19 noviembre, 2005

Hace treinta años


"Hoy es jueves y no habrá clase hasta el viernes de la semana que viene. Franco ha muerto."

Fueron las primeras palabras que escuché aquel 20 de noviembre. Nueve años reción cumplidos no dan para muchas reflexiones: Tardamos muchos años en comprender el significado y las consecuencias de los hechos hasta el punto de no estar nunca con la seguridad de haber entendido.

El dictador sigue marcando episodios de nuestras vidas: ¿Cuántas veces nos habrán dicho eso de "no te signifiques, hijo"? ¿De dónde sale ese tono autoritario que se le pone a cualquiera que lleva gorra o uniforme? ¿Cuál es el origen de que exista miedo a sindicarse, a paticipar políticamente, a asociarse con los vecinos?

Franco murió hace treinta años. ¿Cuánto tardaremos en enterrar todos los resquicios de franquismo que están en cada arruga de la piel de quienes recibieron una educación tiránica?

1 comentario:

desde Barcelona dijo...

Yo tengo la misma edad y aún recuerdo la alegría que tuve, sobre todo por la semana de vacaciones (luto, decían).

Y coincido con el resto...