28 septiembre, 2008

Pedro Urraca y otros muchos


Hoy en EL PAÍS hay un interesante reportaje sobre Pedro Urraca Rendueles, un policía fascista -colaboró con la Gestapo y el régimen de Vichy, no es palabrería-  que se encargó de detener a representantes populares elegidos democraticamente para ser fusilados por el franquismo. La historia ha dejado de indignarme. Me indigna el presente. ¡Qué falla en la democracia que tenemos que impide hasta el 2021 conocer el expediente público de este tipejo! ¿Cuántas urracas hay? ¿Quiénes son? ¿Dónde están? ¿Siguen cobrando trienios los que se infiltraban en las fuerzas democráticas para detener y torturar a sus militantes a principios de los 70? ¿Han pedido perdón por algo? ¿Se vanaglorian de lo que hicieron en sus cenas de Navidad y de ex-compañeros? ¿Están arrepentidos? Me pregunto si en el 2021 habrá quien diga que queremos remover heridas.  La respuesta es que no nos dejaron hablar antes.

Hay otra cosa que me ha dolido en el alma: hace falta tener poca vergüenza para usar el seudónimo de Unamuno para estas fechorías.

No hay comentarios: