30 enero, 2016

No hay nada como ir a las fuentes




He vuelto a ver el vídeo de la rueda de prensa de Pablo Iglesias el viernes 22 de enero tras entrevistarse con el jefe de Estado. Desde entonces se ha hecho correr el bulo de que Pablo Iglesias lo primero que hizo fue pedir para sí mismo la vicepresidencia, que se olvidó del "gobernar para qué" y que solo iba "a por los sillones". Muchos dicen que la nueva política es igual que la vieja, hay conocidos que reiteran que “la nueva política era esto” y quien, creyendo que eso fue así, escriben que todo es “excesivamente burdo”. Así que lo he vuelto a repasar por si era verdad lo que tantos y tantos repiten para menospreciar la propuesta y me he dado cuenta de que no es así. Esta es secuencia

En el minuto 1.32 declara la voluntad de formar un gobierno con PSOE e IU de forma proporcional a los votos obtenidos. En el minuto 2.00 dice que lo hace público tras comunicarlo al jefe de Estado (si lo hubiera hecho antes le habrían criticado por soltarlo antes de tiempo). En el minuto 2.31 emplaza a Sánchez y Garzón a sentarse para acordar los ejes de ese gobierno y posteriormente desgrana algunas medidas fundamentales:atajas desahucios (2.45), impedir los cortes de suministro apersonas empobrecidas (2.48), impedir que las mujeres víctimas de violencia se encuentren sin solución habitacional (2.52), atajar el desempleo que afecta a cientos de miles de personas (3.00), iniciar cambios constitucionales (3.10) para blindar los derechos sociales (3.20) para hacer frente a la corrupción (3.23), reformar la justicia para asegurar su independencia (3.28), reformar el sistema electoral que garantice igualdad de representación en función de votos (3.31). También para defender la unidad del país desde la plurinacionalidad y buscando vías democráticas para desbloquear la situación territorial (3.40) y en el minuto 4.26 emplaza a Pedro Sánchez a un diálogo abierto. No es hasta el minuto 4.36 cuando afirma “Si aspiramos a ser Presidente y vicepresidente…” no se nombra NADA de reparto de carteras. Así que los tres primeros minutos fueron para lo que muchos están negando. Me pregunto de dónde salió, en la tarde del mismo viernes, que Pablo Iglesias empezó pidiendo carteras y no habló de contenidos. Sin duda una manipulación interesada. No hay nada como ir a las fuentes





27 enero, 2016

Entre enero y febrero

Anteayer se cumplieron 39 años del asesinato de los abogados de Atocha. Cuatro años más tarde, en 1981, también tuvimos unos días trepidantes por estas mismas fechas con la dimisión de Adolfo Suárez, el congreso de UCD en Palma de Mallorca y un golpe de Estado en plena sesión de investidura. El viernes se certificaba que el calendario nos había traído un tránsito de enero a febrero lleno de incertidumbres y sorpresas políticas de todo tipo. Por suerte ya hemos dejado atrás los días sangrientos y los ruidos de sables, así que solo nos queda acostumbrarnos a un juego muy habitual en muchos lugares del mundo pero que aquí no habíamos puesto en práctica jamás. Algo tan simple como contar los escaños, verificar cuánta gente ha respaldado a cada opción e intentar construir un gobierno y unas medidas en las que, como en la buena cocina, se respeten los porcentajes de cada ingrediente y se tenga claro qué plato se quiere elaborar.

Alguien ha dicho que vamos a ver muchas cosas por primera vez. Hubo un momento el pasado fin de semana en el parecía que nadie estaba dispuesto tomar el timón, porque los que mejores cartas obtuvieron el pasado 20D no sabían cómo utilizarlas y en la ronda de conversaciones con el jefe del Estado, como en muchos juegos de mesa, la expresión más escuchada era “paso”. Sí, como lo oyen, dos años de precampaña continuada para unas elecciones generales y al final los protagonistas principales, aquellos que se intercambiaron adjetivos como indecente, ruin, mezquino y deleznable en el debate del 14 de diciembre, se resisten a mover pieza en el tablero.

¿Qué va a pasar? Nadie lo sabe con certeza. Ayer hubo una redada más para detener a miembros del PP acusados de corrupción y el propio partido está imputado por destruir los discos duros de los ordenadores. La propia higiene democrática aconsejaría que la organización desde la que se cometieron tantas irregularidades dejara de estar durante algún tiempo al mando de la justicia y las fuerzas del orden. Pero todo apunta a que no: Celia Villalobos, la señora que jugueteaba al candy crash desde la presidencia del Congreso, mandaba ayer al gallinero del hemiciclo a los de Podemos con el apoyo de C’s y de la socialista andaluza Micaela Navarro. Parece un pequeño detalle de puesta en escena, pero hay mucho mensaje en este gesto. Cuando me enteré de la anécdota me di cuenta de que será muy difícil que el PSOE permita que Pedro Sánchez presida un gobierno de izquierdas para garantizar derechos sociales, conseguir una justicia independiente o poner la política al servicio de las personas menos favorecidas. Las presiones del Ibex 35 para que nada cambie imagino que están siendo muy fuertes, pero lo que más pesa es tener a tanto militante de peso en consejos de administración o deseando entrar en uno. Solo las bases socialistas pueden cambiar esto y no sé si les dejarán hablar. Así son los días entre enero y febrero.

Publicado en HOY el 27 de enero de 2016

13 enero, 2016

Entre Cervantes y Maquiavelo


Durante algún tiempo me empeñé en creer que en política no eran tan importantes los sujetos como los complementos directos, que daba igual quién llevara a cabo las tareas porque lo fundamental era que las cosas se hicieran. El argumento tenía sus peligros y me traía a la memoria aquella frase de Deng Xiaoping que tanto gustó a uno de nuestros gobernantes: gato negro, gato blanco, lo importante es que cace ratones. Desde hace unos años circula por internet un vídeo con la voz de fondo de Tommy Douglas en 1962. Cuenta la historia de unos ratones que siempre votaban a unos gatos negros que dictaban leyes en su propio beneficio.  Los ratones optaron por cambiar su voto y auparon al poder a los gatos blancos con resultados similares. No les desvelaré el final de la historia, que podrán encontrar fácilmente por las redes. La experiencia nos dice que a veces los gatos azules se portan como gatos rojizos y viceversa, y que si los roedores no toman las riendas de sus vidas jamás van a encontrar protección en los felinos. También hemos aprendido que unas leyes teóricamente buenas pueden convertirse en nefastas si son tergiversadas por reglamentos o aplicadas atendiendo más a la letra que al espíritu.

A la hora de gobernar y de elegir a quien ha de guiar nuestro barco, tenemos que pensar detenidamente en los complementos indirectos, en las personas a las que se va a beneficiar con una determinada ley, y en las que podrían salir perjudicadas. El difícil equilibrio de gobernar para todos se torna poco menos que imposible y probablemente no es cosa nueva. Repasando uno de esos capítulos que nos dejó Cervantes, del que se ha hablado mucho en este periódico durante los últimos días, encontré estos consejos de Don Quijote a Sancho para gobernar su ínsula: “Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia, que las informaciones del rico. Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico, como por entre los sollozos e importunidades del pobre. Cuando pudiere y debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente, que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo.”


Me temo que gobernar bien es saber elegir a quién se beneficia con cada norma dictada. Ahora que lo de “Hacienda somos todos” es un eslogan publicitario y no una manera de entender lo público, ahora que en la fiscalía se transportan los papeles en un carrito distraído del Mercadona, ahora que los banqueros e inversores se preocupan de una seguridad jurídica que jamás tuvieron los hipotecados, los preferentistas, los despedidos, los prejubilados con cuatro perras, los emigrantes forzosos o los pensionistas mendicantes, ahora es cuando llega el momento de reclamar a nuestros políticos que lean más a Cervantes que a Maquiavelo. Porque nunca es mejor ser temido que ser amado, y siempre será admirado quien se preocupó por los más débiles.

Publicado en el diario HOY el 13 de enero de 2016

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...