27 febrero, 2006

El día mundial



Las conmemoraciones y aniversarios acaban por ser como entes dotados de vida propia que nos persiguen dondequiera que vayamos. Se cumplen 25 años del intento de golpe de estado y todo el mundo, sin excepción, tiene que contar qué hizo y dónde estaba durante aquella inolvidable tarde, aunque se trate de un alumno de tercero de EGB que estaba en su casa haciendo divisiones por dos cifras. Además, se celebra de igual manera el cuarto de siglo que la veintena de años o la treintena, con lo que uno se acaba hastiando incluso de los asuntos que le interesan. El año que viene se cumplen 25 años del nacimiento de Naranjito y a uno le entran ganas de exiliarse pensando en la de reportajes y extras que vamos a tener que ver y escuchar sobre el infausto fruto. Algo parecido ocurre con los días mundiales: empezaron con asuntos importantes como los derechos humanos o el medio ambiente y todo fue derivando de manera que no es de extrañar que ya haya en el calendario una fecha para casi todo, incluyendo la cría de cangrejos en pista cubierta o la siesta matutina. Para acabar de rizar el rizo, hay quien habla de instituir un día mundial de los días mundiales, de manera que se aborden los problemas de este tipo de eventos y se conciencie al personal de las vicisitudes por las que están pasando estas jornadas en los últimos tiempos. Lo que se echa de menos es un día mundial sin día mundial, una fecha en la que no se recuerde nada de forma machacona, no se conmemore nada y no haya que preocuparse más que de disfrutar del momento, que no es poco y cada vez está más difícil.
http://javierfigueiredo.blogspot.com/

Publicado en el PERIÓDICO EXTREMADURA EL 27 de febrero de 2006

No hay comentarios: