05 agosto, 2013

Responsable

Cuando me tocó dar algunas clases de lengua a adolescentes siempre nos enredábamos en juegos de palabras. Un día les pedí que me definieran en no más de tres el término responsable y allí salió de todo: uno que se porta bien, uno que obedece siempre, un estudioso, un empollón, un pelota y un sinfín de contestaciones irreproducibles. En medio del revuelo hubo quien se atrevió con lo más simple: alguien que responde. Muchos no habían caído en que aquel adjetivo procedía del verbo responder, incluso con una pista tan clara como la de tener en común las seis primeras letras.


Hoy nuestra sociedad está tan despistada como aquel grupito de alumnos: se ha perdido el concepto básico de lo que significa responder por aquello que uno ha cometido de forma directa o por aquello que ha ocurrido al no haber puesto el empeño y el cuidado suficiente. Sólo así podemos explicarnos que un presidente de gobierno comparezca ante el parlamento para decirnos que, al contrario de lo que ocurría en la canción de Coti, todo fue un simple error y ya está. Se nos olvida a menudo que Bárcenas tiene en Suiza casi ocho mil millones de pesetas que no han salido de generosos empresarios de la construcción, sino de los bolsillos de quienes tuvieron que costear sus viviendas con una cantidad de dinero negro. De aquellas prácticas viene gran parte de la crisis: no es que viviéramos por encima de nuestras posibilidades, es que tuvimos que pagar por nuestras casas un margen especulativo y oscuro que acabó en Suiza y en sobres marrones. Así que no nos hagan creer que solo hay un culpable de todo esto porque no se sostiene. Háganse responsables, que ya no son adolescentes.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 5 de agosto de 2013.

No hay comentarios: