24 septiembre, 2006

La vida política

Siempre me llamó la atención que aquellas personas que abandonaban su profesión para dedicarse a tiempo completo al trabajo político o sindical se les llamara liberados. Quizá porque nunca entendí de qué se estaban liberando y porque en la mayoría de los casos me parecían personas que inconscientemente acababan por alejarse de la realidad que vivíamos los que no estábamos liberados de la vida normal. Tal vez sería más sensato limitar el tiempo que cada uno dedica de forma continuada a la primera línea de la política, pero tampoco es de recibo dar muchas lecciones sobre el asunto porque el último gobernante que se autolimitó el mandato casi nos descalabra.

Es de imaginar que quien tiene pasión por la vida política y logra gobernar democráticamente durante un cuarto de siglo se puede dar por satisfecho: desde el punto de vista humano no se puede pedir a nadie que anteponga su compromiso político a su salud y a su bienestar porque, aunque a algunos le cueste entenderlo, la vida es más importante que la vida política. Además, los grandes logros vienen siempre de la mano de proyectos colectivos en los que cada persona es necesaria pero ninguna imprescindible. Si teníamos alguna duda al respecto sólo hay que fijarse en el ejemplo de esa selección de baloncesto que, en lugar de resquebrajarse por la lesión de su jugador más valioso, supo actuar como colectivo de manera que en la final nadie se acordaba del jugador de Memphis. Pensar que el futuro es incierto por un cambio de liderazgo es poco menos que desconfiar de la capacidad colectiva para saber continuar con los aciertos y rectificar los errores.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 25 de septiembre de 2006

Foto: Jero Morales

3 comentarios:

Anónimo dijo...

POR FIN TERMINO LA PESADILLA Y ESTOY REALMENTE CONTENTO DE QUE EL BARBAS SE VAYA DE UNA VEZ Y CONCEDA A EXTREMADURA LO MEJOR QUE PUEDE DARLE: SU RETIRADA. TAL VEZ AHORA NUESTRA TIERRA PUEDA AVANZAR Y SALIR DEL LETARGO QUE PRODUCE EL PAR, LAS SUBVENCIONES EUROPEAS, Y EL ASQUEROSO DINERO CATALAN, SIN OLVIDAR LA COMPLEJA RED DE TRAFICO DE INFLUENCIAS Y DEMAS QUE SE PUEDE TEJER EN TANTOS AÑOS DE PODER MONOPOLIZANTE. ESPERO QUE EL NUEVO PRESIDENTE, SEA DEL PARTIDO QUE SEA, PUEDA APORTAR ALGO POSITIVO Y NUEVO PARA EL DESARROLLO DE NUESTRA TIERRA.

Anónimo dijo...

Vanitas, vanitatis.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Perdona que no te conteste pero es que sigo pensando sobre lo del "asqueroso dinero catalán". Yo siempre pensé que a la gente que le gusta y le preocupa el dinero no HACE ASCOS a la procedencia del maldito parné.
Seguiré pensando