16 diciembre, 2006

otro poema

Recuerdo una amiga que me escribió para felicitarnos aquel 13 de diciembre de 2002. Desde entonces no puedo dejar de recomendar un libro como Escenas principales de un actor secundario, lleno de momentos como este

AMANECER

Mientras duermes te miro.

Me recuerdas
el frío de las fuentes en los labios,
el prado debajo de la espalda,
la indescifrable danza de las nubes,
el dulce sabor de diminutos dedos en la masa,
la tierra en las uñas,
los pies mojados en los charcos,
los bolsillos repletos.

Contigo junto a mí
los días recobran la suave textura de la cera
y repiten mil veces el amanecer.

Contigo junto a mí
veo pasar de largo la tristeza.

No hay comentarios: