20 mayo, 2013

Esquemas rotos


Cuando un libro o una película se apartan radicalmente de lo esperado decimos que nos rompen los esquemas. Hay quienes lo vemos como un elemento interesante, que nos provoca curiosidad o emoción, y hay otros a los que les saca de quicio. Con ocasión del segundo aniversario del 15M hemos podido escuchar y leer infinidad de opiniones que parecen regirse por el mismo patrón: las de políticos tradicionales de todos los colores, y las de los comentaristas, necesitados de que todo sea como dios manda, y que llevan un par de años naufragando en el intento de comprender aquello que se sale del orden establecido. Y unos les acucian a que se presenten a las elecciones y otros les urgen a que nombren un portavoz y tengan una cabeza visible a la que poder entrevistar, encumbrar o vituperar.

No han entendido nada. No alcanzan a percibir que el éxito del 15M es haber abierto debates imposibles, haber puesto en tela de juicio verdades fabricadas, haber sido el germen de muchas luchas sociales transformadoras y nacidas de abajo hacia arriba,  haber permitido vivir nuevas formas de democracia que no van contra el sufragio universal sino que lo amplían, haber formado a toda una generación de jóvenes en algo tan revolucionario como asistir a una asamblea, contrastar opiniones e intentar llegar a consensos. Uno entiende la prisa de algunos para que el 15M se incorpore a la normalidad, se institucionalice y se ajuste a los patrones preconcebidos de siempre. Cuando eso ocurra será cuando empiece a fracasar. Mientras tanto, sus victorias se saborean en cada rincón del mundo cada vez que se rompen esquemas que, como hemos visto, no nos llevan a ningún lado.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 20 de mayo de 2013.

No hay comentarios: