11 octubre, 2010

Kafka

Llevaba años abusando del adjetivo kafkiano sin saber si lo utilizaba con propiedad. Y me acerqué al diccionario y descubrí que, además de referirse a las obras del autor nacido en Praga, se habían añadido los significados de absurdo y angustioso. Así que no me equivocaba, porque absurda es la situación en la que me he encontrado hace unos días.  Resulta que tengo que sacarles a mis hijos un bono de autobús urbano que van a tener que utilizar durante un par de semanas. Y llega uno a la oficina, creyendo que se va a ir con las tarjetas bajo el brazo, y le sorprenden con que debe rellenar sendos  impresos, adjuntar fotocopias del DNI, un par de fotografías y un certificado de que son estudiantes. Intento explicar que en España todas las personas entre 6 y 16 años deben estar escolarizadas por imperativo legal. Me contestan, amablemente, que explique eso en el Ayuntamiento de Badajoz. Así que el siguiente paso es ir al colegio de los niños, molestar al secretario para que me extienda un papel que acredite lo que cualquier institución que no fuera mema debería saber, que aquí los niños son estudiantes por imperativo legal. Ahora sólo me resta que mis hijos rellenen la petición al alcalde, adjunten todos los documentos y puedan llevarlo al registro municipal, que está abierto en las horas en que ellos están en el colegio y sus padres trabajando. En una semana o diez días recibirán una carta con la que, al día siguiente, podrán obtener la preciada tarjeta-monedero de estudiante. Me parece que cuando lo consigamos ya no nos hará falta. Los niños son pequeños, pero se van a aficionar a Kafka antes de tiempo.

La viñeta, no haría falta decirlo, es del genial Antonio Fraguas, Forges

2 comentarios:

Marikiyas dijo...

Consiguen aburrirnos... Qué cansinos!

Pedro dijo...

Recuerdo un chiste de "ventanillas" de Forges. Se veía una hilera de ellas numeradas y a un ciudadano que respondía al funcionario de turno: "¡Pero si en la 22 ya he estado!". "Bueno, pues entonces a la 27."

El adjetivo "alucinante" está muy gastado, pero es el que se me viene a la cabeza. ¡Qué pérdida de tiempo y de recursos!