20 noviembre, 2006

El error es la mayor fuente de sabiduría

No hay nada como un error. Tras una semana caótica arreglada con un fin de semana en Lisboa descubro que la columna publicada es la de la semana anterior. Por un momento piensa uno que los desbarajustes de las semana precedente no han llegado a producirse pero también pienso que he caído en "la semana de la marmota" aquella película estúpida de uno que vivía ad aeternum el mismo día. Escrita está en el aire mi reflexión sobre las visitas de los dictadores. Para la próxima semana le robaré a mi amiga Ana el título de un relato llamado elogio del error.

Esta foto la tomamos el sábado desde el Elevador de Santa Justa. Lisboa tenía una de esas luces que disgustan al persoal pero que me encantan.

No hay comentarios: