20 octubre, 2008

Gráficos del horror


Theodor Busbeck es un personaje de Jerusalém, la última novela del escritor portuguésGonçalo M. Tavares. Theodor pretende hacer un estudio con el que obtener un gráfico, el que establezca la relación entre el horror y el tiempo para saber si aumenta o disminuye. Como no he acabado la novela, no sé si conseguirá acabar sus estadísticas y si llegará a poder predecir cuándo se repetirán los tiempos difíciles. Uno de estos horrores lo vivió la semana pasada un grupo de personas a las que desalojaban de un poblado de chabolas ilegales en los arrabales de Madrid. Con lágrimas en los ojos, unos pobres de solemnidad lamentaban no haber podido recoger sus documentos y enseres antes de que las excavadoras convirtieran sus míseros hogares en un montón de ladrillos, chapas y tableros de madera. Un marroquí consiguió sacar media botella de aceite y nada se sabe de los desalmados que obtuvieron unos buenos euros vendiendo infraviviendas de las que no tenían papel alguno. Ahora los pobres han perdido lo que ellos llamaban casa y tendrán dificultades en recuperar sus pasaportes o sus ropas. Las restricciones presupuestarias impedirán sacar del hoyo a los desheredados, pero sí habrá inyecciones millonarias para que los bancos, los mismos que cada mes de enero se vanagloriaban de sus beneficios y rentabilidad, puedan seguir haciendo funcionar una maquinaria pasada de revoluciones. Gráficos como los de Theodor nos servirían para predecir los horrores, pero ni en la realidad ni en la ficción hay inventos para subvertir el injusto orden establecido que los provoca. ¿Es que no vamos a buscar a los culpables?

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 20 de octubre de 2008.

La viñeta es de EL ROTO y fue publicada en EL PAÍS el jueves 16 de octubre

6 comentarios:

Alicia Vernok dijo...

Perdona que me vaya por lo tangencial. Es una vergenza que el Corte Inglés de Badajoz, tan bilingüe en sus señalizaciones, no tenga ni una mísera estantería para libros en portugués¨, ni un sólo diario del país vecino entre su prensa internacional.

Ya está, ya me he quedado agusto.

Ruth dijo...

¡Buenas tardes!

Hablando de libros, hace tiempo me recomendaron que leyera un libro de un autor portugués que ha día de hoy no he conseguido encontrar en castellano, no se si podrás ayudarme, se llama el séptimo sello y trata del cambio climático, me encantaría conseguirlo pero debido a mis escasas visitas a las grandes ciudades, no he podido dedicar demasiado tiempo a encontrarlo.

Por otro lado que decir, con la decisión de la inyección bancaria para tirarme de los pelos y mira que tengo, los países pobres demandadando inyecciones por no tener, y los bancos que ya están vacunados y prevenidos de muchas dolencias, se les revacuna, que injusto, con la décima parte de lo que se ha inyectado a los bancos se hubiera paliado y sacado a mas de un país de la pobreza.
Un abrazote y a seguir aportando para que esto cambie.

Los viajes que no hice dijo...

¿Te lo he dicho ya? ¿Te lo he dicho ya?

Me gusta estar contigo.

(No es un cumplido, ni un sentimiento, ni siquiera algo que necesitara decirte... Es una verdad científica y comprobable :P).

De hecho, te estoy echando de menos ya en Ágora...

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Foi um prazer, e obrigado pelas palavras.

ESPERO QUE NO TE CUESTE ENTENDERLO.

Lo mismo digo

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Rith, no me suena ese libro. Lo buscaré este fin de semana

UnaExcusa dijo...

No cuesta entenderlo, no cuesta...

Yo disfruté. Hay una gran diferencia, en mi diccionario, entre disfrutar y divertirse. Disfruté. Lo que no significa, por supuesto, que no me divirtiera...