Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Cualquier tiempo pasado

Imagen
Mis profesoras en el instituto nos repetían que las cosas ya no eran como antes, que cada vez se aprendía menos, que incluso los del curso anterior tenían más nivel que nosotros. Yo entonces no acertaba a saber   si lo del nivel era ese artilugio con una burbujita de aire que emplean los trabajadores de la construcción para colocar los ladrillos correctamente . Con el tiempo me encontré a una de aquellas profesoras y comenzó alabar lo buenos que éramos los de aquella época en comparación con lo que hay ahora en los institutos. No me creía cuando le recordé que eso mismo ya nos lo decía entonces. Y es que el pesimismo es una enfermedad de nuestros días, que nos borra la memoria y nos hace idealizar lo que ocurrió en el pasado para teñir de gris los días actuales. Hace unos días escuchaba a   Punset  una reflexión sobre estas cuestiones y nos recordaba que hace apenas cien años la vida era infinitamente más difícil en todos los lugares del mundo sin excepción. Y la verdad es que

Como dios manda

Imagen
Las campañas electorales se han convertido en un homenaje a  Mario Moreno  Cantinflas , un recuerdo de aquellas intervenciones en las que se entremezclaban frases lógicas con balbuceos y salidas absurdas. Algo similar a lo que muchos años después hizo  Antonio Ozores  en el  Un, dos, tres , y que culminaba con tres palabras inteligibles que el público coreaba. Tras un rápido análisis sintáctico y semántico de varias entrevistas e intervenciones de  Mariano Rajoy , uno llega a la conclusión de que no es necesario tener algo que comunicar para estar en las pantallas durante quince días (o más) y de sol a sol. En siete ocasiones ha respondido a preguntas concretas sobre acciones de gobierno con una sentencia grandilocuente y vacua: hacer las cosas como dios manda. Sabemos que no se refiere a los diez mandamientos sino a una de esas frases hechas que nos retrotraen al tiempo en el que por encima de las leyes humanas estaba la divina, creyeras o no. Quizá no haya que entender la expres

Pedir un deseo

Imagen
El domingo es el día que nos han indicado para ejercer de ciudadanos. Algunos querrán que nuestra función se acabe esa misma jornada y que nos olvidemos de nuestra condición durante cuatro largos años. Hasta el otoño de 2015 nos tocará ser meros espectadores de lo que ocurre y cualquier queja o desacuerdo que se pase por nuestra cabeza será acallado mostrándonos los resultados del 20 de noviembre. Se traga uno los dos debates y escudriña los programas de cinco formaciones políticas pero de poco sirve. Sigue teniendo más valor contractual una octavilla de la charcutería que anuncie tres salchichones por dos euros, que los cientos de páginas encuadernadas y redactadas por quienes van a ser padres de la patria. Lo del domingo se parece, cada vez más, a la acción de lanzar una moneda y pedir un deseo. La capacidad que tenemos para reclamar que se cumpla lo prometido es la misma que tiene un turista que ha lanzado un céntimo en la fontana de Trevi, porque ni el alcalde ni el obispo

Alfa y Omega

Imagen
Recuerdo como si fuera hoy la tarde en que Teresa, nuestra profesora de griego, nos enseñó el alfabeto en el aula 25 del antiguo instituto Bárbara de Braganza. Desde entonces he admirado a ese pueblo que construyó la más grandiosa de las épicas, inventó la democracia y ha acabado mezclando en el último año tragedias de  Sófocles  y comedias de  Aristófanes . Antes de que nos explicaran los complicados verbos polirrizos , nos habían enseñado que las preguntas que sólo admiten un sí o un no por respuesta son siempre más fáciles que aquellas en las que se pueden elegir múltiples contestaciones . A los niños pequeños no les puedes poner un catálogo con mil piezas para que elijan, sino que se las has de mostrar de dos en dos para que vayan escogiendo la que prefieren. En cambio, los políticos tradicionales consideran que los electorados actúan de forma radicalmente diferente al ser humano: son sabios, inteligentes, listos y sensatos cuando eligen parlamentarios y gobernantes de entre

Contrapropaganda electoral

Imagen
Siempre he pensado que ganar la confianza del electorado consiste en convencer, en transmitir confianza y en demostrar que tienes ideas factibles y justas, fieles a los valores que predicas. Hace poco envié un mensaje por twitter y algunos amigos tuvieron a bien difundirlo: "No me digas a quién no debo votar y explícame bien por qué tendría que votarte a ti". Nunca he sido partidario de esos equipos que saltan al campo sin voluntad de jugar, simplemente para marcar al hombre y pegar patadas al contrario hasta que encuentran un momento en el que asestar el golpe. Soy de los que leo los programas y guardo en una carpeta muchos, desde hace mucho tiempo, para reírme releyéndolos con el paso de los años.  Me pareció un desacierto el vídeo en el el que un niño le dice a su cuidadora que su hija podrá cuidar de sus futuros niños. Y conste que muchas de las medidas del programa popular van en esa línea, sobre todo en el ámbito educativo. Esa manía por intentar sacar fuera del

Papel inútil

Imagen
Lo fácil que es ajustar el presupuesto en las espaldas de los demás sin pensar en lo fácil que se podrían hacer las cosas si dedicáramos unos minutos. Si alguna vez les ha tocado estar en una mesa electoral habrán podido comprobar que cada urna tiene unos mil sobres con mil papeletas dentro.  Pero como la ley dice que en cada colegio electoral tiene que haber papeletas suficientes como para que los votantes puedan elegir con entera libertad y posibilidad, pues resulta que hay que imprimir papeletas de cada candidatura tantas como el número de votantes de esa mesa. Imaginemos que los mil votantes de una urna quieren votar "Por un mundo + justo" o "Equo", pues allí tienen que estar impresas. La cuestión es que al final del recuento se han usado mil papeletas y mil sobres y se han desperdiciado 9000 papeletas y unos 1000 sobres, porque siempre se hacen para que sobren.  En estas elecciones va a haber un número menor de candidaturas, pero la media es de 1

Bipartidismo = Partido Único + 1. EL FRAUDE DEL MAILING ELECTORAL (I)

Imagen
Antes de que empiece la vorágine electoral me acabo de leer algunos trozos de la ley publicada en enero de este año y hecha por los dos grandes partidos en su afán de hacer desaparecer cualquier tipo de posibilidad de acción política que no pase por sus manos. Algo parecido a lo que ocurrió entre conservadores y liberales en la época de Cánovas y Sagasta, o durante décadas en países como Colombia: alternancia significaba que todo parecía democracia, que se podía elegir que cambiara todo para que todo quedara igual. No voy a entrar en las subvenciones electorales que se han auto decretado los dos grandes partidos para su funcionamiento, que tampoco son ninguna tontería: 21.167,64 por cada escaño obtenido en el Congreso de los Diputados o en el Senado.  0,81 euros por cada uno de los votos conseguidos por cada candidatura al Congreso, uno de cuyos miembros al menos, hubiera obtenido escaño de Diputado. 0,32 euros por cada uno de los votos conseguidos por cada candidato que