8 de marzo de 2021

Hubo un tiempo en la historia del ser humano en el que el poder estaba directamente ligado a la fuerza física. Una musculatura descomunal o una especial destreza en el manejo de las armas convertía a unos en señores y a otros en siervos y esclavos. Con estas reglas del juego había una mitad del mundo, la que residía en los cuerpos menos fornidos de las mujeres, que se vio obligada a vivir bajo la tiranía de padres y maridos llenos de testosterona. Cuando la racionalidad fue sustituyendo a la fuerza bruta como elemento seleccionador de las llamadas élites, las mujeres se fueron abriendo paso muy lentamente y comenzaron a liberarse de los yugos. Allá donde rige la trilogía de la igualdad, el mérito y la capacidad sí han conseguido ser mayoría entre las nuevas generaciones, ya sea en la medicina o en el ámbito del derecho. Pero en las esferas privadas el abismo sigue existiendo: reciben peores salarios, son pocas las que acceden a los más altos puestos a pesar de estar sobradamente preparadas, e incluso en el interior de los hogares se mantienen y perpetúan roles decimonónicos. No cabe duda de que hemos avanzado bastante desde Clara Campoamor y Victoria Kent hasta nuestros días, pero cada 8 de marzo deberíamos reflexionar por qué la mitad del mundo sigue teniéndolo mucho más difícil que la otra mitad. Uno intenta buscar explicaciones y solo acierta a concluir que tal vez la fuerza, que suele ser siempre muy bruta, sigue teniendo demasiada vigencia. Aquel Fukuyama que predijo el fin de la historia no tuvo en cuenta de que, al menos para la mitad del mundo, esto acaba de empezar hace muy poco.

Un 8 de marzo de hace once años publiqué el texto anterior. No importa tanto la manera que tenegamos que utilizar hoy para recordar este día como la necesidad de seguir actuando en favor de la igualdad. Las manifestaciones de hace tres años nos parecía indicar que no había vuelta atrás, pero hoy conviven a cara descubierta discursos que pretenden ridiculizar, minimizar o negar la existencia del machismo y todas sus expresiones y consecuencias.

Seguimos en la lucha




Comentarios

Entradas populares de este blog

La profe de latín

De humanos y derechos

Una maestra llamada Justa