29 diciembre, 2006

Los colegas del colegio


Ayer me reuní con los colegas en el sentido estricto del término. Aquellos con los que compartí las aulas de los Maristas y donde descubrí mi vocación para dedicarme a la enseñanza: para intentar no hacer aquello que allí vi (con excepciones). A algunos no los veía desde hace 20 años y el tiempo los ha tratado....

...diremos...

... como a mí (para ser diplomáticos). Otros tienen un pacto con el diablo (no me cabe duda).


Los hay que han cambiado y los hay que siguen igual.

Tampoco un blog da para mucho juego. Lo que sí puedo decir es que me parece absolutamente recomendable este tipo de encuentros y no entiendo a qué esperan las Universidades para homologarlo como un master de sociología.

Gracias a tanta gente inolvidable y que forma parte de un pasado y una infancia en aquellas aulas en las que sigo preguntándome qué hice para conseguir salir indemne del discurso oficial.

2 comentarios:

Alicia Vernok dijo...

A mí estas reuniones me gusta verlas desde lejos. La verdad, no tengo ningún interés en reunirme con aquellos a los que no conozco ya. Antisocial que me estoy haciendo, será que voy para viejo.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Pues yo creo que te permite darte cuenta de lo que eres y de lo que podrías haber sio. No es algo que piense hacer uno todos los meses, pero de vez en cuando es poco menos que hasta necesario. Uno no se hace más insociable con la edad: Creo que al contario