19 diciembre, 2006

Memoria Histórica

Un día tendremos que decir algo sobre este año que se acaba y que pretendía recordar con dignidad a quienes dieron su vida por la democracia y las libertades frente al fascismo. No será fácil porque cada vez hay más personas que piensan que el fascismo nunca existió. Algo comprensible si no se tiene memoria, no se quiere conocer la historia o... se es un fascista (hay que empezar a no andarse con rodeos).

¿Reabrir heridas o curar heridas cerradas en falso e infectadas? Ésa sería la primera de las preguntas.

También deberíamos tener en cuenta que buscar cuerpos en las tapias de los cementerios era algo impensable en 1975, 1976, 1977, 1978 ó 1979. Tal vez se podría haber planteado en 1980 pero en febrero de 1981 volvimos de nuevo hacia atrás. Los fascistas no nos hubieran dejado disfrutar de ningún tipo de libertades si a la muerte del dictador se hubiera pretendido hacer justicia.

Hablaremos de la transición más detenidamente. Pero a poco para que acabe el año de la memoria histórica preguntémonos si quienes dieron su vida por las libertades y sufrieron la represión y la torura del fascismo estarían orgullosos de esta melindrosa y pacata manera de tratar la memória de nuestros antepasados

1 comentario:

Luís Leal Pinto dijo...

En Portugal también es necesário pensar en la memoria histórica del fascismo. La antigua "sede" da Pide en Lisboa vay ser un condominio privado... y no un monumento a las vítimas de un regimen com casi 50 anos.