28 noviembre, 2011

Cualquier tiempo pasado

Mis profesoras en el instituto nos repetían que las cosas ya no eran como antes, que cada vez se aprendía menos, que incluso los del curso anterior tenían más nivel que nosotros. Yo entonces no acertaba a saber si lo del nivel era ese artilugio con una burbujita de aire que emplean los trabajadores de la construcción para colocar los ladrillos correctamente. Con el tiempo me encontré a una de aquellas profesoras y comenzó alabar lo buenos que éramos los de aquella época en comparación con lo que hay ahora en los institutos. No me creía cuando le recordé que eso mismo ya nos lo decía entonces. Y es que el pesimismo es una enfermedad de nuestros días, que nos borra la memoria y nos hace idealizar lo que ocurrió en el pasado para teñir de gris los días actuales. Hace unos días escuchaba a Punset una reflexión sobre estas cuestiones y nos recordaba que hace apenas cien años la vida era infinitamente más difícil en todos los lugares del mundo sin excepción. Y la verdad es que es cierto: las mujeres eran consideradas como bienes muebles, la mortalidad infantil alcanzaba enormes cifras, la violencia formaba parte consustancial de la vida cotidiana de una sociedad que encarcelaba al que era o pensaba de otra manera, y la pena de muerte era el castigo habitual de todos los estados para combatir el crimen. Navegamos metidos en una pequeña tormenta que nos parece el mayor vendaval del mundo porque hemos perdido las referencias, la memoria de lo que hemos vivido y nos han contado nuestros mayores. Así que no nos asustemos porque, como decían Les Luthiers, cualquier tiempo pasado…fue anterior.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 28 de noviembre de 2011.

21 noviembre, 2011

Como dios manda



Las campañas electorales se han convertido en un homenaje a Mario Moreno Cantinflas, un recuerdo de aquellas intervenciones en las que se entremezclaban frases lógicas con balbuceos y salidas absurdas. Algo similar a lo que muchos años después hizo Antonio Ozores en el Un, dos, tres, y que culminaba con tres palabras inteligibles que el público coreaba. Tras un rápido análisis sintáctico y semántico de varias entrevistas e intervenciones de Mariano Rajoy, uno llega a la conclusión de que no es necesario tener algo que comunicar para estar en las pantallas durante quince días (o más) y de sol a sol. En siete ocasiones ha respondido a preguntas concretas sobre acciones de gobierno con una sentencia grandilocuente y vacua: hacer las cosas como dios manda. Sabemos que no se refiere a los diez mandamientos sino a una de esas frases hechas que nos retrotraen al tiempo en el que por encima de las leyes humanas estaba la divina, creyeras o no. Quizá no haya que entender la expresión al pie de la letra o tal vez sí. Lo que está claro es que a Rajoy casi no le podremos acusar de incumplimientos porque se ha curado muy bien en salud. Resulta curioso que al principio de la transición nos quejáramos de que todos los discursos se resumían en el “puedo prometer y prometo”, mientras que ahora habríamos aplaudido un simple compromiso firme y cuantificado. Si todo sigue por este camino, de dejar en manos divinas nuestros designios, no sería de extrañar que el PP acabara modificando su nombre por el de Hezbollá, que en árabe significa partido de dios. En fin. Dios nos coja confesados y que sea lo que dios quiera.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 21 de noviembre de 2011.


14 noviembre, 2011

Pedir un deseo


El domingo es el día que nos han indicado para ejercer de ciudadanos. Algunos querrán que nuestra función se acabe esa misma jornada y que nos olvidemos de nuestra condición durante cuatro largos años. Hasta el otoño de 2015 nos tocará ser meros espectadores de lo que ocurre y cualquier queja o desacuerdo que se pase por nuestra cabeza será acallado mostrándonos los resultados del 20 de noviembre. Se traga uno los dos debates y escudriña los programas de cinco formaciones políticas pero de poco sirve. Sigue teniendo más valor contractual una octavilla de la charcutería que anuncie tres salchichones por dos euros, que los cientos de páginas encuadernadas y redactadas por quienes van a ser padres de la patria. Lo del domingo se parece, cada vez más, a la acción de lanzar una moneda y pedir un deseo. La capacidad que tenemos para reclamar que se cumpla lo prometido es la misma que tiene un turista que ha lanzado un céntimo en la fontana de Trevi, porque ni el alcalde ni el obispo de Roma se hacen responsables subsidiarios. Existen muchísimas posibilidades de que los que elijamos como nuestros representantes se vean forzados a cambiar sus promesas por las directrices que les dicten los mercados. Pero los mercados parece que todavía no se hanpresentado a las elecciones, ni sabemos sus nombres, ni hemos visto todas suscaras. La única forma de hacerles frente quizá sea confiando nuestras insignificantes papeletas a los que siempre antepondrán los intereses de la ciudadanía más inerme frente al ansia de los especuladores. Estupendo. Ya solo nos queda saber quiénes son (si es que existen).

Publicado  en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 14 de noviembre de 2011.

El dibujo, más ilustrativo que nunca, es de EL ROTO.

07 noviembre, 2011

Alfa y Omega


Recuerdo como si fuera hoy la tarde en que Teresa, nuestra profesora de griego, nos enseñó el alfabeto en el aula 25 del antiguo instituto Bárbara de Braganza. Desde entonces he admirado a ese pueblo que construyó la más grandiosa de las épicas, inventó la democracia y ha acabado mezclando en el último año tragedias de Sófocles y comedias de Aristófanes. Antes de que nos explicaran los complicados verbos polirrizos, nos habían enseñado que las preguntas que sólo admiten un sí o un no por respuesta son siempre más fáciles que aquellas en las que se pueden elegir múltiples contestaciones. A los niños pequeños no les puedes poner un catálogo con mil piezas para que elijan, sino que se las has de mostrar de dos en dos para que vayan escogiendo la que prefieren. En cambio, los políticos tradicionales consideran que los electorados actúan de forma radicalmente diferente al ser humano: son sabios, inteligentes, listos y sensatos cuando eligen parlamentarios y gobernantes de entre un amplio abanico, pero nos consideran inútiles totales para asentir o rechazar una simple decisión transcendental. La semana pasada faltó poco para que Merkel y Sarkozy dieran otro golpe de coroneles, se acercaran a la plaza Syntagma de Atenas y gritaran “ríndanse y entreguen las urnas”. En la noche que iba del miércoles al jueves los potentados de occidente se marcaron discursos que nos retrotraían al XIX y algunos comentaristas estuvieron al borde de pedir la vuelta del sufragio censitario. No sabemos si Grecia tendrá un final trágico, pero parece que la cuna de la democracia occidental podría ser también su tumba. Alfa y omega.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 7 de noviembre de 2011.

03 noviembre, 2011

Contrapropaganda electoral

Siempre he pensado que ganar la confianza del electorado consiste en convencer, en transmitir confianza y en demostrar que tienes ideas factibles y justas, fieles a los valores que predicas. Hace poco envié un mensaje por twitter y algunos amigos tuvieron a bien difundirlo: "No me digas a quién no debo votar y explícame bien por qué tendría que votarte a ti". Nunca he sido partidario de esos equipos que saltan al campo sin voluntad de jugar, simplemente para marcar al hombre y pegar patadas al contrario hasta que encuentran un momento en el que asestar el golpe. Soy de los que leo los programas y guardo en una carpeta muchos, desde hace mucho tiempo, para reírme releyéndolos con el paso de los años. 

Me pareció un desacierto el vídeo en el el que un niño le dice a su cuidadora que su hija podrá cuidar de sus futuros niños. Y conste que muchas de las medidas del programa popular van en esa línea, sobre todo en el ámbito educativo. Esa manía por intentar sacar fuera del sistema a los más débiles parte de la base de que cuanto peor sea la formación de algunos, más bajo será el sueldo que puedan demandar. El debate es que quizá haya que dignificar (en sueldo, condiciones laborales y prestigio social) una tarea tan digna como la de cuidar niños o ancianos. Pero algún día lo trataré en más profundidad. 

La cuestión es que el lunes me encontré en el buzón esta publicidad, en la que solo aparece el logotipo de IU. 

Me pareció extraña la calidad del papel, que fuera a todo color, incluso antes de que empezara la campaña. Conozco las dificultades económicas que tienen y rápidamente reparé que no era propaganda de IU sino todo lo contrario. 

No ocultaré que he sido muy crítico con todo el proceso que llevó a cabo IU durante el mes de junio y más aún sobre muchas de las declaraciones y tomas de postura que han llevado a cabo desde entonces. Me parece que no tienen criterio y que la sensación externa que están dando es que no saben ni qué quieren ni a dónde van. Tampoco explican de una forma madura y convincente sus posiciones, lo que deja lugar a dudas sobre pactos ocultos e incluso indignos. Lee uno los datos y no le queda más remedio que afirmar y decir que sí, que son muchos los desporpósitos que ha cometido IU.

No firma nadie el folleto. Quizá sea propaganda del PP o del PSOE. Imagino que los publicistas habrán estudiado bien el mercado y tendrá su eficacia, pero creo que en ocasiones se consigue el efecto contrario. De hecho, ya conozco a alguna persona que estaba cabreadísima con la actitud de IU en los últimos meses y este folleto ha provocado que cambie de opinión. 

Lo grave de esta propaganda es que quien la hace denota tener poca confianza en sus propuestas. Sólo así se puede entender que se gasten este dinero. Si hubiera sido el PSOE quien lo hubiera elaborado y pagado, se trataría de una torpeza manifiesta. En primer lugar porque en Extremadura, salvo que se produzca un vuelco tsunámico todo parece condenado a un 2/2 en Cáceres y 3/3 en Badajoz. Si el PSOE teme perder 3/1 ó 4/2 debería intentar evitar que los votantes de 2008 no se le vayan al PP. Y tendrá que ver por qué se le van en esa dirección, pero eso es para otro análisis más sosegado. En segundo lugar porque el votante reflexivo ya sabe por qué no ha de votar a otros y necesita que le hablen en positivo. Por cierto, fue el lema de las elecciones de 1996, que las encuestas daban por perdidas para Felipe González (15 puntos) y que acabó por perder por la mínima. Pues ya saben, de la historia se aprende.

02 noviembre, 2011

Papel inútil


Lo fácil que es ajustar el presupuesto en las espaldas de los demás sin pensar en lo fácil que se podrían hacer las cosas si dedicáramos unos minutos. Si alguna vez les ha tocado estar en una mesa electoral habrán podido comprobar que cada urna tiene unos mil sobres con mil papeletas dentro. 
Pero como la ley dice que en cada colegio electoral tiene que haber papeletas suficientes como para que los votantes puedan elegir con entera libertad y posibilidad, pues resulta que hay que imprimir papeletas de cada candidatura tantas como el número de votantes de esa mesa. Imaginemos que los mil votantes de una urna quieren votar "Por un mundo + justo" o "Equo", pues allí tienen que estar impresas. La cuestión es que al final del recuento se han usado mil papeletas y mil sobres y se han desperdiciado 9000 papeletas y unos 1000 sobres, porque siempre se hacen para que sobren. 
En estas elecciones va a haber un número menor de candidaturas, pero la media es de 10 por provincia. Sin tener en cuenta a los "mailings" electorales de los que hablábamos ayer.  Tomando como buena la cifra de 34.927.301 electores, no resulta exagerado decir que para el día 20 de noviembre habrá en nuestros colegios electorales unos 350 millones de papeletas de las que, en el mejor de los casos, no se usarían más de 35 millones. El coste económico de cada papeleta no es mucho, no nos engañemos, no pasa de 0.01€, pero si añadimos los gastos de transporte y almacenamiento de toda esta cantidad estaríamos hablando de 4 millones de euros (salvo que venga un matemático y me diga que estoy hinchando cifras).

¿Cómo ahorrar este despilfarro económico y ecológico? Pues por un lado votando de manera electrónica y, por otro lado, llevando a cabo LO QUE HACEN TODOS LOS PAÍSES DEL MUNDO MENOS ESPAÑAAlgo tan simple como prohibir a los partidos imprimir sus propias papeletas legales y dar como únicas válidas aquellas impresas por la FNMT y que son selladas y entregadas en la mesa electoral tras acreditarse como votante. Una sola papeleta sin sobre, en la que el elector tenga delante TODAS las opciones y pueda realizar su ELECCIÓN (Cuando las monjitas dan el sobre a los viejecitos del asilo  y los llevan en autobús a votar no hacen ELECCIÓN alguna). Y hay que pasar obligatoriamente por la cabina.



Y eso sí, no se imprimen muchísimas más que el número de electores que existen. 


Obviamente, hay demasiado intereses para que una medida tan simple y ahorrativa se ponga en práctica. Pero no me atrevo a escribirlo.





01 noviembre, 2011

Bipartidismo = Partido Único + 1. EL FRAUDE DEL MAILING ELECTORAL (I)


Antes de que empiece la vorágine electoral me acabo de leer algunos trozos de la ley publicada en enero de este año y hecha por los dos grandes partidos en su afán de hacer desaparecer cualquier tipo de posibilidad de acción política que no pase por sus manos. Algo parecido a lo que ocurrió entre conservadores y liberales en la época de Cánovas y Sagasta, o durante décadas en países como Colombia: alternancia significaba que todo parecía democracia, que se podía elegir que cambiara todo para que todo quedara igual.

No voy a entrar en las subvenciones electorales que se han auto decretado los dos grandes partidos para su funcionamiento, que tampoco son ninguna tontería:


  • 21.167,64 por cada escaño obtenido en el Congreso de los Diputados o en el Senado. 
  • 0,81 euros por cada uno de los votos conseguidos por cada candidatura al Congreso, uno de cuyos miembros al menos, hubiera obtenido escaño de Diputado.
  • 0,32 euros por cada uno de los votos conseguidos por cada candidato que hubiera obtenido escaño de Senador.


Pero es que, además, los partidos se van a beneficiar de una triquiñuela de la que muchos ciudadanos son ajenos: Además de las subvenciones a que se refieren los apartados anteriores, el Estado subvencionará a los partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones los gastos electorales originados por el envío directo y personal a los electores de sobres y papeletas electorales o de propaganda y publicidad electoral de acuerdo con las reglas siguientes:


  • Se abonarán 0,22 euros por elector en cada una de las circunscripciones en las que haya presentado lista al Congreso de los Diputados y al Senado, siempre que la candidatura de referencia hubiera obtenido el número de Diputados o Senadores o de votos preciso para constituir un Grupo Parlamentario en una u otra Cámara.
Como quiera que los dos partidos mayoritarios son los únicos que se presentan en toda España y que tienen asegurada la constitución de un grupo parlamentario, se aseguran que ese sobre con las papeletas blanca y sepia, dos sobres de cada color, y la carta de Mariano o Alfredo, personalizada y a todo color NO LA PAGAN LOS PARTIDOS SINO NOSOTROS.  34.297.301 millones de electores x 0.22€ por elector hacen un total de 7.545.406 € para cada uno de ellos. Ni que decir tiene que los grandes partidos consiguen forzar a las industrias papeleras para que el mailing les salga por menos. Prácticamente la mitad. Así que los dos grandes con 3 millones y medio de euros nos llenan los buzones y se quedan con otro tanto para sus gastos. Con lo fácil que sería poner en práctica LO QUE SE HACE EN TODO EL MUNDO, imprimir una sola papeleta por elector #imprimirunasolapapeletaporelector y que, por favor, no nos manden, ni Alfredo ni Mariano, una carta que no deseamos y que, encima, pagamos. #nomemandenmailingelectoral (y menos a este precio).

Otro día intentaré cuantificarles cuántos millones derrochamos en papel en cada elección y lo fácil que sería ahorrarlo.

Exilio entre comillas

Un sábado por la tarde de hace muchos años, justo después de los dibujos animados japoneses, emitieron una película basa...