13 julio, 2009

Basuras y dietas


Me dijeron hace unos días que los trabajadores del servicio de basuras sufren muchas lesiones en las manos, brazos y muñecas. Se debe a que gran parte de su jornada laboral la realizan de pie, agarrados a la parte trasera del camión, mientras éste va de un contenedor a otro. Hace poco vi en otra ciudad que los camiones de basura tienen unos asientos en esa parte trasera del vehículo, para que los operarios puedan realizar su trabajo de forma más segura y saludable. Pero todavía no ha llegado esta idea a todas las calles extremeñas, probablemente porque en muchos ayuntamientos se tienen que ocupar de otras cosas más importantes que de las condiciones laborales de uno de los trabajos más necesarios y duros de nuestra sociedad. Para ser sinceros, no siempre se ocupan de cosas importantes. Hace poco se tuvo que reunir un pleno extraordinario para ver lo que había costado un concierto del año anterior. Y allí fueron 25 representantes de la ciudadanía a tratar el asunto y a costarnos a todos 4000 euros del erario en dietas de los susodichos representantes. No pretende uno hacer demagogia desde estas páginas: la política debe estar bien remunerada y los cargos con dedicación exclusiva deben recibir cantidades acordes con sus altas responsabilidades. Otra cosa es que reunir durante un par de horas a una veintena de concejales, que voluntariamente decidieron representar a los ciudadanos, nos cueste a todos casi lo mismo que el sueldo mensual de quienes, cada noche, se montan en un camión para llevar a cabo una tarea ingrata, insalubre, peligrosa e imprescindible como la de recoger la basura.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 13 de julio de 2009.

No hay comentarios: