30 julio, 2014

A ciencia incierta

Uno no va eligiendo los caminos: las encrucijadas salen al paso y vas tomando una u otra, unas veces son decisiones difíciles y otras asuntos nada complicados. Decidí dejar de escribir en el periódico en el que empecé hace casi diez años (fue en agosto de 2004) y, como apuntaba en mi post del pasado 16 de junio, no había mucho que explicar. Me despedí con una columna titulada Colorín, colorado. Mes y medio después vuelvo al oficio de columnista. Hoy ha sido la primera de esta nueva etapa que he titulado A ciencia incierta, que es lo que mejor define al ejercicio de opinar. No sabía que iba a tener este ofrecimiento del diario HOY cuando decidí abandonar mi columna de cada lunes: aclaro esta duda que ya me han preguntado varias personas

Ahora cambio de día (serán los miércoles), la periodicidad (uno sí, uno no, para que nadie se canse) y la extensión (abandono los 1630 caracteres con espacios, que se habían convertido en mi unidad mínima de argumentación explicativa).

Así que nos vemos los miércoles. El próximo será el 13 de agosto. 



No hay comentarios: