Pintadas (26)


Esta frase atribuida a Rosa Luxemburgo estuvo durante años en una pared de Badajoz, en la Calle Héroes de Cascorro, a la vuelta del café La Tarara. Una explicación magistral de aquellos tiempos y de estos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La profe de latín

De humanos y derechos

Una maestra llamada Justa