07 agosto, 2014

Arte VII

Cuando llegué a Atenas una tarde calurosa de septiembre, estuve parado unos segundos hasta que reaccioné antes las dimensiones de la Acrópolis y el Partenón. Sabía muchos detalles de su construcción, de su historia,... pero no me había imaginado el descomunal tamaño, su imagen imponente ante la ciudad.


1 comentario:

Sandra Afrodita dijo...

Debe de ser precioso, yo quiero viajar a Gracia :(