29 diciembre, 2008

La familia

La pluralidad de maneras de pensar y de vivir es una de las grandezas del género humano. Vemos documentales sobre la vida animal a la hora de la siesta y nos damos cuenta de que lémures, leones y cebras viven de la misma manera y repiten sus mismos esquemas de comportamiento. No importa que sean de Tanzania, Kenia o Madagascar porque está todo preestablecido genéticamente. Las personas somos diferentes y nos da por cambiar de manera sustancial en función del lugar en el mundo que habitamos o de las preferencias de cada uno. Si vinieran los del National Geographic de Saturno a hacer un reportaje sobre esa especie llamada humana, tendrían que pasar mucho tiempo filmando para recoger nuestras variadas formas de organización. También las familias han sufrido a lo largo de la historia cambios sustanciales, unos mejores y otros peores, como pasa en casi todo. Ayer se reunían en las calles los que creen que las familias tienen que ser las de toda la vida, las clásicas, las que se definen con esa coletilla que da miedo: como Dios manda. No sé si estarán a punto de pedir a la Academia de la Lengua que se impida el uso del término a las agrupaciones de humanos que no se rijan bajo sus particulares parámetros. A mí me parece muy bien que la gente salga a la calle a expresar con orgullo lo que es y a que reivindiquen su derecho a seguir siéndolo. Rouco y Kiko Argüello saben que nada ni nadie les impedirá que su modelo de familia sea puesto en práctica, pero me temo que sus reivindicaciones no sean sólo para defender sus postulados sino dejar fuera de juego a quienes no comulgamos con sus ruedas de molino.

7 comentarios:

Paco Centeno dijo...

Esta vez han dicho sin decir, esta vez no han gritado consignas contra el gobierno, pero no pueden ocultar sus intenciones.
Deberían constituirse en lo que son, una fuerza política más.
Feliz año nuevo

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola Javier:

El partido de Rouco es el PP, el PP de la lideresa Dña. Espe, el PP de la COPE-Federico; el PP más reaccionario y cavernícola.

Hablando de cosas en positivo: Amigo Javier, que este año que empezamos, que este año 2009 te traiga felicidad, mucha felicidad para ti y para los tuyos.

Recibe un abrazote amigo.

Luís Leal Pinto dijo...

Feliz año nuevo amigo Javier!
Que sigas escribiendo tus puntos de vista y mcho más!
Un abrazo

Fernando dijo...

Javier, perdona el comentario si te importuna. Importuna que no inportuna,... Pero siempre te noto crispado. Dolido con el mundo, o al menos con la parte del mundo que no te gusta. El artículo bien, fenómeno. Habla de respeto y tolerancia. Palabras, que no por repetidas dejan de estar bien dichas. Pero al final te pierdes. Hablas de ruedas de molino. Comulgar con ruedas de molino dices. Y lo que obviamente entendemos es que para tí la opinión de esa gente no tiene nada de aprovechable, ni esconde resquicio alguno de interés. Es, para tí, despreciable, ya que no le tienes aprecio alguno. Por lo demás, bien. No es que comulgue contigo, pero en modo alguno creo que pretendas hacerme comulgar con ruedas de molino. Feliz 2009.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

No Fernando. No es crispación. Es defensa de las libertades personales. Comulgar con ruedas de molino es una expresión que me sirve para expresar lo que algunos pretenden: que las leyes civiles de todos encajen con las normas religiosas de un grupo, aunque sea el mayoritario de la sociedad. Es a eso a lo que llamo comulgar con ruedas de molino. Salud

Fernando dijo...

Bueno, bueno,... Sí, pero las leyes las hacen los hombres. Y si lo primero es respetarlas, lo segundo es luchar por su mejora constante. Si esta gente respeta la ley, no hay problema. Si defiende su cambio, tampoco.
Y no nos pongamos demasiado serios,... Un abrazo y te deseo lo mejor para el 2009.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

No te preocupes, que de todo se puede hablar.

De lo que no soy partidario es de que aspectos fundamentales de las libertades personales tengan que acomodarse a las normas de las religiones.

Un ejemplo: soy partidario de respetar el derecho de judíos y musulmanes a no comer cerdo. Es más creo que en las cárceles debería haber menús sin cerdo para que puedan respetar su creencia las personas presas que profesan estas religiones. (Cosa que no siempre se hace).

Me parece muy bien que condenen al fuego eterno a sus fieles pecadores que coman jamón, que les arenguen a evitar el lomo, el chorizo y los bocatas de panceta. Pero lo que me parece mal es que pretendan que las leyes civiles me impidan saborear el jamón extremeño. Aunque fueran mayoría del 95%, no tendrían derecho.

Me parece muy bien que las iglesias digan a sus fieles que no pueden ser homosexuales, pero no admito que pretendan que el Estado vuelva a discriminarles, como se hizo durante siglos.

Gracias por tus comentarios y feliz 2009, fernando