30 diciembre, 2006

... y después lo de Barajas

Después está la bomba de Barajas. Por fin lo han conseguido los zorrocotrocos, los intransigentes, los que se mueven mejor en el escenario de la tensión que en el de la distensión. No sabe uno si atreverse a escribir lo que uno piensa porque en este tema en cuanto te sales de la línea oficial viene Federico J. y te manda al saco de las serpientes.

Se veía venir desde el 22 de marzo. El PP no estaba cómodo con la posibilidad de un acuerdo de paz duradero, puso en marcha su maquinaria, usó sus asociaciones de víctimas, arrinconó al gobierno y no le dio capacidad de maniobra para llevar adelante el proceso. Zapatero tuvo que ser más papista que el propio Papa en el 98 y no pudo crear ni un puente de distensión que favoreciera el diálogo. Hace ocho años se flexibilizaron políticas carcelarias y demás. Ahora se ha seguido al pie de la letra los dictados de la Brunete mediática hasta tal punto que los zorrocotrocos de la kale borrika han empezado a poner en escena que ellos no están en un proceso de rendición sino de negociación y que ellos son capaces de hacer lo de esta mañana pero sin aviso telefónico y a la hora en las que 40.000 personas están por allí.

Sí. Lo sabemos. No hay más culpable que quien usa y defiende la violencia. Mi pregunta es quién está hoy más contento que ayer. Intenten averiguar quién es hoy más feliz que ayer y a quién le gusta más la situación de hoy que la de ayer. Una vez que lo hayan averiguado sabrán quiénes son los enemigos de la paz y, desgraciadamente, descubrirán que hay más gente contenta además de quienes ponen las bombas.


¿Qué hacer?

Complicado. Primero porque se puede producir una nueva fractura en ETA y lo peor que podría ocurrir es la aparición de un grupúsculo capaz de lo inimaginable. Cuando escribo esto el presidente Zapatero ya ha dado por roto el proceso. Se puede entender porque la Brunete mediática lo despellejaría en caso contrario. Por una vez habría que proponer que Zapatero haga lo que tenga que hacer (creo que él sabe perfetamente lo que hay que hacer) y que no se lo diga a nadie. Confiemos en su capacidad para lograr una paz duradera, una entrega de armas y una disolución de la banda. Me sigue pareciendo más inteligente su manera de actuar que la propuesta inmovislista de Rajoy, que sólo nos puede traer una victoria incierta (que es siempre peor que una paz segura).

Después de escribir todo esto, uno no deja de dudar. Ayer estábamos mejor que hoy y no sabemos qué camino debemos tomar para volver a estar, al menos, como ayer.

¡Que se acabe el año! Esperemos que la magia del 7 sea más propicia que el endiablado 6.

1 comentario:

Alicia Vernok dijo...

Contentos??

Está claro, a Pedro José y a FEdeguico les gotea el colmillo, ñam, ñam, lo que estábamos esperando. Rajoy lo celebra con un moderado puro y Acebes y Zaplana descorchan cava No catalán, que siga la fiesta.

Otegi, tío cuchara, ni pincha, ni corta, y a lo mejor hasta ni se lo olía desde su ineptitud.

Zapatitos: no sabe, no contesta. Este piensa más en los votos que se le pierden por esa vía de escape que en hacer algo medianamente inteligente, ahora que ya no tiene tiempo.

Y Alcaraz, ese cualquiera sabe, lo mismo anda haciendo manitas con Ynestrillas.

¿Cuánto cuesta nacionalizarse, qué se yo, estonio?