12 abril, 2008

¡Qué cruz!

He echado en falta en la mesa de juramento un candelabro de los de siete velas, el corán, un buda pequeño, dos barritas de incienso quemándose y un pokémon. Menos mal que dijo Zapatero en la investidura que abogaba por un estado laico, porque si llega a estar a favor de un trato preferencial con los católicos se habría puesto de rodillas y habríamos rezado los misterios gloriosos y gozosos. Me imagino que el 14 de abril, cuando tomen posesión los ministros, podremos ver algo más acorde con lo que se predica. Hay que esperar unos días para hacer las primeras críticas pero, a simple vista, puedo decir que hay una persona que ha dejado el gobierno de manera absolutamente injusta e injustificada, y tres o cuatro que siguen en él inmerecidamente. Hay cosas de la reestructuración que me parecen también poco razonadas.
Luego están otros asuntos que merecerían un debate más extenso: ¿es necesario que un dirigente político sepa algo de los asuntos que le va a tocar dirigir? Se admiten respuestas.
Foto: EFE

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo brindo también por un futuro estado laico y republicano. Por lo demás, estás aún más críptico que Vernok, yo no he pillado aún los nombres de los ministros que indicas. Seguiremos pensando. Saludos de queridanónima.

Los viajes que no hice dijo...

¿Quién?
Porque no he visto yo a nadie muy brillante en este Gobierno como para tener que mantenerlo en el cargo...

Fernando dijo...

Yo puesto a quitar, quitaba al rey y sobre todo a la reina, pero dejaba el crucufijo. No sé cómo lo véis ahora que es abril (14). Un saludo.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

No quería decirlo abiertamente, pero Narbona me parecía que era una ministra con ideas y que tenía dificultades para ponerlas en práctica. Ahora veo que las dificultades se la han llevado por delante. Es la primera ministra de Medio Ambiente de la que no decían pestes (aunque no aplaudieran) las personas y colectivos que más se preocupan por el Medio Ambiente (que no siempre tienen que se ecologistas).

Sigo desvelando: hay tres ministros que no me gustan por sus formas. Una llevaba ya un tiempo (Magdalena) y otras son dos incorporaciones de mitad de legislatura y última hora (Molina y Bermejo). Son dos puestos en los que se me ocurren nombres de gente mucho más brillante y con mejor talante. [NO ME PIDÁIS QUE LOS DIGA EN PÚBLICO, POR FAVOR].

Ahora, haciendo recuento, veo que también podían haber jubilado a un par más.

Como creo que los blogs son lugares para comentar lo que diríamos tomando un café, me atrevo a confesar lo escrito, a sabiendas de que son opiniones basadas más en intuiciones que en conocimientos sólidos, pero para eso están estas secciones de comentarios, creo.

Habrá que ver cómo van haciendo las cosas.

saludos

Anónimo dijo...

Sobre los ministros sólo quería decir que opino que Bibiana es muy joven, una persona, hombre o mujer con 31 años no lo encuentro preparado para ser ministro (a no ser que sea un ministerio con escasas competencias). Sobre la anécdota que cuenta de que su padre ya le compró de pequeña un peluche que cantaba la internacional socialista, me ha dejado estupefacta. Entiendo que el hijo debe aprender de sus padres viendo que sus hechos coinciden con sus palabras. Entiendo que los padres que se las den de progresistas deben respetar la libertad de credo y opción política de sus hijos. Desde pequeños llevarles a catequesis católica o ponerles la internacional socialista me parece hacerles como al perrito de Paulov. Entiendo que uno debe llegar a sus ideas políticas o religiosas por su propio camino. Es una opinión.

Sobre poner una embarazada al cargo de un ministerio ya he expresado extensamente mi opinión contraria en el blog "nada es inocuo". También me he expresado allí sobre el nuevo y extraño ministerio de educación (enlazado con el deporte). También he aplaudido a la ministra de investigación, una muy competente mujer, aunque no a alguna de sus competencias asignadas, como es ahora extrañamente la universidad. Saludos de queridanónima.

Anónimo dijo...

Por completar lo que he escrito en "nada es inocuo" quiero señalar que obviamente, un embarazo no es una enfermedad, pero tiene complicaciones físicas que no podemos obviar. Hay que favorecer a la mujer también en este periodo. Entiendo que son decisiones con significado, es decir golpes de efecto. Por ello planteo mis dudas sobre si esto es un buen golpe de efecto, y sobre todo, también demando efectos reales.
Como he expresado, deberían anunciar quien es el ministro/a interino que sustituirá a Carme cuando este verano o antes tenga que tomar su necesaria baja maternal, que será mas larga si se trata de una cesárea. Y luego es conveniente dar facilidades a la madre en el periodo de lactancia, obviamente.
Sólo he querido expresar el punto de vista personal de una mujer que trabaja y que en un futuro no lejano se plantea el ser madre. Quisiera encontrar facilidades en ese momento. Quisiera que mis compañeros entiendan con naturalidad que durante parte del embarazo no podré, con cierta probabilidad, realizar mis funciones con absoluta normalidad, puesto que estaré realizando a la vez otra importante labor social. Espero y confío que durante esos meses no me sobrecarguen de trabajo, sino al revés. Ése era mi punto de vista. Saludos de queridanónima.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Yo no quiero hacer juicios a priori sobre la edad. Lo que dices puede ser cierto. 31 años tenía Felipe González cuando asumió el liderazgo del PSOE. Todo depende. Creo que a las mujeres se les exige siempre un poco más. Por ejemplo, no habrías oído decir las cosas que se han dicho de Soraya Sáez si hubiera sido un varón, estoy seguro. Imagina que hubieran nombrado ministro a Eduardo Madina, que siempre me ha parecido que se expresa con una claridad y madurez excepcionales. Pues tiene sólo un año más que Bibiana. Así que yo voy a aparcar el asunto 100 días pero le auguro un resultado malo y no por su capacidad, sino porque está planteado el ministerio de tal manera que va a ser muy difícil que triunfe. De hecho, su esperanza de éxito radica en mantener un discurso político constante sobre un asunto tan delicado como le ha tocado.

Lo del muñequino lo dejo en anécdota familiar, de esas que no se deben airear.

En lo del embarazo no estoy de acuerdo. Aquí hemos tenido a la Vicepresidente de baja y pronto a la Consejera de Igualdad Y Empleo.
Y no pasa nada. Hay que normalizar y dar ejemplo desde lo más alto: se puede dar a luz, cuidar hijos y ser Ministra. Por supuesto.

Lo dejo por hoy.

Saludos

Anónimo dijo...

Saludos de queridanónima. Eduardo Madina tiene una madurez, una entereza y unas ideas claras, casi impropias de su edad, y propias de una persona que ha superado sus difíciles experiencias (ví una entrevista suya que me hizo admirarlo enormemente). Esto no tiene que ver con el que sea hombre o mujer. A Bibiana Aido, con 31 años, aún no le he visto esta madurez y experiencia, pero le daré un voto de confianza.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Queridanónima. Yo no soy capaz de decir y emitir juicios de nadie en dos días. Otra cosa es que tenga mi intuición femenina y escriba en un papelito algo para que conste que lo dije. A lo mejor soy el primero en decir, en unos meses, que "es tonta de remate" o "una inepta total".

El tiempo acaba poniendo a todo el mundo en su sitio.

saludos