09 enero, 2012

El tío Paco y las rebajas


De pequeños nos amedrentaban y nos advertían de que luego vendría el tío Paco con la rebaja. Finalmente el tío Paco no vendrá de visita sino que se quedará a vivir con nosotros, y las rebajas no serán hitos de temporada sino parte de lo cotidiano. El invierno se prevé frío pero nos van a calentar de lo lindo, ya que los recortes presupuestarios no afectan ni a las pelotas de goma ni a los gases lacrimógenos, que siempre hay alguno que no es capaz de llorar motu proprio. No se repondrán las vacantes dejadas por jubilaciones de maestros ni médicos y solo se hace excepción para policías, lo que nos confirma que de nada sirvieron los ejemplos que aconsejaban gastar más en escuelas hoy para evitar construir cárceles mañana. Cada Consejo de Ministros se va convirtiendo en un espectáculo de guillotina en el que el público espera resignado a que lo nombren para subir: ayer fueron los funcionarios, hoy el resto de los asalariados, mañana los niños y ancianos, pasado mañana las personas dependientes, días después los beneficiarios de la cooperación al desarrollo. En unas cuantas semanas aumentará el IVA, dentro de unos meses investigar será un sueño, y no tardaremos ni un año en ver crecer el número de parados sin subsidios ni ayudas. Triste panorama para quien mira la televisión y se pregunta cuándo narices vivió por encima de sus posibilidades si nunca ganó más de 1000 euros y jamás voló al Caribe. Hoy el gentío olvida su zozobra a codazos por encontrar un jersey barato en las rebajas, pero me temo que éstas no tienen nada que ver con las de aquel tío Paco que está en boca de todos.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 9 de enero de 2012. *viñeta de Eneko

No hay comentarios: