sobre la cuestión, pero el día 18 lo hizo Isaac Rosa . Mucho mejor. “Esperamos que la huelga general no sea violenta. Además, no hay mucho entusiasmo entre los trabajadores para secundar el paro.”  -José María Lacasa, Secretario General de CEOE- . Ya sabemos, desde el mismo día que se convocó, que la huelga general del 29 será irremediablemente un fracaso, que no merece la pena que nos molestemos en hacerla. También deberíamos saber que, en el improbable caso de que sea un éxito, o que no sea el fracaso anunciado, será por culpa de violentos piquetes sindicales que sembrarán el terror en calles y polígonos. En la campaña mediática antisindical ya ha empezado a asomar el fantasma del piquete, del que oiremos hablar mucho los próximos días. Los empresarios dicen que tienen miedo, y hace un par de días la CEOE exigió al Gobierno que “garantice el derecho al trabajo, y la seguridad de las personas y de las instalaciones empresariales”, para lo que piden una “línea cali

Informarse antes de actuar

Esto sí que explicar las cosas decentemente y no el Cikilicuatre.

Vivir de un sueldo

Imagen
Desde hace siglos existe una mayoría de la población que subsiste gracias al trabajo que realiza y al sueldo que recibe. Históricamente, las personas trabajadoras nunca pudieron pedir unas mejores condiciones, porque el sistema estaba montado para que obedecieran y acataran aquello que se le daba. Y los tiempos fueron avanzando, llegaron las revoluciones industriales y fueron surgiendo conciencias que empezaron a reclamar un trozo de vida. Fue así que con huelgas y sufrimiento consiguieron el descanso semanal, luego la jornada de ocho horas, más tarde el seguro de enfermedad, después las vacaciones pagadas, permisos de maternidad y hasta de paternidad. Ninguno de esos logros que hoy disfrutan los trabajadores, que en su momento fueron considerados utopías, habrían sido posibles si no se hubiera batallado por ellos. Porque nada fue concedido y todo fue arrancado en la lucha. Quienes vivimos de un sueldo no podemos firmar un artículo en el Financial Times para que los gob

Mañana se cumplen 35 años

Y el sábado emitió La 2 este magnífico documento histórico. Documentos TV. ’Septiembre del 75’

La clase trabajadora (XII)

Un interesantísimo artículo de Juan Torres López . Para seguir pensando, una de las pocas actividades gratuitas que van quedando en este mundo. No sabemos por cuanto tiempo. Desde el mismo momento en que los sindicatos convocaron la huelga general del 29 de septiembre, los medios de comunicación, los periodistas y dirigentes de derechas, los economistas liberales... comenzaron a decir que no había razones para la convocarla pero a medida que se han ido explicándolas lo cierto es que han tenido que cambiar de discurso. Cuando ya se ha hablado con docenas de miles de trabajadores sobre la reforma laboral y mucha más gente sabe de verdad en qué consiste, no resulta tan convincente seguir diciendo que no hay razones para convocar una protesta contra ella. Un conocido catedrático de Ciencia Política, Fernando Vallespín, reconocía hace unos días que la huelga tiene "una gran capacidad expresiva, ¡qué duda cabe!, e incluso puede ser bienvenida como muestra del rechazo a quienes nos h

La clase trabajadora (XI)

La clase trabajadora (X)

En la planta catorce del pozo minero de la tarde amarilla tres hombres no volvieron hay sirenas, lamentos, acopasados aies a la boca del pozo. Dos mujeres de luto anhelando dos cuerpos y una madre que rumia su agonía en silencio es el tercero. A las diez la luna clara se refleja en las sortijas del patrón recién llegado con sombrero, gravedad y su aburrido gesto. El ha sido el primero, vendrán gobernadores alcaldes, ingenieros. tratarán de calmar, la presentida viuda que se muerde el pañuelo no sabrán acercarse a la madre que les mira con los ojos resecos. A las doce el patrón mirara su reloj los otros ya se fueron y en un punto y aparte esbozará un fastidio mientras piensa ¿pero dónde están estos? Ha llegado otro relevo de bomberos y la una menos diez era la noche el primero muerto Sentados en el suelo, los mineros se hacen cruces y reniegan de Dios quién diría les pillara de sorpresa la tragedia repetida a veces el más bravo se le queda mirando fijamente al patrón con dientes a

La clase trabajadora (IX)

Imagen
La reforma laboral según el genial Antonio Fraguas, Forges.

La clase trabajadora (VIII)

Imagen
Si un amigo con el que tienes diferencias se está ahogando lo que hay que hacer es salvarlo y, después, arreglar las diferencias y abroncar por la temeridad o por lo que sea. Así que podría mostrar mis discrepancias sobre muchas practicas sindicales, pero no voy a caer en el error de empezar ahora a desgranarlas, porque la situación  requiere de otras urgencias. El fascismo ideológico y mediático, que en algún momento pensé que iba a alentar la huelga general como forma de derribar al gobierno, está echando el resto para que , cunado lleguen nuevamente al poder, no haya ni un resquicio de organizaciones de clase trabajadora. Hay noticias  que pasan por alto datos fundamentales y que se dedican a titular como un tabloide y propiciando que salga la mala baba integral de todos esos fascistillas que pululan tras los comentarios de la prensa.  La mayor injusticia que se puede cometer en el día a día es la generalización. Yo conozco a funcionarios vagos, a profesores impresentables, a médi

La clase trabajadora (VII)

Imagen
En este enlace  se puede ver un fragmento de Los lunes al sol . En el minuto 2:19 el personaje interpretado por Bardem dice una de esas cosas que todas las personas de clase trabajadora deberían tener presente. No te preocupes tanto si tu lucha servirá o no, si se olvidará o no. Porque cuando se está codo con codo junto a los que sufren como tú, cuando se tiene ese vínculo de unión, la lucha ya merece la pena. Aunque solo sea por eso.

Vivir de rentas

Imagen
En el colegio tenía ataques convulsivos de pereza que no llegaron a tener fatales consecuencias. Me decían que me había salvado porque vivía de las rentas, pero yo no lograba entender la expresión, quizá porque nunca había visto a nadie en mi familia con ese medio de subsistencia. No tardé en conocer, de lejos y por referencias, qué era eso de vivir de rentas, la envidiada vida de quienes no necesitan trabajar y sólo tienen que mover los hilos para seguir ganando el pan y todo tipo de viandas y bienes. Cuando tu negocio te permite que la existencia sea sólo ocio, entonces se modifican los puntos de vista de una manera sustancial. El banquero Botín decía esta semana que no había que poner impuestos a la banca porque perjudicarían la economía. No especificaba la economía de quién, pero sospecho que se refería a la suya. En cambio, la bajada de sueldos y el abaratamiento del despido sí que son buenos para la economía (tampoco especifican la de quién). Lo que más me admira de quienes vive

Labordeta

Imagen
Lo que somos, nuestra manera de ver el mundo, se la debemos en gran parte a pequeños detalles que hacen que tomemos un camino o que empecemos a pensar de otra manera. En la navidad del año 1976 hicimos el habitual viaje de regreso desde Monzón (Huesca) hasta Badajoz, en un Renault-6, con tres cintas de casete que mi padre había comprado aquella tarde: el primer álbum de La Bullonera, el primer álbum de Joaquín Carbonell ( Con la ayuda de todos ),  y una cinta de Labordeta, del álbum Cantes de la tierra adentro . Aquellos viajes duraban 14 horas, salíamos muy de madrugada, y era habitual que nos parara la Guardia Civil ante la extrañeza de ver un coche de Badajoz por esas carreteras y a esas horas. Mi madre escondía las cintas en un acto reflejo a pesar de que el dictador había muerto hacía un año (no así la dictadura). Esas tres cintas de casete me las aprendí de memoria. Los tres años siguientes no pedía otra cosa cada vez que me tenían que hacer un regalo y así fui recopilando casi

La clase trabajadora (VI)

Otra canción histórica y animada. Orgulloso de estar entre el proletariado Es difícil llegar a fin de meses Y tener que sudar y sudar "pa" ganar nuestro pan Este es mi sitio, esta es mi gente Somos obreros, la clase preferente Por eso, hermano proletario, con orgullo Yo te canto esta cancion, somos la revolución Si señor ! la revolucion Si señor !, si señor, somos la revolución Tu enemigo es el patrón Si se ñ or !, si señor, somos la revolución Viva la revolucion "estyhasta" los cojones de aguantar a sanguijuelas Los que me roban mi dignidad Mi vida se consume soportando esta rutina Que me ahoga cada dias mas Feliz el empresario, mas callos en mis manos Mis ri ñ ones van a reventar No tengo un puto duro, pero sigo cotizando A tu estado del bienestar Resistencia ! Este es mi sitio... En esta democracia hay mucho listo que se lucra Exprimiendo a nuestra clase social Les importa cuatro huevos si tienenes catorce hijos Y la abuela no

La clase trabajadora (V)

20 años tiene la canción. Y no hay manera de que pierda actualidad. Pobrecito del obrero, nunca le llega el dinero Pobrecito del obrero, le pagan poco dinero Pobrecito del obrero, que nunca tiene dinero Pobrecito del obrero, no tiene ni pal sombrero Impuestos al día, alto interés y crédito rápido Somos la mejor esponja, te lo absorvemos todo ¡Toma, toma!, nada que no te engaño ¡Somos la tía del anuncio! ¡Esta es tu casa! ¡Tenemos la mejor patada para tu culo! Yo no maldigo mi suerte, porque minero nací y aunque me ronde la muerte, no tengo miedo a morir

La clase trabajadora (IV)

Este vídeo tiene ya sus años. Pero ahora es más interesante que cuando se hizo y tiene muchas enseñanzas para reflexionar en este mes de septiembre.

La clase trabajadora (III)

Una joya. El vídeo es de mayo de 2009. Lo que no sé es si los que lo hicieron estarían dispuestos a actualizarlo. Me encanta el slogan final: "Si les dejas lo hacen". La versión actualizada podría ser:  "No os preocupéis. Se lo vamos a dejar hecho"

Pues sí, el tiempo pasa

Imagen
Habrá que dejar el licor y empezar a pensar en medicamentos.

Jorobar

Imagen
Nos parece que hemos vivido mucho tiempo hasta que nos sorprenden con nuevos dinosaurios. El de la semana pasada, el más reciente de los encontrados, tiene 125 millones de años. Casi nada. A su lado todos somos infinitamente jóvenes. Eso sí, parece ser que el dinosaurio tenía una joroba. No sé si la tenía ya cuando vivía o se le ha desarrollado de repente, cuando ha visto la luz y se ha encontrado en una época realmente jorobada. Jorobar es un verbo reconocido por la Academia y ha acabado siendo sinónimo de fastidiar y molestar , aunque creo que el origen de esta acepción se remonta a una tendencia eufemística de no mencionar otro verbo que comienza por la misma sílaba. No sé si hay campeonato mundial de jorobar al aire libre, pero la roja podría tener una selección de altísimo nivel y multidisciplinar. Es fácil encontrase en cada grupo humano con alguien cuyo quehacer fundamental es tocar las narices a los demás sin siquiera obtener un beneficio personal. Una administradora de finc

La clase trabajadora (II)

Imagen
No se pueden imaginar la de casos como el de la viñeta que me vengo encontrando últimamente.

La clase trabajadora (I)

Para los que no saben nada de historia, para los que no tienen memoria y para los que ignoran que cada beneficio de los que disfrutan se lo debemos a gente que sufrió mucho, que fue insultada y ninguneada, y que, en muchas ocasiones, no pudieron beneficiarse de esa lucha. Pero la llevaron a cabo para nosotros. Ahora podemos elegir nuestro personaje en la historia y parece que hay una huida en desbandada hacia los papeles más rastreros. Habrá que hacer más pedagogía que arengas y sketchs de Benny Hill.

Aristarain

No creo en los premios. No es que me oponga a su existencia, sino que suelo relativizar las biografías plagadas de galardones. A veces se condecora a un sanguinario por su aportación a la paz y se eleva a los altares literarios a contertulios televisivos incapaces de articular tres frases. Pero de vez en cuando uno se reencuentra con premios merecidos y que te alegran tanto como si los hubiera recibido alguien cercano. Me ha pasado en varias ocasiones con los Premios Extremadura a la creación , cuando se ha reconocido a dibujantes como Quino , ensayistas como Eduardo Lourenço , novelistas como Lobo Antunes , arquitectos como Siza Veira , o artistas como Helena Almeida . Pero hoy recibe el premio un creador que tal vez no sea muy conocido para el gran público, pero que es muy importante para quienes nos hemos quedado deslumbrados por fragmentos de sus obras maestras. Se trata del cineasta Adolfo Aristarain , que nos dejó en Lugares comunes una declaración de principios sobre la enseñan

September