07 junio, 2009

Papeletas de voto

¿Habéis visto votar a todos los dirigentes europeos?


¿Sí?

Pues no.

Hay que fijarse mejor. Todos votan menos los españoles. Los españoles tienen que dar el voto al presidente de mesa para que deposite el voto por ellos.

¿Sabéis por qué pasa esto? Pues porque España es de los únicos países del mundo donde una persona podría tener varias papeletas en la mano e introducirlas en la urna.

Sí, como os digo. De los únicos países del mundo.

En todos los países se imprimen el mismo número de papeletas que votantes, quizá un poco más. En la misma papeleta están las opciones y hay que hacer un ejercicio activo de votar dentro de una cabina en el colegio electoral.

¿Y aquí?

Pues seguimos con la mierda del 77. Perdón por la palabra.

Como teníamos el país tan acongojado - podéis leer otra cosa- por la dictadura, pues a alguien se le ocurrió que los partidos podrían imprimir papeletas, dárselas en sobres a los votantes en sus casas y traerlas preparadas hasta el colegio. Además, en cada colegio debe haber, como mínimo, tantas papeletas de voto como votantes hay en la mesa, con lo que hay que multiplicar el papel hasta números insospechados. La foto es de una papeleta de Portugal. En una papeleta pequeña se votan a todos los partidos. Te identificas y sólo te dan una. Espero que el voto electrónico solvente el inmenso gasto inutil de papel que hacemos en España, que se mantiene por los intereses de quienes tienen votos cautivos y manejables.

Lo he dicho ya varias veces, pero es inútil.

6 comentarios:

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Añadir que, por lo que yo sé, pero es de oídas, en Portugal sólo hay papeletas dentro de las cabinas. Me parece, ojo.

Juan Luis Corcobado Cartes dijo...

Tienes toda la razón del mundo. El domingo, tras alguna duda, decidí ir a votar. En unas mesas a la vista de todo hijo de vecino estaban las papeletas, ordenadas alfabéticamente. No vi ninguna cabina y pregunté al presidente de una mesa. Me dijo: "Sí sí hay, está allí", señalando una especie de armario medio abandonado en una esquina y en el que difícilmente cabría un niño. Mis vecinos iban todos con el sobrecito bien preparado, y como los únicos que aquí, en Cacéres, repartieron papeletas fueron el PSOE y el PP, la duda que cabía era si votarían a la derecha o a la extrema derecha. Evidentemente yo voté a quien quise, pero no sé hasta qué punto el votante medio se arriesgaría a elegir una papeleta de "la cáscara amarga"a la práctica vista de todo el mundo.

mulher lua dijo...

Pelo que percebi, em Espanha há um boletim de voto para cada partido?

Que estranho!

Em Portugal, é como tu dizes, cada pessoa entra na sala, apresenta o Cartão de Eleitor ou o Documento Único de Identidade, o Presidente da mesa diz em voz alta o nome da pessoa, os outros dois elementos da mesa confirmam o nome na listagem, o presidente da mesa entrega o boletim de voto à pessoa que se dirige a uma cabine privada e assinala com uma X o partido que quer. Depois dobra-se em 4 e mete-se na urna.

Para estas eleições europeias, eu votei no primeiro do boletim (Bloco de Esquerda)...

Veijios

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Boa escolha, Lua

Puntos de vista y ... nada más dijo...

É assim, cada partido tem o próprio boletim. Os partidos podem fabricar boletims e emviá-los às casas por correio. A maior parte das pessoas que votam em Espanha têm "o voto preparado de casa"

mulher lua dijo...

Não sabia. Que peculiar.

Veijios