26 abril, 2010

Consejo escolar





Los centros educativos son gobernados por un consejo escolar que aprueba un reglamento interno y refrenda las sanciones graves. Siempre me ha llamado la atención que el mayor castigo del particular código penal de los centros fuera la expulsión. Me resulta incomprensible que hasta los 16 años sea obligatorio ir todos los días a clase, que unos padres puedan ser denunciados si no escolarizan a su hijo, pero que lo envíen a casa (o a la calle) si se porta mal. Tampoco he entendido cómo se pueden castigar a alguien privándole de una obligación, pero son tantas las cosas que me descuadran en la educación oficial que ya casi nada me sorprende. De vez en cuando sí que hay cosas que me escandalizan, como la decisión de un instituto de Pozuelo de Alarcón de impedir a Najwa Malha asistir a clase. Esta chica quiere llevar un pañuelo en la cabeza y hace ocho años no habría pasado nada porque entonces se puso de moda. Recuerdo que mis alumnas me parecían ridículas emuladoras de Doña Rogelia y me preguntaba si llevaban la prenda por voluntad propia o por las tiránicas imposiciones de la moda. El reglamento del instituto de Najwa prohíbe llevar cualquier cosa sobre la cabeza, algo que afecta a su hiyab pero no a las diademas y cintillos de sus compañeras. Y en estas llega el consejo escolar, al que no le preocupa ni la libertad individual de una chica, ni su estado de ánimo, ni su derecho a la educación junto a sus amigas, y le dice que se quite el hiyab o se vaya a otro instituto. Mucho me temo que, en el fondo, hay a quienes le molesta más la condición social de Najwa que unos centímetros de tela.



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya habia leído tu crónica en el periódico y, de hecho, la libertad individual no es lo que está en causa, ni siquiera el laicismo que no existe en los institutos, es lo que tu dices, una condición social y cultural que nos molesta y que no sabemos como solucionarla en nuestra Europa dicha moderna y efectivamente seudolaica...
Un abrazo,
Luis

Anónimo dijo...

En esta entrevista una escritora musulmana feminista y orgullosa de ser ambas cosas explica por qué cubrir la cabeza o el rostro de la mujer es un atentado contra la dignidad de la misma, y además, no obligado por el Corán. Espero que su lectura os ayude a comprender de una vez que la libertad de credo o costumbres no puede atentar contra la dignidad de la mujer (ni de ningún ser humano). No debe potenciarse la vuelta a un critianismo medieval ni a un Islam medieval.

http://www.webislam.com/?idt=15036

Anónimo dijo...

El velo islámico no es símbolo de la religión islámica. Es una nueva y cada día mas exigente imposición de sus dirigentes radicales como un día lo fué en la católica, sólo para culpabilizar y oprimir a la mujer. El Corán NO IMPONE que la mujer vaya cubierta. Una islámica puede llevar una media luna o el símbolo islamista que quiera, a nadie molesta, y con la cabeza descubierta, seguirá siendo buena musulmana.

Cada uno en su casa que lleve velo o cruces nazis gamadas, incluso por la calle, es difícil impedirlo, PERO EN UN INSTITUTO HAY QUE ELIMINAR TODO SÍMBOLO FASCISTA. Es deber moral del Centro. Sea el velo como símbolo de la culpa y opresión de la mujer, sean cruces nazis como gustaban al hijo del príncipe Carlos, sean rosarios al cuello si son símbolos de pertenencia a bandas latinas violentas. Nada de eso se puede permitir en un instituto ni hacer excepciones sobre la indumentaria de los alumnos (y aún menos si esa excusa es fascista o violenta). La tolerancia con el fascismo es cobardía y apoyo a él.

Anónimo dijo...

No entiendo que después de años de lucha por los derechos de la mujer, después de lo que se ha conseguido, vengan los mismos que pregonan esos derechos a defender el velo. El velo es símbolo de opresión, de obediencia, de inferioridad, significa que eres sucia y provocativa por naturaleza, y por ello debes ir tapada para no despertar lascivia. El velo es sentir LA CULPA diaria.

PERMITIR EN LAS MUJERES EL VELO ES COMO PERMITIR QUE LOS NEGROS LLEVEN UNA CADENA EN EL CUELLO QUE REPRESENTE Y PERPETÚE LA ESCLAVITUD Y EL HORRIBLE SOMETIMIENTO AL QUE EL HOMBRE BLANCO LOS SOMETIÓ DURANTE AÑOS. Dirá usted que un negro masoquista puede ir por la calle con cadenas que reivindiquen su creencia sobre la inferioridad de la raza negra frente a la blanca. NO ESTOY DE ACUERDO. ES INDECENTE y un insulto hacia la dura lucha de tantos negros por sus derechos.

Igualmente es indecente e impensable que un judío, en el nombre de la libertad, lleve cruces gamadas que sibolicen la inferioridad y sometimiento del judío ante la raza aria. Aunque se creen escuelas donde se lave el cerebro y se eduque a negros y judíos para aceptar su inferioridad y ellos lleven los símbolos por voluntad propia. És indecente para con la lucha de siglos de todos los demás negros y judíos.

Igualmente es indecente permitir que la "libertad de credo" (credo en la inferioridad de la mujer, de los negros o de quien sea) se coloque por encima de la dignidad humana, de los derechos humanos, de los derechos de la mujer. Es indecente y es abrir una vuelta a un pasado remoto que no debe volver, ni en nuestro país ni en ninguno.

Puntos de vista...y nada más dijo...

Gracias por los comentarios, Creo que es un asunto para hablarlo muy detenidamente. En primer lugar yo quisiera distinguir velo de hiyab. El hiyab es un pañuelo, una prenda que personalmente no me gusta. Creo que las niñas que van con hiyab a un centro educativo deberían tener una asignatura de Educación para la ciudadanía en la que aprendieran, además de otras muchas cosas, que la ropa, la indumentaria, etc. debe ser un acto de libertad.

Anónimo dijo...

Gracias por aceptar otros puntos de vista. Cierto que no es lo mismo físicamente cubrir la cara que el pelo,pero el significado sobre la impureza intrínseca de la mujer es el mismo.
A mí me han aclarado mucho las palabras de Asra Nomani:

"No existe ningún decreto de que deba cubrir su cara o pelo. No hay ninguna norma sobre el chador, el pañuelo en la cabeza, el velo... Esto son todo normas masculinas."

"La interpretación puritana del Islam ha presentado el niqab y el hiyab como una elección libre. Las jóvenes mujeres americanas creen que son fuertes e independientes si se cubren el pelo o la cara. Con ello, pasan por alto el hecho de que es la sexualización y demonización de la mujer lo que aparentemente distrae a los hombres del camino recto."

"Hay traducciones del Corán realizadas en Arabia Saudí en las que los pasajes sobre el niqab se han añadido para venderlo como algo simplemente islámico. Ocurre lo mismo con el hiyab. Se ha convertido en una obligación, aunque todo se basa solamente en interpretaciones."