08 abril, 2007

Programas y compromisos

A estas horas se estarán ultimando los programas de las elecciones de mayo. Hace tiempo que algunos abogamos por que las promesas electorales de cada formación fueran publicadas en los boletines oficiales y tuvieran, como mínimo, la misma fuerza legal que un contrato de compra-venta. En las pasadas elecciones catalanas hubo quien fue al notario el primer día de campaña, quizá porque la única forma de que el pueblo soberano pudiera fiarse de él fuera por medio de un fedatario público. La cuestión es que las normativas de consumo cada vez son más estrictas y hasta los folletos publicitarios pueden llegar a tener valor contractual. Si vendes un crecepelo que acaba por ser un fraude corres el peligro de que te pueden presentar una denuncia por estafa. Pero si te dedicas a lo más serio de la democracia, a comprometerte con la sociedad en llevar a cabo proyectos de futuro, en ese caso puedes prometer el oro y el moro porque las oficinas del consumidor nunca te empapelarán si defraudas. En las próximas semanas podremos escuchar propuestas faraónicas, imaginar mundos idílicos en nuestros pueblos y ciudades, ideas peregrinas y otras irresponsables destinadas a captar el voto fácil. Pero por otro lado están aquellas propuestas que no intentan tanto comprar al elector como trasmitirle un compromiso ético. Desde los balcones y las ventanas acaba de comenzar una campaña para que los partidos se comprometan de una vez por todas con aportar un 0’7% de los presupuestos a la cooperación en el tercer mundo. ¡Qué pena que un compromiso firmado hace más de treinta años todavía tenga algunos detractores por aquí cerca!
Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 9 de abril de 2007

No hay comentarios: