15 agosto, 2014

Arte XIV

En casa de mis tíos había colgada una reproducción de este cuadro. Y tras ver un cortometraje de terror titulado "La Gioconda está triste" empecé a admirarlo de manera casi obsesiva. Cuando lo vi en el Louvre no pude disfrutarlo: cien mil hijos del sol naciente lo bombardeaban con flashes a pesar de todas las indicaciones. 

No hay comentarios: